Predestinación, elección, y ese ardiente sentimiento en el fondo de tu alma

Predestinación, elección, y ese ardiente sentimiento en el fondo de tu alma

Hace unos años, estaba hablando en algún lugar en el oeste y al final de mi charla tomé preguntas, en un punto un jovencito se puso de pie con una gran Biblia abierta en sus manos y empezó su pregunta leyendo el libro de Romanos, entonces él me preguntó: ¿Es tu Dios suficientemente grande como para predestinar a algunas personas al infierno a causa de la ira divina?

O algo por el estilo. Fue tan incómodo como suena. Te diré cómo respondí después, pero parte de mí en aquel momento consideraba responderle: Entonces, ¿a qué instituto bíblico asistes?

Porque por lo general sólo es gente realmente, realmente religiosa la que hace preguntas como esa acerca de quién es elegido y quién no, quién es electo y quién está predestinado, quién está adentro y quién está fuera.

Así que esto es lo que pienso de todo eso: Es una discusión completamente ridícula que sólo conduce a debates dementes e ideas que hacen a la gente miserable, la confunde y distrae de convertirse realmente en el tipo de personas que Jesús nos enseña a ser.

Ya está. Lo dije.

Pero en realidad no, ¿verdad? Porque ¿por qué entonces encontramos estas palabras predestinados y elegidos en la Biblia? ¿Por qué la gente usó estas palabras? ¿A que apuntaban al usar estas palabras?

Algunas reflexiones.

En primer lugar, elección.

En las Escrituras, la elección es siempre instrumental. ¿Qué quiero decir con instrumental? Piensa acerca de cómo usamos la palabra elección ahora: La gente vota por alguien para hacer una tarea en particular (presidente, líder estudiantil, supervisor de saneamiento) teniendo una elección. La persona que gana, que ha sido elegida, es elegida para hacer esa tarea en particular. Las personas no son elegidas simplemente para ser elegidas, la elección es con el propósito de hacer algo.

Ahora, pensemos en esto en relación a la Biblia. ¿De qué se trata la Biblia? Se trata de una tribu de gente que tiene este sentido de que son llamados a ser una tribu diferente a las otras tribus. En ese momento, las tribus existían para servirse a sí mismas, para acumular y formar alianzas para auto-preservarse. Pero esta tribu, esta tribu se inicia con la historia de un hombre llamado Abram, a quién Dios le dice que todo el mundo va a ser bendecido a través de él. Esta tribu cree que tiene un llamado que se extiende mucho más allá de sí misma, a los confines de la tierra. Son una tribu que existe no sólo para su propio bienestar, sino para el bienestar de todas las otras tribus.

¿Puedes ver por qué pueden haber usado una palabra como elección? La palabra estaba conectada orgánicamente con misión, propósito, llamado, acción en favor de los demás, por su bienestar.

¿Fueron siempre fieles a este sentido de elección?

No. Eso es lo que ves en los evangelios una y otra vez: Jesús llama a su tribu de vuelta a sus orígenes, a su misión, a su responsabilidad divina de ser una luz para el mundo.

En segundo lugar, la predestinación.

La palabra aparece 6 veces en la Biblia.

En griego la palabra es proorizo, que son dos palabras griegas, la palabra pro, que significa antes

y

la palabra horizo de la cual obtenemos la palabra horizonte,

también significa fronteras, límites o marcar de antemano

Ahora, echemos un vistazo a un versículo de Efesios 1 en donde se usa:

…nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad, para alabanza de su gloriosa gracia, que nos concedió en su Amado.

Un par de observaciones:

El contexto es la adopción.

