¿Por qué son incoherentes las definiciones de Dios?

¿Por qué son incoherentes las definiciones de Dios?

Esta semana, una pregunta desafiante en las Preguntas que Acechan al Cristianismo. Esta es profundamente teológica, pero también honesta. Creo que nos dará nuestro merecido. Viene de Hugh:

Me parece que mientras los teólogos luchan por abandonar las nociones tradicionales de Dios como un anciano con barba en el cielo, y al mismo tiempo mantienen la creencia en las Escrituras (es decir tener el oro y el moro), terminan directamente definiendo su existencia. Se nos dice que “Dios es infinitamente X” por cada adjetivo X, que es supremamente simple e indivisible, que “existe fuera del tiempo y el espacio”, incluso que “por definición no se puede definir”. Me parece que estas afirmaciones son incoherentes y/o vacuas. No hay manera de que saqueando el diccionario en busca de adjetivos para aplicarlos a Dios se llegue a una definición consistente o significativa.

 

A lo sumo, el dios de los teólogos es un concepto abstracto. Sólo los conceptos abstractos, por ejemplo, el concepto de una esfera perfecta, sin duda se puede decir que existen fuera del tiempo y el espacio, por ejemplo. Pero ¿cómo se puede tener una relación personal con un concepto abstracto? Para resumir mi pregunta: ¿no son las “sofisticadas” definiciones de dios inconsistentes, incoherentes y muy lejanas de la especie de dios que realmente adoraría cualquier creyente común?

 

Hugh escribió sobre cómo los teólogos hablan de Dios. Básicamente señaló que los teólogos recogen adjetivos en el aire y luego dicen que Dios encaja perfectamente con esos adjetivos. “Me parece”, escribe Hugh, “que estas afirmaciones son incoherentes y/o vacuas. No hay manera de que saqueando el diccionario en busca de adjetivos para aplicarlos a Dios se llegue a una definición consistente o significativa”.

El Dios de los teólogos, continúa, pareciera ser un concepto abstracto, no una entidad material. Los conceptos abstractos existen fuera del espacio y el tiempo. Entonces, ¿cómo pregunta Hugh puede un ser humano tener tal relación con un concepto?

Afortunadamente, Hugh estuvo involucrado en la sección de comentarios de la publicación del martes, aclarando y ampliando su pregunta:

Como yo lo veo, hay una desconexión fundamental entre los procesos de pensamiento de los científicos y los de los teólogos. Los primeros comienzan con la evidencia, y la siguen hacia donde los lleva. Por supuesto, pueden postular una teoría y luego buscar evidencia para apoyarla. Pero si la evidencia no llega, su teoría no durará mucho tiempo y otra teoría la reemplazará. En general, el proceso es: comenzar con las pruebas y seguirlas hacia las conclusiones.

 

Por el contrario, los teólogos comienzan con la suposición de que existe un dios que corresponde con alguna tradición bíblica, y cuenta con X, Y y Z características. Luego trabajan hacia atrás para racionalizar esta creencia, incluso si esto significa redefinir radicalmente a Dios en el proceso. La ciencia se trata de explicación mientras que la teología se trata de racionalización.

Bueno Hugh, has planteado una serie de preguntas, por lo que voy a hacer mi mejor esfuerzo para responder a ellas.

En primer lugar, estoy de acuerdo contigo. Un montón de teólogos hablan de Dios de una manera que, a ti como ateo, debe parecerte incomprensible e incoherente. En uno de tus comentarios citas a dos teólogos para proporcionar un ejemplo de a lo que te refieres:

“Dios es el fundamento de todo ser”. —Paul Tillich
“Dios es eterno y sin espacio”. —William Lane Craig

Vamos a tomar esas citas en orden inverso. Craig realmente no dice lo que tú le atribuyes, excepto para negarlo. Antes de la creación, afirma Craig, Dios era todo lo que había, por lo tanto, Dios era sin tiempo ni espacio, porque no existía el tiempo ni el espacio. Pero desde el momento de la creación, Dios se hizo temporal. He aquí cómo Craig lo dice:

Una vez que el tiempo comienza en el momento de la creación, o bien Dios se convierte en temporal en virtud de su real y causal relación con el tiempo y el mundo, o de lo contrario existe tan atemporalmente con la creación como lo hace sin la creación. Pero esta segunda alternativa parece bastante imposible. En el primer momento del tiempo, Dios se encuentra ante una nueva relación en la que no estuvo antes… esta es una verdadera y causal relación que en ese momento es nueva para Dios, y la cual él no posee en el estado de existencia sin la creación”. (Questions of Time and Tense, 222)

