20 Redemption Song (Reino y redención) Parte 2

header_wtf

CONTINUEMOS…

Entonces, la REDENCIÓN, ¿cómo y cuándo se manifestará?

Existen dos conceptos diferentes dentro del judaísmo; el primero es el de la redención (El Reino) como proceso y el segundo es el de la redención como objetivo final del mismo proceso. (Quédate con esto…).

Sin embargo, el cristianismo posterior al siglo I/II intentó apropiarse cada vez más de este eje temático llegando a decir inclusive que es Jesús quien propone este tema, como si fuese una idea original de él.

De hecho, en la actualidad, lamentablemente, la gran mayoría de los autores cristianos pretenden comprender la idea de Reino simplemente con las propias palabras de Jesús, cuando sabemos que todo conocimiento de Jesús debe pasar por un conocimiento profundo del judaísmo del siglo I. [1]

En consecuencia, al no considerar ese marco de referencia se cae en una lectura a-histórica y a-cultural de la teología y espiritualidad del Nazareno. (Algo muy típico en la iglesia evangélica latina).

En la moda evangélica se ha hecho uso y abuso del término Reino de Dios, haciendo más referencia a una manera de ser iglesia que al reino como esperanza judía y posibilidad universal.

Peeeeroooo, como venimos viendo, este concepto es mucho más complejo de definir y posiblemente se origina –incluso- como una utopía de esperanza entre los judíos de la diáspora. Como un canto de esperanza en medio de la opresión. Buen momento para escuchar “Redeption song” de Bob Marley…

Quizás esto nos ayude a comprender por qué para tantos judíos fue difícil digerir y aceptar a Jesús como el Mesías de Israel, primero porque esperaban que sea un rey como los demás y aparte porque…

El Mesías de Israel, bajo el prisma del judaísmo, debe concluir el proceso de redención, no inaugurarlo. Sin embargo, existe una antigua tradición oral del judaísmo que habla de la existencia de dos tipos de Mesías. Probablemente, Jesús conocía esta tradición y se situó en la categoría de hijo de Yosef.[2] (El Mesías que sufre y padece…).

¿Pero que era el Reino de los cielos para Jesús?

Parábolas. Las parábolas fueron el recurso y el estilo por medio del cual Jesús anunció su mensaje. Son lo opuesto a los dogmas de la iglesia. Mientras que los dogmas definen, las parábolas hacen pensar.

Mientras los líderes religiosos dan definiciones y dogmas, Jesús nos habla en parábolas y metáforas; que nada dicen con claridad, que todo lo alteran con el poder perturbador de la pregunta.

Y con respecto al eje temático del Reino de Dios: Todas las parábolas de Jesús tienen esos dos aspectos entremezclados. Es por esa razón que las parábolas del Reino pueden ser interpretadas a la luz del concepto de redención como proceso o del concepto de redención como un punto final de la historia.[3]

SINTESIS (OK., es un intento…)

El Reino de Dios es un proceso que avanza y que se encuentra dentro de nosotros. Este concepto del reino dentro de nosotros es uno de los elementos fundamentales del misticismo hebreo.[4]

En definitiva, para todo el judaísmo, como para Jesús, lo que comienza es el proceso de redención, pero la redención en sí misma aún no ha llegado. Jesús como buen rabino, tampoco pudo establecer ni el día ni la hora del final de los tiempos.[5] (Esto lo podemos ver reflejado en Mateo 24:36 y en Lucas 17:20).

 ANÉCDOTAS

Tengo un amigo muy “loco”, estado mental que parece ser la característica general de mis amistades…

Se llama Andrés Eidelson, el apellido lo dice todo. Bueno, casi. Judío y además cristiano.

Hace un tiempo atrás compartió un mensaje donde hablaba de la cruz como el símbolo del anti-rey. Recordaba en su propuesta, la historia de Samuel y Saúl: Construcción teológica de la historia judía que narra como el pueblo hebreo en esos tiempos deseaba ser como los demás pueblos vecinos. Ellos también querían tener un rey que los gobierne. Era como el prestigio de la época. Ser importante era tener un Rey.

Al parecer, Samuel interpretaba que eso no era el deseo de Dios. Y en sus conversaciones con la divinidad, Yahweh, se lo hacía saber.

Sin embargo, el todopoderoso parece ceder a la petición humana. Aunque con algunas advertencias, como diciendo “No me digan luego que yo no se los avisé”.

Y así, finalmente, nace la monarquía en Israel; Saúl, David, Salomón, y luego la catástrofe… Ya que a partir de este último los reinos se dividen. Será el fin de ese sueño de un único Rey. Quedando por un lado el reino de Israel y por otro, el reino de Judá.

Entonces, mi amigo dice algo así como que Jesús viene a representar el anti-rey, el anti-poder. Ese rey que esperaban ya no va a venir, ese sueño con el que se obstinaron no va a ser, ese poder que pretendían tener tampoco será porque como afirmó el Nazareno “Mi reino no es de este mundo”.

Y quizás tenga sentido, porque como sostiene la teóloga Alicia Winters: “El tribalismo israelita fue una opción asumida conscientemente por un pueblo que rechazaba la centralización del poder en las ciudades-estado que controlaban Canaán. Israel buscó crear una sociedad alternativa de agricultores independientes, pastores de ovejas y cabras, artesanos e intelectuales sacerdotales, libres de la dominación e interferencia de los centros urbanos jerárquicos, de los cuales emergió y contra los cuales luchó, defendiendo su propio sistema descentralizado contra los ataques de la sociedad cananea, que procuraba aplastar el movimiento”.[6]

“Varias características del Israel pre-monárquico señalan su ruptura radical con las ciudades-estado de Canaán y Mesopotamia, entre ellas el carácter intencionadamente igualitario asumido por la sociedad israelita, en contraste con la estratificación tradicional de la época. Se trata de un experimento social, serio y objetivo, que era novedoso en el mundo antiguo”.[7]

WTF

 Pero, ¿por qué es importante tener en cuenta los inicios pre-monárquicos de Israel y de su sociedad tribal?

Porque justamente tiene que ver con el Goel, termino hebreo que refiere a la redención/salvación comunitaria. Para que de este modo podamos recuperar el sentido comunitario de redención y terminar con la farsa de la salvación personal/del alma individual. Gran comercio evangélico.

Por eso mismo, en la entrega que viene vamos a ver los inicios del término en el Israel pre-monárquico, su función colectiva y los contrastes con la redención y salvación en la actualidad.

 

Yoe De simone

 

[1] Sabán, Mario. El judaísmo de Jesús. Editorial Sabán, Buenos Aires, 2008. Pág. 454

[2] Ibídem, Pág. 471

[3] Ibídem, Pág. 493

[4] Ibídem, Pág. 446

[5] Ibídem, Pág. 473

[6] Alicia Winter en Ribla  N°18, San José de Costa Rica. 1994,  Pág. 21

[7] Ibídem

Facebook Comments