Rupert Murdoch: Magnate bíblico

Rupert Murdoch: Magnate bíblico

(Caricatura: ¡Consigamos fe! Ahora con poder industrial.)

La mayoría de la gente sabe ahora que Rupert Murdoch preside el imperio mediático News Corp, y que lucha por su reputación después de verse obligado a hundirse en su escándalo con el diario británico News of the World, el tabloide inglés más leído en el mundo. Pero pocas personas saben que Murdoch también es propietario de Zondervan, el mayor editor mundial de Biblias. Durante 23 años, la familia de News Corporation ha incluido al principal vendedor del libro más vendido en la historia.

Sé que muchos cristianos ven la publicación de la Biblia a la altura de la validación de la fe que eligieron, pero un astuto empresario podría simplemente verlo como una oportunidad de negocio. O tal vez a 80 años de edad, Murdoch, como cualquier astuto hombre de negocios, quería varias inversiones, una diversidad que en su caso varió desde un tabloide de noticias sensacionalistas que publicaba titulares como: “Jefe de la F1 tiene orgía Nazi con 5 prostitutas” hasta una editorial que ofrece Little Lamb’s Storybook Bible (cuentos bíblicos para niños).

Zondervan, la cual tiene su base en Grand Rapids, Michigan, también vende Precious Princess Bible (Biblia de la preciosa princesa), Camo Biblie (Camu Biblia) (imagina la “Santa Biblia” en una cubierta de camuflaje), Surfer Soul Biblie (Biblia del surfista del alma), Holy Bible: Stock Car Racing  (Santa Biblia: Edición de Carreras) y otros 500 estilos del libro sagrado. La compañía es propietaria exclusiva de los derechos norteamericanos de impresión de la popular Nueva Versión Internacional de la Biblia, la cual se dice que ha vendido más de 300 millones de copias en todo el mundo. Zondervan también publicó libros de los principales autores cristianos, tales como Rick Warren (se han vendido más de 30 millones de copias de su Vida con Propósito), Tim LaHaye, Eugene Peterson, Brian McLaren y Shane Claiborne.

Especulación Bíblica

Para los que nos preocupamos por las escrituras cristianas, ¿qué vamos a hacer con esta mezcla de multimillonario magnate de los medios, acusaciones de espionaje telefónico, soborno y la Santa Palabra de Dios? ¿Qué vamos a hacer con el hecho de que cada vez que compramos un producto Zondervan contribuimos al imperio de Murdoch, que incluye una fortuna personal que Forbes fijó en 6,3 mil millones dólares el año pasado?

Le pregunté a Shane Claiborne. Sus libros, Jesus for President  (co-escrito con Chris Haw) y The Irresistible Revolution, son el número 3 y 4 en la lista de los mejores vendidos de Zondervan. Él es consciente de la conexión Zondervan-Murdoch y lo ha considerado cuidadosamente.

Admiro a Claiborne, en parte porque se preocupa por la ética ―hace su propia ropa y establece su viaje aéreo―  y en parte porque vive su fe en lo que él llama los “Rincones abandonados del imperio”. Su particular esquina está en el empobrecido barrio de Kensington en Philadelphia, donde que vive como parte de la comunidad de manera sencilla. Teniendo en cuenta su relación con el “imperio”, quise saber ¿por qué eligió a News Corp como su editor?

La ventaja Zondervan

“Quiero tener el número de lectores más amplio posible”, dice Claiborne por teléfono, “No quiero ser alguien que sólo le habla al coro”. Él dice que las editoriales pequeñas tienen sus ventajas, pero los libros que ha escrito costarían “dos o tres veces” más que si los publicara Zondervan.

Claiborne, quien ha predicado su mensaje vía Esquire, Fox News (también propiedad de News Corp), Al Jazeera y muchos otros, dice que la clave es “proteger la integridad del mensaje”. Si él está convencido de que el medio no va a cambiar el mensaje, trabajará con organizaciones a pesar de no estar (de acuerdo) con todos sus enfoques o decisiones”.

Pero aunque el mensaje sea protegido, su trabajo ayuda a enriquecer una esquina bastante bien conservada del imperio. El se siente “en conflicto” al respecto. “No creo que el mundo exista en opciones de 100 por ciento puro y 100 ciento impuro”, dice.

