¿Y si nos equivocamos sobre el cristianismo?

¿Y si nos equivocamos sobre el cristianismo?

La publicación de esta semana en Las Preguntas que Acechan al Cristianismo viene de un viejo amigo. Bill Dahl ha estado rondando la conversación de la iglesia emergente por años (cuando no está haciendo senderismo, pescando o jugando con sus nietos). Escribió The Porpoise Diving Life, y escribe esta intrigante pregunta para nosotros:

¿Y si nos equivocamos? ¿Y si Dios resulta ser multifacético, una cabeza que tiene muchas caras, incluyendo la de Buda, Mahoma, Moisés y Jesús, así como los demás? ¿Y si resulta que Dios ha revelado su esencia a lo largo de la historia en muchas formas y maneras, a diversas culturas y civilizaciones, y que las distintas afirmaciones de verdad absoluta se revelan como construcciones humanas destinadas a servir de base de las estructuras de poder en la civilización humana? ¿Qué si las religiones son construcciones humanas, no reflejos de la cara, el corazón, los pies y las manos de Dios?

Como siempre, surgieron grandes comentarios. Me gustó particularmente este tema, porque tengo sentimientos como los de Ric y Lausten:

Ric Shewell: No sé si esto sea sorprendente o no, pero mi teología probablemente sea cristocéntrica y con defectos (lo cual creo que es imposible, así es cuan cristocéntrico soy). No creo que nadie tenga acceso absoluto a la verdad de la realidad. Dependemos de Dios para revelarse a sí mismo. Dios lo ha hecho más plenamente en Cristo (quien es Dios mismo). Por lo que podemos conocer mejor a Dios al conocer mejor a Jesús. Dado que Cristo fue una persona real, corpórea, material e histórica, es mucho más fácil conocer a Dios a través de Cristo que a través de otras formas de revelación.

También encontramos a través de Cristo que Dios realmente ama a las personas de otras religiones y etnias. La tradición cristiana afirma que es a través de Cristo que las personas son salvas. Es un pensamiento evangélico (incluso pelagiano) que la gente tiene que conocer a Cristo para que esto suceda.

 

Lausten North: Entonces Ric, ¿qué si estás equivocado?

 

Ric Shewell: Si estoy equivocado sobre que Cristo revela a Dios, entonces, supongo que necesitaría encontrar una nueva cosa en la que confiar, algún nuevo punto arquimédico. Un montón de gente usa el criterio de verificación, lo cual es bueno (y probablemente la mejor alternativa). Así que, si estoy equivocado sobre esto, entonces supongo que trataría de ser un ateísta y no me importaría realmente la metafísica.

 

Ric Shewell: Tal vez conseguir un trabajo relacionado. Eso suena romántico y ético.

 

Rob Davis: Creo que es psicológicamente saludable pasar por la posibilidad de que estemos equivocados sobre todo el asunto del cristianismo, el abismo. Pero no creo que nadie pueda sobrevivir al nihilismo permanente. El popular argumento cristiano de que “si no hay Dios entonces nada importa” es muy bueno para hacer que los niños sean sumisos.

De lo que no tengo idea es del comentario de Rob. ¿Puede alguien vivir en el nihilismo? ¿En la duda? Peter Rollins pareciera morar allí cómodamente. Kierkegaard lo hizo. También lo han hecho muchos otros.

La duda es parte de mi fe. Tal vez decrezca algún día para mí, retroceda en la fe y sea absorbido por una completa seguridad. Pero a estas alturas, eso no ha sucedido. Así que de hecho estoy obsesionado por preguntas como la de Bill.

Antes de llegar a la pregunta real, déjame tratar de articular por qué creo a pesar de mi duda. En este punto de mi vida, yo diría que no creo en Cristo porque tenga más sentido. Como señala Ric:

Yo creo que Dios se revela a sí mismo en todo tipo de formas, incluyendo la nuestra. Sigo pensando que Cristo es la revelación más plena que Dios nos ha dado. Cristo es sin duda una de las revelaciones más difíciles, dado que la revelación de Dios en Cristo más o menos se burla de la metafísica de todas las culturas, etnias, políticas, etc. Es por eso que todavía hablamos de Cristo 2000 años después del evento.

