¿Quién es un cristiano?

¿Quién es un cristiano?

He aquí una interesante Pregunta que Acecha Al Cristianismo de un fiel lector, Rob [Davis]:

Hey Tony. Trataré de hacer esto corto… Me crié en la iglesia, me convertí en un líder juvenil a los 20 años, luego en un pastor/anciano, a continuación, en un diácono personal en una gran iglesia. Hace casi tres años mi familia y yo nos alejamos, sin planes de volver a “la iglesia”. No asiento intelectualmente a ninguna de las cosas que los cristianos ortodoxos se supone que asienten (es decir, la Trinidad, la resurrección física de Jesús, etc.). No leo mi Biblia muy a menudo. Nunca oro. Pero, no puedo escapar de la influencia cultural que el cristianismo ha tenido sobre mí, y me es muy difícil pensar fuera de ese marco. También trato de plasmar la trayectoria de vida de Jesús (el camino del amor) en mi vida todos los días. Y, creo que su manera es – universalmente – la mejor manera de vivir. ¿Todavía tengo “derecho” a decir que soy un cristiano?

Rob, te agradezco tu participación en los comentarios de la publicación original. Tu pregunta es la más personal que he abordado hasta ahora, y he aquí el por qué:

Muchos de mis amigos han abandonado el cristianismo. Hace aproximadamente una década que estamos en esta cosa que ha sido diversamente llamada Emergente o Cristianismo Emergente, y algo que he notado últimamente es que algunas de las personas que estuvieron con nosotros desde el principio ya no se consideran a sí mismas cristianas. Algunos han retrocedido hacia formas de fe más conservadoras, pero un buen número ha abandonado la fe por completo, o al menos, la práctica de la religión.

Nuestros críticos conservadores probablemente dirán: “Cosechas lo que siembras”. Me recuerda a un periodista que me dijo que pensaba que me divorcié porque el Pórtico de Salomón carecía de un obispo y un particular nivel de disciplina eclesiástica. Pero el hecho es que mi matrimonio pendía de un hilo desde hace bastante tiempo, y ninguna pareja de obispos podría haberlo salvado. Del mismo modo, muchas de las personas que entraron al movimiento emergente hace diez años ―leyeron los libros, asistieron a las conferencias, plantaron iglesias, comenzaron blogs y podcasts― ya se encontraban camino a la puerta de salida del cristianismo. Es posible que hayan merodeado el nártex durante unos minutos adicionales debido a la emergencia, pero estaban destinadas a irse debido a la versión de porquería de la cristiandad en la que habían sido criadas.

Otros, por supuesto ―y tu parecerías estar entre ellos― se apartan de la ortodoxia cristiana porque tienen honestos problemas intelectuales con el sistema de creencia que ha evolucionado a lo largo de los siglos. No compras la divinidad de Jesús o la Trinidad, por ejemplo. Así que te preguntas si puedes seguir utilizando la nomenclatura del cristianismo.

Para los cristianos más primitivos, creo que estás bien. Si la vara con la que medimos el cristianismo son los apóstoles, entonces lo que dices sobre la Trinidad sin duda no es una descalificación. La divinidad de Jesús y la creencia en la resurrección, sin embargo, parece ser fundamental para la confesión de los apóstoles, al menos según el libro de Hechos.

Para hilar más fino, podrías preguntarte si la esencia del cristianismo está encarnada por los seguidores de Jesús antes de su muerte o después. Es decir, los discípulos siguieron a Jesús porque él se los pidió, sin ninguna credencial (excepto tal vez la de dejar que los muertos entierren a sus muertos). Los discípulos no tuvieron que afirmar la divinidad de Jesús o incluso su mesianismo. Esto, como he escrito, parece aplicarse a ti. Tú sigues a Jesús y lo consideras un ejemplo de cómo un ser humano debe vivir.

Pero cuando vas más allá de los Evangelios ―cuando los seguidores pasan de discípulos a apóstoles―  inevitablemente encontrarás que sus creencias se vuelven más desarrolladas y sofisticadas. Pedro predica a un Cristo resucitado en Pentecostés, Pablo escribe cartas que están llenas de pensamientos sobre la resurrección y “Juan” también lo hace. Incluso en la iglesia primitiva, un núcleo de creencias se había convertido en normativo.

No pasó mucho tiempo antes de que un grupo de líderes comenzara a determinar los límites de esas creencias normativas. Marción dijo que Yahvé era un demiurgo y no el Padre de Jesús, por lo que quedó afuera. Arrio (al parecer) enseñó que hubo un tiempo antes de la Trinidad cuando sólo Dios existía, esto socavó a la Trinidad, y él quedó afuera. Etc., etc.

Hasta ahora. Una gran cantidad de los 2,2 mil millones de cristianos en el mundo están reconsiderando todas las expulsiones de herejes como una mala idea. Nos quedamos con una religión de más de 40000 denominaciones y, como he escrito anteriormente, un montón de personas fueron criados en terribles versiones de la religión. Si hubiera una reconvergencia del cristianismo mundial, ¿alrededor de que nos reuniríamos? ¿Qué significaría para algunos llamarse cristianos?

Hubo, sin embargo, una norma definitoria en la iglesia primitiva que podría ser el grito en torno al cual podemos reunirnos en estos días post modernos y post credos. Fue simple, fue proclamatoria: Jesús es el Señor. Esa frase se encuentra en 1 Corintios 12: 3 y Romanos 10: 9. Parece que estuvo en vigor durante los bautismos registrados en Hechos 8 y 19 y fue ampliamente utilizada en la iglesia primitiva, provocando la persecución de muchos cristianos porque implicaba una falta de lealtad al emperador.

Por supuesto, podríamos argumentar acerca de si debería ser “Jesús es el Señor” o “Cristo es el Señor”; podríamos debatir las implicaciones imperiales en el término “Señor”. Pero, sin embargo, esta es una proclamación de sumisión, que es la clave para la vida cristiana; es tanto teológica como existencial; y es un simple grito de fe que despoja de mucho bagaje acumulado.

Hace un tiempo, argumenté que los mormones no son cristianos ortodoxos basado en su cristología, su falta de doctrina sobre la Trinidad, su Nuevo Testamento y sus prácticas reservadas. Aun sostengo eso. Los mormones no son cristianos ortodoxos. Eso es un calificativo importante, porque el cristianismo ortodoxo tiene una definición acreciente, se le ha añadido (y restado) en los últimos años.

Pero si los mormones son capaces de profesar “Jesús es Señor”, entonces tengo que admitir que son cristianos, en la definición más amplia.

Lo mismo va para ti Rob. Si puedes proclamar: “Jesús es el Señor”, entonces definitivamente se puede decir que eres un cristiano.

 

Fuente original:

http://tonyj.net/blog/2012/12/10/is-rob-a-christian-questions-that-haunt/#sthash.jzkJ65qO.dpbs

Tony Jones

Tony Jones

Teólogo, Autor.

Deja un comentario