Juzgar o no juzgar

El actual escándalo de News Corp le concierne. “Los temas de actualidad. . . en Inglaterra plantean todo tipo de cuestiones éticas”, me dice, “y yo esperaría que una empresa cuya misión sea explícitamente cristiana, como Zondervan lo es, tenga la oportunidad de dar testimonio y hablar a la cultura que ha caído tan terriblemente”.

Claiborne no está seguro si escribirá para Zondervan de nuevo. No lo descarta.

Hay bien y mal en cada uno de nosotros, dice, “estamos llamados a trabajar en la viga de nuestro propio ojo, y estoy seguro de que ellos tratan de trabajar en los compromisos que hacen para que sean mínimos a la hora de hablar de integridad”.

Buen punto. No se trata de demonizar a Rupert Murdoch o a Zondervan. Ninguna interpretación de la Biblia aprobaría eso. Sin embargo, no estoy listo para decir, como el ex director general de Zondervan, Maureen Girkin, lo hizo en un artículo de 2008 en Christianity Today, que “News Corp es un maravilloso gigante de medios de comunicación”.

Opción preferencial para lucrar

Las acusaciones que hundieron a News of the World, y ahora se han extendido a otras firmas de News Corp en el Reino Unido, demuestran algo acerca de News Corp. No demuestran que la integridad ética triunfa sobre la sed de ganancias de News Corp. News Corp es una empresa agresiva; su motivo es acumular y concentrar grandes cantidades de riqueza. Es de suponer que adquirió a Zondervan porque vio el potencial de ganancias.

¿Pero la Biblia es una oportunidad de negocio? ¿Pertenece a la carpeta de News Corp? ¿No podemos leer acerca de “el más pequeño de estos” sin pagar nuestra cuota al mayor?

O quizás Murdoch sea un empresario que permite la distribución de importantes materiales (después de todo, se le concedió el título de caballero papal por el Papa Juan Pablo II en 1998). Tal vez el mundo sea demasiado gris para preocuparse por la ética de la publicación de la Biblia. Quizás escritores como Claiborne estén subvirtiendo o redimiendo algo necesitado de redención. Tal vez exagero el vínculo entre News of the World y Zondervan. Es sólo que creo que no debería haber absolutamente ninguna relación. La llana avaricia no tiene lugar en la edición de la Biblia.

¿Dios necesita a News Corp?

No necesitamos aceptar este acuerdo. El cristianismo no tiene que tratarse sobre el mejor y mayor acuerdo, y podemos confiar en que la Buena Nueva no requiere la ayuda de un imperio sin escrúpulos. A una parte de mí le encantaría ver a algunos lectores, escritores y minoristas dedicados a una respetuosa, humilde, gandhinista, no participación con respecto al gran negocio de la Biblia. Pero parecería impropio abogar por un boicot a una empresa que publica los libros de un respetado amigo. Parecería impropio boicotear la Biblia de cualquier manera en lo absoluto. Por desgracia, yo también me siento en conflicto.

El editor de la revista Geez, Aiden Enns, ―quien una vez cortó la etiqueta Zondervan del lomo de su Biblia como protesta― sugiere un impuesto autoimpuesto o diezmo en las compras Zondervan. Si compras un libro de Claiborne a u$s20, dar un adicional de u$s 2 a una buena causa (tal vez al Centro Interreligioso de Responsabilidad Corporativa). Llámelo el “impuesto de compromiso ético”, o el “impuesto del pecado” como Enns lo pone. También podrías examinar si tu denominación tiene alguna inversión de News Corp. La Iglesia de Inglaterra ahora está amenazando públicamente con retirar su participación de u$s 6000000 en News Corp.

En cuanto a la no participación, todo lo que sé con certeza es que no quiero que ni un centavo de mi dinero vaya a alimentar al imperio News Corp, independientemente del camino que recorra desde mi billetera hasta Murdoch. Afortunadamente para mí, la última vez que me crucé con Shane Claiborne me dio una copia de la más reciente publicación de Zondervan en la que colaboró, Common Prayer: A Liturgy for Ordinary Radicals  (Oración Común: Una liturgia para Radicales Ordinarios). Le ofrecí un cálido agradecimiento ―es un gran libro― y luego le dije con una sonrisa: “de esta manera nada de mi dinero tiene que ir a Zondervan”.

 

Will Braun, ex editor de la revista Geez, Winnipeg, Manitoba.

 

Fuente original:

http://www.geezmagazine.org/blogs/entry/rupert-murdochs-big-bible-business/

LCC

LCC

Deja un comentario