Yo no creo en Cristo porque haya experimentado a Cristo. Creo que he experimentado a Cristo, pero no de una manera tan definitiva que no podría explicar razonablemente mediante la descripción de una serie de otros fenómenos.

Actualmente creo en Cristo a causa de la estética del acontecimiento de Cristo. Esto es, quien fue Cristo y quien es, la vida que Jesús vivió según consta en los Evangelios, las cosas que él enseñó, y en última instancia, su muerte que puso fin a todos los sacrificios religiosos primitivos, es tan irresistiblemente hermoso que estoy atrapado en ello.

Al igual que la mayor obra de arte jamás creada, el acontecimiento de Cristo ha capturado completamente mi imaginación. Es un concepto tan profundo que exige eterna desestructuración e interpretación. En realidad, yo llamaría a esto “revelación”. En el caso de Cristo se revela tanto acerca de la naturaleza de Dios y la naturaleza de la humanidad que su reto hermenéutico es infinito.

Esta puede parecer una extraña razón para afirmar la fe cristiana, pero es exactamente lo que funciona para mí. Es el reto que me mantiene en ello. Es interesante y convincente. Donde otros buscan comodidad, respuestas y seguridad, yo espero todo lo contrario.

Me acuerdo de una cita de Fyodor Dostoevsky (de quien actualmente estoy re-leyendo los Hermanos Karamazov):

“Mi hosanna ha pasado a través de un gran horno de dudas”.

―Fyodor Dostoievski

¿Pero qué hay de la pregunta de Bill? ¿Y si nos equivocamos?

Para mí, la posibilidad de que estemos equivocados es una de las mayores razones para acercarse a la fe cristiana con humildad epistémica (una postura que creo que nos encontramos en el nuevo libro de Brian McLaren). No me parece irrazonable como cristiano afirmar la verdad de Cristo y también mantener la muy real posibilidad de estar equivocado. Estar seguros, es una tensión difícil de mantener, pero no imposible. Y eso no es una debilidad de la fe, o falta de fe, sino una fe realista que contempla la posibilidad de que me equivoco.

Si nos equivocamos acerca de Cristo, entonces dudo que lo sepamos en esta vida. Aunque es concebible que pudiera surgir alguna nueva información que pudiera negar por completo la vida de Cristo o el registro de su vida en los Evangelios, lo que parece muy, muy improbable. Podría ser un ejercicio intelectual interesante que se pruebe que el cristianismo está equivocado, pero no estoy muy interesado en cuestiones hipotéticas.

Así que la pregunta de Bill nos empuja a la vida después de la muerte. ¿Y si nos despertamos en la eternidad descubriendo que el cristianismo no era más que una de las muchas maneras de conocer a Dios en esta vida o, más radicalmente, que el cristianismo era una mentira y no revelaba nada sobre la verdadera naturaleza de Dios?

Dado que ninguno de nosotros sabe lo que vamos a experimentar en la vida futura, cualquier consideración de esta pregunta es pura especulación (Don Piper no fue al cielo). Sin embargo, si cualquier cosa de esta vida puede ser extrapolada para contarnos sobre el más allá, entonces parece poco probable que la no exclusividad del cristianismo pudiera ser gran cosa. Es difícil imaginar que de alguna manera Dios estuviese decepcionado de que varios miles de millones de nosotros pongamos nuestra fe en una historia que incluye enseñanzas acerca de la bondad y la caridad y que termina con la vida nueva que viene de una muerte sacrificial. Tampoco parece probable que, de pie en presencia del Creador, experimentemos vergüenza o pena de haber comprometido nuestras vidas a seguir a un campesino-rabino que predicaba la paz y el amor y que se sacrificó a sí mismo.

En otras palabras, digo que Pascal tenía razón. Si vas a poner tus fichas en la mesa, sinceramente no puedo imaginar un mejor lado que el de Cristo. Y si nos equivocamos, no es el fin del mundo.

 

Fuente original:

http://tonyj.net/blog/2012/10/19/if-were-wrong-its-no-big-deal-questions-that-haunt/#sthash.WELEyq1R.dpbs

Tony Jones

Tony Jones

Teólogo, Autor.

Deja un comentario