¿Por qué los cristianos aún creen en demonios?

¿Por qué los cristianos aún creen en demonios?

Esta semana, un giro para las Preguntas que Acechan al Cristianismo. Lee Pendarvis es un reciente converso del ateísmo al cristianismo, pero eso no ha significado el fin de sus preguntas. Sólo las ha hecho más agudas:

Tony, soy un nuevo converso cristiano después de haber sido un escéptico/ateo/no-creyente/lo que sea desde que tenía 20 (ahora tengo 34), y lucho por armonizar mi recién hallada fe con mi mayormente visión racional del mundo. Algo del cristianismo me parece verdaderamente más racional que mi anterior ateísmo, pero aun encuentro cosas que no.

 

Por supuesto, uno de los aspectos que más tontos suenan en el cristianismo es este visible zoológico de seres sobrenaturales, específicamente los demonios. Es por ello que he leído con interés tu publicación en el blog donde dices que no crees en los demonios. Iba a comentar en la publicación, pero el último comentario fue hace más de un año.

 

Las respuestas fueron las habituales. Ante cualquier discusión acerca de demonios te puedo asegurar que alguien planteará el “hecho” de que hay una gran cantidad de actividad demoníaca en África. Soy físicamente incapaz de detener el reflejo automático de poner los ojos en blanco cada vez que escucho eso. Al parecer, África es el Disneyland de los demonios. ¿No podría ser a causa del creciente predominio de las supersticiones del viejo mundo en África? ¿No?

 

Cuanto más una población cree en demonios, más ve demonios. Cuanto más una población cree en duendes, lo mismo. Curioso cómo funciona.

 

Otro claro tip de que este demoníaco negocio no es físicamente “real” es el siguiente: no creo que los demonios habrían de comportarse como esos monstruos de las películas. Simplemente no cuadra con sus supuestos orígenes. Parecieran salir directamente de la imaginación de las personas. ¿Por qué los demonios siempre actúan como borrachos, groseros, degenerados, como un adolescente a quien sus padres han dejado solo el fin de semana y se ha tirado de cabeza a una fiesta? Creo que los demonios serían muy inteligentes, en lugar de un chico de fraternidad sexualmente obsesionado de las versiones de Freddy Krueger.

 

Cada tanto se oyen historias de demonios que hacen algo así como hablar en otras lenguas, pero por lo general son reportados comportándose como monstruos brutos y estúpidos. Para mí no tiene sentido y tiene toda la pinta de mimetismo cultural.

 

De todos modos, me gustó la entrada del blog y sólo quería hacer comentarios al respecto. Al parecer últimamente me he encontrado a muchos cristianos por ahí que son muy inteligentes, más racionales y que luchan con las mismas cosas que yo. Personas que están en un viaje que no implica certeza dogmática sobre 14 cosas que suenan imposibles antes del desayuno.

Entonces, mi pregunta es: ¿Por qué los cristianos siguen creyendo en demonios cuando, por lo que yo he visto, incluso en el infestado mundo multimedia de hoy, todavía no hemos llegado a reunir ninguna prueba en lo absoluto que no sea quizás algunos vídeos de YouTube o grabaciones para nada notables (alguien gritando maldiciones con voz ronca, etc.)? En este sentido la creencia en lo demoníaco descansa segura con la de los ovnis, Pie Grande y el monstruo del lago Ness, avistamientos en la categoría de “no hay suficiente evidencia para creer”.

Lee cree que la posesión demoníaca pertenece al reino de los ovnis y Pie Grande, y tengo que decir que estoy de acuerdo con él.

Cuando terminé de ver uno de los vídeos de YouTube que menciona Lee, pensé: o esto es un engaño o se están aprovechando de alguien. Pero luego leí un comentario como el de Joey, que pareciera haber sido escrito por un escéptico razonable ―en otras palabras, mi hermano en armas― y me detuve en seco. No sé muy bien qué hacer con él. (N. de LCC: El comentario al que hace referencia Tony es acerca de alguien que asegura haber sido testigo de la supuesta experiencia de posesión de un amigo, aunque no cree en ello tampoco).

He llegado a la conclusión de que, en este momento de mi carrera teológica, la mejor descripción de mí mismo seria como un “cristiano materialista”. No quiero decir exactamente lo que mi amigo Kevin Corcoran quiere decir cuando utiliza este término. El habla acerca de la relación entre el cuerpo y el “alma”. En la medida que entiendo su argumento, coincide con mi mentor Nancey Murphy, quien sostiene un “fisicalismo no reduccionista”. En resumen, estamos constituidos por nuestros cuerpos orgánicos, físicos, pero no estamos totalmente circunscritos por ellos.