¿Alguna vez has estado en un aeropuerto y visto a una multitud de gente esperando en la puerta porque algún familiar o amigo ha ido al extranjero y adoptado un niño y ahora están a punto de aterrizar, y todos estos amigos y seres queridos se reunieron para recibir a la familia y a su nuevo hijo en casa? Sostienen carteles de bienvenida, tienen animales de peluche y camisetas que dicen abuelo y abuela en ellas (¡como si el bebé pudiera leer! Pero aun así lo hacen, ¿no?), y siempre hay un cuñado, el irritante, sosteniendo una cámara de vídeo. Y luego el avión aterriza, la familia se acerca por el pasillo, gira por la esquina y todo el mundo comienza a llorar y abrazar, y tú allí de pie totalmente atrapado en ello, ¿no?

Adopción. Ese es el contexto de este versículo.

…según el buen propósito de su voluntad…

Lo que Dios hace en este versículo, a saber, la adopción de un montón de niños, es para el placer de Dios. Dios es un buscador de placer, y lo que a Dios le trae inconmensurable placer es darles la bienvenida a personas dentro de la familia.

…que nos concedió en su Amado…

Su Amado es una referencia a Jesús. El escritor, Pablo, aquí quiere que sus lectores vean el punto de Jesús, el cual es mostrarnos el amor que Dios tiene libremente para todos nosotros, expresado específicamente en el amor que Dios tiene para él.

Ahora, una ilustración. Digamos que tu amiga de la universidad, Lulú, trabaja en una ciudad lejos de donde tú vives y no la has visto desde que ella se graduó, pero un día te enteras que vas a hacer un viaje de negocios a esa ciudad. Buscas a Lulú y le sugieres que se reúnan para una comida mientras estás en la ciudad. Le dices el hotel donde te vas a quedar y ella te responde por e-mail que trabaja a la vuelta de la esquina, ¿así que por qué no te encuentras con ella en su trabajo? Suena muy bien. El día llega y te presentas en la dirección que te dio, el cual es un pequeño agujero en la pared que luce como lo que solía ser una barbería…

Un poco de historia sobre Lulú: Ella siempre fue organizada. Locamente organizada. Como nadie más. Estantes perfectamente organizados, escritorio impecable, ropa perfectamente colgada. No de una manera neurótica, solo como “Guau, a Lulú le gustan las cosas organizadas de cierta manera”.

Así que atraviesas la puerta y Lulú está sentada en un escritorio mostrándole algo en una gran hoja de papel a una mujer a su lado, ambas están enfrascadas en una conversación y la mujer escucha atentamente lo que sea que Lulú está diciéndole. Ella te ve y te hace el gesto de solo un minuto así que te sientas y la observas. De lo que sea que fuere, la mujer que está hablando con Lulú absorbe sus palabras, y cuando terminan de hablar la mujer le agradece a Lulú profundamente, le da un abrazo, le dice no sé qué haría sin ti y luego se va.

Entonces tú y Lulú se saludan y se abrazan, y luego le haces a Lulú la pregunta que te mueres por preguntar, la cual es por supuesto…

¿Lulú, quien es tu peluquero?

(¡Jajajajaja, toma! ¡No lo viste venir!)

No, no le preguntas sobre su pelo, le preguntas:

Lulú, ¿qué haces?

Entonces ella te explica que después de la universidad obtuvo una maestría en trabajo social, y luego fue contratada por los servicios sociales de la ciudad, pero con el tiempo se enteró de que la mayoría de la gente con la que estaba interactuando necesitaba ayuda para organizar sus vidas, preparar un presupuesto, priorizar las necesidades, etc., y que, si ella podía ayudarlos a hacer eso, podría salvarlos de un montón de molestias y estrés en otras áreas de sus vidas. Así que ella se encontró esta antigua barbería y estableció una práctica de asesoramiento sin fines de lucro, y nunca la había pasado mejor…

Tú estás tan entusiasmado con esta historia que Lulú te cuenta que piensas en cómo era ella en la universidad y te imaginas el rostro de la mujer que estaba ayudando y dices…

Lulú, se siente como que estabas destinada a hacer esto.

