Torre

Torre

Segunda semana de mi serie sobre la Biblia, ¿listo para continuar? Porque recién estamos empezando. Después de haber pasado un poco de tiempo en inundaciones y un pez, vamos a dirigir nuestras energías a una torre y un hijo.

En Génesis 11 leemos la historia de la torre de Babel, una en que las personas deciden que van a construir una torre que llegue al cielo

para que podamos hacer un nombre para nosotros mismos y no ser esparcidos sobre la faz de toda la tierra

pero Dios viene e inspecciona lo que están haciendo y decide que si ellos pueden hacer esto

nada de lo que planeen hacer les será imposible para ellos

y por eso Dios decide

Vamos pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla del otro.

Fin de la historia.

Ahora, asumo que te acercas a una historia como esta buscando detalles, consejos, cualquier cosa que te ayude a entender mejor lo que estaba pasando en ese momento de la historia, con el fin de encontrar respuestas a esas apremiantes preguntas que tienes acerca de cualquier cosa en la Biblia.

¿Por qué la gente encuentra que esta historia es importante y que vale la pena transmitirla?

Me alegra que lo preguntes.

En primer lugar, ¿quién edificó Babel?

Si nos remontamos un capítulo leemos que:

Cus fue el padre de Nimrod, quien llegó a ser un guerrero poderoso en la tierra. Él era un poderoso cazador delante de Jehová… Los primeros centros del reino eran Babilonia (también conocido como Babel), Uruk, Acad…

¿Qué más sabemos acerca de Nimrod?

(¿Además de ser uno de los mejores álbumes de Green Day? No me pude resistir esa.) El nombre Nimrod viene de la raíz hebrea rebelde. Interesante.

¿Por qué importa esto?

Porque en el momento en que se llega a la historia de la torre de Babel lo que sabemos es que está siendo construida por un guerrero muy, muy violento y poderoso, que también está construyendo un montón de otras ciudades y que su nombre está relacionado con la idea de rebelarse

Esto se llama la construcción de un imperio. Es lo que ocurre cuando alguien o un grupo de personas utilizan el poder militar y el dominio económico para aplastar cualquier cosa y a cualquiera que se encuentre en el camino de sus planes.

¿Hay otros detalles que hayamos omitido en nuestras lecturas anteriores de esta historia?

Sí. ¿Qué era exactamente lo que se decían uno al otro acerca de la forma en que estaban construyendo la torre? (Yo no podría haber respondido a esa pregunta sin releer el texto).

El texto dice:

oye dijeron unos a otros: “Vamos a hacer ladrillos y a cocerlos”. Ellos usaron ladrillos en lugar de piedra, y asfalto en lugar de mezcla.

Estos detalles son enormes. Ellos usaron ladrillos en lugar de piedra. ¿Has tratado de construir algo de altura en piedra? Es casi imposible. ¿Por qué? Debido a que las piedras son de diferentes formas y tamaños y son difíciles de apilar una encima de la otra. Molestia total.

Pero esta es una historia sobre ladrillos. Alguien inventó el ladrillo. Puedes hacer ladrillos del mismo tamaño, la misma forma, puedes hacer ladrillos con las especificaciones exactas de lo que estés tratando de construir. Como una torre.

Si hubieras estado construyendo cosas con piedra durante… por siempre, y luego comenzaras a utilizar ladrillos, ¿qué preguntas tendrías inmediatamente?

Probablemente preguntas del tipo de:

Estos ladrillos son increíbles, hacen posible todo tipo de construcciones que antes no eran posibles ¿Que tan grande podríamos hacer algo con estos nuevos ladrillos?

Pero la historia no se trata solo sobre construcción con ladrillos, también usan asfalto en lugar de mezcla. El asfalto es como el cemento, ayudando a que los ladrillos se peguen.

¿Cuál es otro nombre para estos detalles sobre el ladrillo y el asfalto?

¡Tecnología! Esta es una historia acerca de, entre otras cosas, la tecnología. Alguien inventó algo nuevo, ladrillo y asfalto, que permitió a la gente crear y hacer cosas que no habían podido hacer antes.

¿Y qué tiene que ver eso con Nimrod?

Esta es una historia acerca de lo que sucede cuando un poderoso guerrero construye un imperio, pone sus manos en nueva tecnología y comienza a usarla para erigirse como un dios, aplastando a todos y a todo en su camino.

¿Y qué nos dice eso sobre el mundo en el que el autor de esta historia estaba viviendo?

Este fue un nuevo fenómeno. Las personas se extendían, dispersándose y estableciéndose en nuevos lugares, y algunos fueron ganando más y más poder e influencia, lo cual afectaba a todos los demás. (Cada vez que escuchas a alguien decir que las corporaciones y los bancos de Wall Street se han vuelto demasiado poderosos, estas escuchando ecos del mismo sentimiento, miles de años más tarde…) La historia refleja una creciente conciencia y preocupación de que hay un bien mayor para la humanidad que el de los fuertes dominando a los débiles, los poderosos aplastando a los indefensos, y los soberbios elevándose a sí mismos al status de dios. Imagina construir pequeños muros de piedra durante toda tu vida y luego hacer un viaje a Babel y ver a la gente comenzando a trabajar en una torre de ladrillos. Puede haber sido impresionante pero también, podemos suponer, habría sido aterrador. Si alguien puede hacer eso ¿qué más podría hacer? O para decirlo de otra manera, ¿que no podría hacer? (Imagínate si otros países tuvieran bombas nucleares pero el tuyo no. E imagina lo que sería no tener bombas nucleares, pero saber que uno de esos países que si tiene las ha usado de verdad en la historia reciente, soltándolas sobre ciudades reales donde vive gente. Aterrador).

¿Qué nos dice esta historia acerca de lo que significa ser humano?

Tenemos un enorme poder y capacidad como seres humanos. Podemos inventar cosas y construirlas, soñar cosas y luego hacerlas realidad. Es extraordinario y para ser celebrado y disfrutado (repite conmigo ahora: HD de pantalla plana, equipos de sonido, cualquier cosa hecha por Apple, Desert Boots Clark ―botas―, guitarras Rickenbacker, podría seguir, a ti te pasaría lo mismo…). También tenemos la tremenda capacidad de utilizar nuestras energías, mente, poder y habilidades para promover nuestros propios propósitos y codicia, y construir un imperio a expensas de los que nos rodean, haciendo del mundo cada vez menos y menos un pacífico hogar donde todos puedan prosperar.

¿Hay más?

Sí. Tal vez el verdadero poder de la historia es la inquietante advertencia que trae acerca de cuándo todo gira alrededor de nosotros mismos, nuestra acumulación, ego, poder y deseo de gobernar.

Cuando nos volvemos demasiado llenos de nosotros mismos, demasiado obsesionados con nuestra propia importancia, con la elevación de nosotros mismos a la cima de la cima de la torre que estamos construyendo (y todos sabemos que las torres vienen en diferentes formas y tamaños), Dios (o como lo llames) tiene infinitas, inteligentes e inesperadas maneras de revolver nuestros esfuerzos y frustrar nuestros planes, a veces incluso confundiendo nuestra lengua, así que… Babel.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario