18 Vencedores vencidos (Gnosticismo) Parte 3

header_wtf

Entrega final de Vencedores Vencidos, sin lugar a dudas, de los cristianismos derrotados -mal llamados herejías- el gnosticismo es el más complejo, oscuro y difícil de explicar. Si es que pretendemos explicarlo evitando reduccionismos…

Intentaremos en esta última entrega dar una vista muy general a sus mitos, relatos y creencias.

¿Y Gnosticismo? Bueno, vamos. Último repaso…

Dijimos que es una categorización moderna a un fenómeno religioso transcultural y transtemporal que se origina muy posiblemente en el suelo judío de la diáspora.

O sea que, cuándo la atmósfera de ideas gnósticas (gnosis) se transforma en un sistema sólido de nociones religiosas dentro del cristianismo, se denomina gnosticismo. Y es este sistema el que afectó y sacudió violentamente, con sus novedosas y heterodoxas concepciones, a la teología del grupo mayoritario cristiano, sobre todo a partir de mediados del siglo II.[1]

Por eso mismo, si bien hay una característica que los distingue como gnósticos, que es la gnosis, es decir su manera de conocer, en aquellos tiempos hubo diversos grupos gnósticos. Tal es el caso de los gnósticos setianos, naasenos, cainitas, peratas, ofitas, basilidianos, valentinianos y saturlinianos, entre otros…

MITO DE LA DIVINIDAD

Creían en la existencia de Dios. Ese Dios es único, trascendente y vive en asilamiento total. Vive solo con su pensamiento.

Peeerooo… en algún momento “x” este Dios pensó en manifestarse y comunicarse. En consecuencia, con su pensamiento se proyecta en una serie de entidades divinas. Este proceso es por emanaciones y se da exclusivamente en parejas. Parejas que ellos llamarán “eones”.

Estos eones que son emanaciones y proyecciones de la divinidad conforman la plenitud de la divinidad, es decir, conforman el Pleroma. Pleroma en su jerga es eso: plenitud de la divinidad.

MITO DE LA CREACIÓN Y LA CAÍDA

Un mundo que es producto de la emanación y no de la creación directa…

Cuentan estas leyendas que al parecer un Eón de la última pareja que conformaba el pleroma -llamada sabiduría- no fue tan sabia, sino que por amor quiso conocer al padre desconocido, pero haciéndolo a espaldas de él…

Para esto recurrió a una suerte de auto procreación. A escondidas también, de su propia pareja eónica. Naciendo así otra entidad llamada Aschamot, que quiere decir incertidumbre…

Esta situación de pasiones a escondidas fue interpretada como rebeldía por el resto del Pleroma. Ocasionando que Sabiduría sea expulsada de aquella plenitud, lo que se conoce también como “la caída del pleroma”.

Luego de un proceso complejo (palabra que nos evita ir hacia la deriva) Sabiduría, mediante otro Eón, también emanado de ella, crea la materia.

Este Eón es conocido como el Demiurgo. (Demiurgo, sí el personaje de los mitos platónicos. Pero recuerda: esto no es platonismo ni neo platonismo, ¿OK? Gracias)

Así el mundo material es una suerte de emanación indirecta del Dios desconocido, ya que surge como consecuencia del error de uno de sus eones.

EL RELATO DE LA HUMANIDAD…

El Demiurgo, controlado por Sabiduría, aunque éste no lo sepa (Síp parece que Sabiduría todo lo hizo a escondidas…) es el responsable de crear a la materia y a los hombres.

El aspecto espiritual en el ser humano, chispa divina o centella, sería producto del esfuerzo de Sabiduría en el Demiurgo.

Es importante destacar que este aspecto espiritual es una parte del espíritu divino que el hombre posee a diferencia del Demiurgo y de sus ayudantes creadores que no lo tienen (sí, ayudantes… como que Sabiduría emanó de sí un gran equipo de colaboradores).

Por esto mismo, el Demiurgo y sus secuaces estarán siempre en oposición al hombre, a su posible salvación y luchando con su futuro redentor… (Ya suena casi evangelical ¿no?…).

Esa chispa divina sería la posibilidad de retorno que tienen los hombres al Pleroma (comunión en la plenitud de la divinidad).

Entonces, una de las artimañas del enemigo (Demiurgo) será crear cada vez más y más humanos. Para que, de este modo, aquella influencia de Sabiduría sea en ellos cada vez menor e imposible de realizar.

RELATO DE LA CLASES Y DESIGUALDAD SOCIAL

Ante la ausencia de equidad en la repartija de chispas divinas surgen tres clases de humanidad: Los que son meramente materiales, es decir, los que no reciben ninguna parte de la chispa divina, una segunda clase de humanidad que recibe de manera parcial esa chispa, recibiendo solo el aspecto psíquico o alma; y una última clase que recibe completamente tanto la influencia psíquica como la espiritual. Obviamente, los más privilegiados… divisiones que están impregnadas de la filosofía y cultura griega.

Entonces, la mejor parte y más auténtica de la humanidad es aquella clase humana que recibió esa chispa divina en su totalidad. Este aspecto divino, por lo tanto, se encuentra momentáneamente encerrado en la materialidad de la vida, en el cuerpo material del que estamos hechos.

No es su lugar, está ahí por un error, una falla indirecta. Por lo tanto, debe retornar a su lugar, porque su lugar está en… la patria celestial y no en… el mundo material.

MITO DEL SUPER CRISTO: REDENCIÓN

Aquel lejano y celeste Pleroma se apiada del aspecto espiritual aprisionado en el ser humano. Y, mediante una serie de gestiones celestes logra que el Dios desconocido autorice el envío de un Redentor, el Cristo de los gnósticos. Que en algunos grupos gnósticos no es humano, sino completamente espiritual.

¿Y Jesús? Jesús es humano, es un Eón material encargado de confundir al malvado Demiurgo para que en sus reiteradas oposiciones al Cristo Redentor no interfiera en su misión salvadora.

O sea, ese Cristo -Eón espiritual- desciende directamente del Pleroma para que mediante su revelación recuerde al hombre su identidad divina. Y así, gracias a una serie de revelaciones e instrucciones le enseña el camino de retorno…

MITO DEL FIN: ESCATOLOGÍA GNOSTICA (¿Escatología del fundamentalismo evangélico?)

El “pecado original” y sus secuelas…

Entonces, la clase carnal, obviamente perece y no alcanza ningún tipo de salvación. La segunda clase, los psíquicos, serían los cristianos vulgares que sí prestan atención a las enseñanzas y llevan una vida recta, logran una salvación parcial… quedando cerca del pleroma, pero no dentro de él.

Y, por último, los espirituales. Estos al morir ascienden –sin escalas- al Pleroma original… haciéndose uno con la divinidad en eterna adoración.

Obviamente, en los dos últimos casos, la parte carnal -el cuerpo- perece con la materia.

Mientras tanto en el salón de la justicia evangelical… digo, mientras tanto en la tierra gnóstica…

¿Qué pasaba con aquella clase más espiritual que el resto? Obvio, eran los especialistas en enseñar. Ya que recibían y comprendían mejor que nadie la gnosis y podían adoctrinar y guiar al resto.

Generando de este modo -conciencia de clase dominante-, una comunidad de selectos por sobre aquellos que no lograban acceder a ese tipo de sabiduría.   Fomentando, además, una vertical y arbitraria relación de la divinidad con sus selectos ungidos. Pocos son los selectos, muchos los excluidos…

Hasta que llegue ese momento, toda la vida del gnóstico consistirá en profundizar en esa sabiduría que ha venido a traer el salvador. Todo su anhelo radicará en escaparse cuanto antes de esta vestidura carnal y lograr que su parte superior, el espíritu, retorne al pleroma para gozar allí de descanso y felicidad eternos.[2]

Así el hombre sigue siendo “victima” de una situación que le fue ajena desde el comienzo. Ya que al ser consecuencia de los deslices eónicos no es responsable de transformar su propia realidad. (O sea, como cuando la culpa la tiene siempre el diablo… bueno, algo de eso).

GNOSTICOS, NUEVO TESTAMENTO Y ACTUALIDAD

Si bien durante el primer siglo, los especialistas hablan de un pre-gnosticismo o de una gnosis cada vez más generalizada. Visualizar el fenómeno del gnosticismo, nos da varias pistas para comprender mejor el por qué de tanto lenguaje oscuro, místico y dualista que muchas veces encontramos en los textos de Juan y el corpus paulino.

El hecho de que Efesios remarque a Cristo como “aquella plenitud que todo lo llena en todo” no es un hecho aislado, ya que, para los gnósticos seguidores del movimiento de Jesús, era imposible que el Cristo de la fe fuera plenamente humano. Por eso el Eón Jesús (como contábamos más arriba) puede sufrir y morir, porque pertenece a esa clase humana menos espiritual.  Por eso el Cristo de los gnósticos fue puramente incorpóreo y nunca padeció nada.

Una perlita, cuando Pablo habla del Diablo o enemigo en Colosenses y Efesios, posiblemente se refiere a ese Demiurgo del gnosticismo… ¡ups!

Fundamentalmente, será el cristianismo paulino el que luche contra las ideas gnósticas y luego de un laaargo tiempo, resulte vencedor.

Disputas que también se encuentran reflejadas en 1era. de Corintios, en las polémicas sobre la resurrección futura o no. O como cuando vemos en la misma carta los frecuentes contrastes (¿pedagógicos quizás?) entre cuerpo, mente y espíritu.

UNA LISTA ACTUALIZABLE DE PREGUNTAS

¿Cuántos rasgos gnósticos finalmente terminaron quedando en la historia del cristianismo?

¿Acaso no hay residuos gnósticos en los cristianismos que proponen vidas apartadas del mundo, ascéticas y monásticas?

Si la materia es mala y solo el espíritu es bueno ¿No habría que hacer lo que sea para “arrebatarle las almas al diablo”?¿Aunque sea una desesperada oración de fe al último segundo de la vida?

¿Cuántas coincidencias podemos encontrar entre el Demiurgo y el Diablo de los evangélicos…?

¿Qué decir del rapto de los dispensacionalistas y el gnosticismo?

¿Qué pasa con aquellos líderes que se consideran más espirituales que el resto? ¿Qué pasa con ese Dios de un plan perfecto para una redención de algunos sí otros no?

¿Qué coincidencias podemos encontrar entre la rebeldía de la Sabiduría y esa teología minusválida que propone que el Diablo al querer ser como Dios cayó a la tierra y encima nos tentó?

¿Qué similitudes hay entre aquellos evangélicos que se creen la única voz autorizada de Dios para convencer de pecado a los vulgares de la humanidad?

¿Qué sucede con aquellas canciones que solo enfatizan más la divinidad que la humanidad del Cristo?

 

Yoe De simone

 

 Marco teórico general

-La biblioteca Gnóstica de Nag Hammadi y los orígenes cristianos. Francisco García Bazán. Editorial El hilo de Ariadna. Buenos Aires 2013

-El Gnosticismo: Esencia, origen y trayectoria. Francisco García Bazán. Editorial Guadalquivir, Buenos Aires 2009

-Guía para entender el Nuevo Testamento, Antonio Piñero, editorial Trotta, Madrid, 2006

-Los Cristianismos derrotados, Antonio Piñero, EDAF, Madrid, 2007

-Conferencia del Dr. Piñero

https://www.youtube.com/watch?v=yLvE23hZzVI

[1] Piñero, Los cristianismos derrotados Pág. 94-95

[2] Piñero Antonio, Los cristianismos derrotados. Pág. 106

Facebook Comments