En esto, estoy de acuerdo con Craig, y creo que el confronta tu punto de que los teólogos hablan de Dios como inmaterial, un concepto puro fuera del espacio y el tiempo existente. El problema que tengo con la afirmación de Craig ―y tu aquí podrías estar de acuerdo conmigo― es que Dios sufre algún cambio fundamental en su carácter al momento de la creación del cosmos. Creo que plantea la pregunta: ¿Era Dios “más Dios” antes de la creación o la creación de alguna manera completó a Dios?

Es decir, no parece probable que Dios sufriera un cambio importante (al pasar de un ser atemporal a un ser temporal) sin de alguna manera llegar a ser más o menos Dios. Por lo tanto, me inclino a creer que Dios era un ser material y temporal antes y después de la creación. Por supuesto, no puedo probar esto, pero voy a llegar a eso.

Tu cita de Paul Tillich es una que a los teólogos les encanta usar; es inteligente y concisa, y creo que es un gran ejemplo de la tendencia entre algunos teólogos de inventar una frase (“fundamento de todo ser”) y luego decir que Dios encaja completamente con esa definición. Básicamente, él está haciendo justo lo que menos te gusta de los teólogos: Tillich no juega según las reglas.

¿Pero qué reglas? Tú expresas una gran confianza en la ciencia. “La ciencia es acumulativa”, argumentas, “Esa es su característica esencial. No hay nada que se corresponda a esto en la teología, porque no hay forma objetiva de decidir entre las afirmaciones que compiten”.

Hugh, la ciencia juega con un conjunto de reglas, pero el arte juega con un conjunto diferente de reglas, y la literatura con un conjunto diferente también. O, otra manera de decirlo es que los diversos campos de la actividad humana tienen varios conjuntos de reglas, también podrías llamar a eso “racionalidades”. A veces estos conjuntos de reglas se superponen, otras veces no. Por ejemplo, yo diría que las reglas con las que uno escribe poesía y las reglas con las cuales uno hace química tienen muy poco en común. Pero la filosofía y la teología tienen un solapamiento mucho mayor.

Así que esto es lo que no entiendo acerca de muchos ateos: piden a los teólogos que jueguen con una racionalidad en particular en la que ellos confían, es decir, la racionalidad de la investigación científica, pero no le piden a la poesía, la fotografía, la música o a la filosofía jugar con esas reglas. Y déjenme decirles, Platón no jugó con las reglas de la investigación científica.

Mientras estamos en Platón, volvamos a tu punto de que Dios es un concepto, y que un ser humano no puede tener una relación personal con un concepto. En eso, estoy de acuerdo contigo. Si hay un Dios, entonces Dios no es un concepto; Dios es un ser personal.

Todo este asunto de que Dios es un concepto es culpa de Platón. Platón, a diferencia de sus contemporáneos, pensaba que los dioses eran chicos de escuela intermedia que vivían, discutían y dormían alrededor del Monte Olimpo, decía que Dios era una mente inmaterial. Esa nunca ha sido la posición cristiana ortodoxa (aunque reconozco que muchos cristianos hablan de esa manera, Platón proyecta una larga sombra). En el cristianismo, y antes en el judaísmo, Dios, aunque no es creado, paradójicamente es parte de la creación, en relación con la creación.

Por lo tanto, vamos a resumir:
—Estoy de acuerdo en que se trata de una forma incoherente de argumentar cuando los teólogos constituyen categorías para Dios y argumentan que Dios cumple con esas categorías.


—Yo defiendo a los teólogos (como Tillich) que juegan con un conjunto de reglas que no es el conjunto con el que juegan los científicos.


—Yo mismo no estoy muy interesado en hacer teología que sea incomprensible para un ateo como tú.


—Estoy de acuerdo en que los seres humanos no pueden tener una relación con un concepto, pero no creo que Dios sea un concepto.


Espero con interés escuchar tus pensamientos, Hugh, así como los pensamientos de otros lectores. Gracias de nuevo por tu pregunta.

 

Fuente original:

http://tonyj.net/blog/2012/10/05/talking-about-god-is-not-necessarily-incoherent-questions-that-haunt/#sthash.nVZBYpFJ.dpbs

Tony Jones

Tony Jones

Teólogo, Autor.

Deja un comentario