¿Qué es el biblicismo, y por qué hace llorar al niño Jesús?

¿Qué es el biblicismo, y por qué hace llorar al niño Jesús?

Aquí está mi definición de “biblicismo”.

Biblicismo es la tendencia a recurrir a los versículos bíblicos individualmente o a las colecciones de (al parecer) versos uniformes de varias partes de la Biblia, para dar la apariencia de claras, autoritativas y definitivas resoluciones a lo que en realidad son complejos problemas interpretativos y teológicos generados por el hecho de que tenemos una compleja y diversa Biblia.

Dicho de otra manera, el biblicismo es una tendencia a citar textos, en donde el “sentido llano” de los textos se extiende como “prueba” definitiva e incontrovertible de una posición teológica dada.

En La Biblia dice así, cuando hablo de un “libro de reglas” o “manual del usuario” en cuanto a la manera de leer la Biblia, hablo de biblicismo.

Guarden su aliento amigos. No estoy diciendo que la Biblia no forma, da orientación y/o directivas para asuntos de fe y la vida.

Estoy diciendo que discernir cómo la Biblia hace eso es más que recolectar versículos de la Biblia y dejarlos caer en la mesa.

Eso es porque la Biblia fue escrita por diferentes personas, en diferentes circunstancias, por diferentes razones, abarcando más de mil años. Fue escrita en tiempos de paz y de guerra, en la seguridad y en el exilio, en la juventud y en la castigada adultez de Israel, y luego bajo la ocupación romana. Sus autores fueron sacerdotes, escribas, reyes y gente sencilla, separados por el tiempo, la política y la geografía; por no hablar de los tipos de personalidad Myers-Briggs.

Cualquier afirmación de lo que la Biblia nos “enseña” tiene que ir más allá de la acumulación de versos y avanzar hacia un compromiso más profundo con:

  1. El contexto inmediato literario/teológico del versículo (o versiculos).
  2. El lugar de cualquier versículo en el contexto de la gran narrativa bíblica (el “contexto canónico”).
  3. La evidencia y la diversidad teologicamente vital, las diferencias y las varias transformaciones que vemos a lo largo de la Biblia.
  4. Los diversos contextos antiguos de los cuales surgen todas y cada una de las expresiones bíblicas.

Estos 4 puntos están relacionados e interactuan uno con el otro. Por ejemplo: el punto 4 es, al menos, una de las razones por las que tenemos el 3; el hecho de que tenemos el 3 nos alerta de que tenemos que tener en cuenta el 2.

Estos 4 puntos no son pasos a seguir que aseguran la correcta interpretación. Ellos no finalizan conversaciones hermenéuticas; permiten que sucedan.

No puedo pensar en un solo punto de la teología o doctrina cristiana que pueda mantener estos 4 factores a distancia y aún así mantener la integridad hermenéutica, teológica y doctrinal.

Pero el biblicismo:

es una jugada de poder, una retórica táctica de intimidación para afirmar el apoyo de Dios para nuestras ideas.

Nos libera de la responsabilidad de respetar la Biblia lo suficiente para luchar con ella y con lo que significa leerla bien, que es lo que judios y cristianos han estado haciendo desde hace más de 2500 años.

Resume la Biblia al tomar la salida facil de leerla como si fuera una guía telefónica o un manual paso a paso, en lugar de lo que es: una compleja y diversa mezcla de sabias reflexiones sobre la vida con Dios, escrito por los fieles para los fieles.

El biblicismo no es bíblico, y estoy feliz de permitir que la aparente contradicción de esa declaración se presente como lo que es.

 

Fuente original:

http://www.peteenns.com/what-biblicism-is-and-why-it-makes-baby-jesus-cry/

Peter Enns

Peter Enns

Teólogo, Autor.

Deja un comentario