Coincido con ellos en eso, pero quiero ampliar la definición de Materialismo Cristiano más allá del cuerpo humano al cosmos. Es decir, lo que está materialmente presente en el cosmos es de lo que podemos hablar. Es todo lo que sabemos que tenemos, así que es nuestra única base para la discusión y la explicación de lo que sucede a nuestro alrededor. Como teólogo, estoy interesado en lo que podemos ver, sentir e incluso medir.

Esto puede parecer extraño, porque la teología es, en última instancia, reflexión sobre la Divinidad, que (supuestamente) no podemos ver, tocar, ni medir. (Pero esa no es la esencia de la pregunta de Lee, así que lo guardaremos para otro día). Pero, como he escrito antes, mi escepticismo no se limita a los demonios. También dudo acerca de la glosolalia (hablar en lenguas), las curaciones milagrosas (actualmente, no soy escéptico de la capacidad de Jesús para sanar), y similares.

La mayoría de mis hermanos cristianos no estarán de acuerdo conmigo en esto, y me lo tomo en serio. De hecho, creo que cada vez que alguien toma una posición que se encuentra en la minoría de la ortodoxia cristiana histórica, como lo he hecho con la homosexualidad y la demonología, la obligación de refutar recae en la minoría. Es por eso que la obligación de refutar recae sobre los mormones para demostrar que su religión debe ser considerada cristiana; es por eso que la obligación de refutar recae sobre los Amish para demostrar que retirarse de la sociedad está en consonancia con el Evangelio; y es por eso que la obligación de refutar estaba en mí cuando dije que no creía en demonios.

Pero tu pregunta no es acerca de la existencia de los demonios. Es acerca de por qué los cristianos persisten en creer en ellos, a pesar de todas las pruebas de lo contrario.

La primera razón es que la Biblia habla de demonios. No mucho, pero lo suficiente como para llamar nuestra atención. Y Jesús trató con demonios, lo que significa que tenemos que tomarlo seriamente:

Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo, y sucedió que cuando el demonio salió, el mudo habló; y las multitudes se maravillaron.

Seamos claros, Jesús no enseñó acerca de los demonios (Juan 8: 42-47 no es una enseñanza sobre demonología). Él no entregó en el Sermón del Monte una sección sobre lo que son los demonios o cómo funcionan. En cambio, tenemos historias sobre la interacción de Jesús con demonios registradas por los escritores de los evangelios, y eso es muy diferente a que si Jesús mismo hubiese hablado de la cuestión.

Pero, sin embargo, los autores de los evangelios registran sin pestañear los detalles de la actividad demoníaca y del control de Jesús sobre esos demonios. Mi respuesta a esto es que Jesús estaba tratando con los modismos de su época, mediante la comprensión de sus contemporáneos. Esto no es sorprendente, si me lo preguntas. Pero muchos cristianos leen estas secciones de la Biblia y toman la posesión demoníaca como norma, a pesar de que Jesús no enseñó al respecto. No yo.

Jesús realizó curaciones físicas. Pero yo no lo hago, así que no es el comportamiento cristiano normativo.

Jesús caminó sobre el agua. Pero yo no lo hago, así que no es el comportamiento cristiano normativo.

Jesús les dijo a doce chicos que dejaran todo y le siguieran. Pero yo no lo hago, así que no es el comportamiento cristiano normativo.

Del mismo modo, la capacidad de Jesús para echar fuera demonios no es un comportamiento normativo para mí o para ti.

Ese es el porqué leo la Biblia de manera diferente a los demás.

Pero eso todavía no contesta a tu pregunta de ¿por qué la gente todavía cree en los demonios? Y aquí tengo que abandonar el territorio teológico y entrar en territorio antropológico. Creo que es un deseo humano común echar culpa por el fracaso y dar crédito por el éxito a las fuerzas no humanas. Si alguien hace algo “pecaminoso”, es más fácil culpar a un demonio que tomar responsabilidad. Y a veces es más fácil decir que otros seres celestiales son responsables de las cosas bellas que pasan en el mundo (aunque he oído culpar a los demonios mucho más de lo que he oído agradecer a los ángeles).

Con el actual aumento del ateísmo y el agnosticismo, apuesto que la creencia en los demonios seguirá disminuyendo. Pero tú y yo probablemente estaremos en la minoría por el resto de nuestras vidas.

(Una cosa más: yo podría estar equivocado acerca de esto).

 

Fuente original:

http://tonyj.net/blog/2012/10/12/demons-arent-real-but-people-believe-in-them-anyway-questions-that-haunt/#sthash.l58dYlQQ.dpbs

Tony Jones

Tony Jones

Teólogo, Autor.

Deja un comentario