Ahora, hagamos una pausa y centrémonos en esta palabra destinada que acabas de utilizar, ya que tiene gran importancia. Tú estás impresionado con la forma en que parece que Lulú estaba destinada a hacer esto. ¿Qué quieres decir cuando utilizas esta palabra destinada? Lo que quieres decir es que esto no es un accidente, quien es Lulú, el tipo de habilidades que tiene, el trabajo que está haciendo, no son casualidad o una incoherencia, sino que de alguna manera muy difícil de describir te hablan acerca de cómo el universo se supone que funciona.

Menos mal.

Lo que acabas de hacer es hablar acerca de cuan significativo fue ver a Lulú hacer lo suyo en retrospectiva, como si la vida de Lulú hubiera sido guiada hasta ese momento. Para dar profundidad a la potencia de lo que ella hace en el presente, ubicas su trabajo en el contexto de toda su vida, nombrando la trayectoria de la cual viste los primeros vislumbres en la universidad, pero que ahora ves en plenitud, y es hermoso. Así que cuando los primeros cristianos estaban tratando de explicar esta extraordinaria nueva cosa que estaba ocurriendo en los corazones y vidas de la gente a través de la resurrección de Cristo, ¿puedes ver cómo utilizaron un lenguaje que implicaba un sentido de intención y propósito de antemano?

Dicho todo esto, unas cuantas verdades para redondearlo:

Las personas a menudo utilizan estas palabras para reducir las acciones de Dios, pero en la Biblia se usan para expandir nuestro entendimiento de lo que Dios está haciendo.

El Dios que da gratuitamente, que nos llama hijos por placer, gente que tiene un sentido de elección por el cual hallan responsabilidad y destino para bendecir a otros… Estas palabras son continuamente, conscientemente utilizadas para hablar de los expansivos deseos y esfuerzos de Dios para rescatar, redimir y restaurar todo y a todos.

(Por cierto, si alguien alguna vez cita a Romanos capítulos 9-11 mientras argumenta por qué algunos son predestinados y otros no, señálale que el crescendo de esa sección en particular es 11:25 donde Pablo escribe que todo Israel será salvo.

Todo. Israel. Será. Salvo.

Si el pasaje es acerca de algún tipo de Dios que elige a algunos y a otros no, ¿entonces por qué el signo de exclamación al final de que todo Israel será salvo? Boom).

Siempre pregúntate, cuando te encuentres con algo que las personas religiosas han estado debatiendo y discutiendo durante años, qué pasaría si realmente tuvieras respuestas concretas a las preguntas.

Cuando me han preguntado si algunos son elegidos o no, siempre pregunto: ¿Cómo sabrías una cosa así?  Y lo más importante: ¿Cómo mejoraría eso tu vida?

Algunas cosas sobre las que las personas religiosas hacen gran alboroto son bastante inútiles. Evita la locura.

¿Con qué frecuencia preguntas: Qué se sentiría tragarse un secador de pelo mientras está encendido?

No, no lo haces, porque no es interesante. Y si pudieras responder a la pregunta, ¿qué habrías ganado?

Aquí pues, esta mi palabra para ti: No participes en discusiones que no tienen sentido. Puedes decir que sí al amor y a la gracia de Dios hoy, puedes estar agradecido por cada respiración, puedes confiar en que hay un trabajo importante para ti para hacer hoy en el mundo. Puedes sanar, puedes ser libre, puedes llegar a ser más y más valiente y lleno de alegría. Todo esto puede ser cada vez más la realidad dominante de tu vida mientras te conviertes más y más en la persona que Jesús insiste que puedes ser. ¿Por qué perderías tiempo en temas y discusiones que no tienen nada que ver con la muy real invitación que cada uno de nosotros tenemos ahora mismo para vivir la vida al máximo?

Ah, ¿y el tipo que se puso de pie y preguntó esa pregunta?

Mi respuesta fue:

No.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *