¿Por qué este libro? Parte A

¿Por qué este libro? Parte A

Eres un ser humano.

Obvio, pero un excelente punto de partida. Tienes estas experiencias, sentimientos, deseos y luchas, amor y odio, venganza, anhelos. Estas son las realidades fundamentales de tu existencia. Durante miles de años, la gente ha usado el lenguaje para describir estas realidades y las formas en que se mueven y nos moldean. Símbolos, metáforas, historias, ¿recuerdas cuando estabas en la clase de castellano de la escuela secundaria y aprendiste sobre los arquetipos, y te diste cuenta de que estabas familiarizado con estos arquetipos porque los había visto en películas, libros y en tu vida?

El anhelo de ser validado, la rivalidad entre hermanos, la búsqueda de un tesoro, el regreso a casa, estas historias y las verdades dentro de ellas han sido contadas y recontadas desde la primera vez que fuimos capaces de contar cualquier cosa. Es cómo le damos sentido a las cosas, cómo las clasificamos a través de lo que es real y verdadero, cómo comunicamos algo que llamamos significado.

Toma la frase el peso del mundo sobre sus hombros. ¿Realmente ella tiene el peso del mundo sobre sus hombros? ¿Cuánto pesa el mundo? ¿Cómo sabrías si tuvieras tanto peso sobre tus hombros? Y si lo tuvieras en tus hombros, ¿entonces dónde estarías parado?, porque aquello sobre lo que normalmente te paras no estaría allí porque estaría sobre tus hombros. Señalo esto porque esta frase sobre el peso del mundo es verdadera a pesar de no ser literalmente cierta.

Es más que literalmente cierta.

A veces te sientes de esa manera, ¿no? Y el uso de esa frase es una forma precisa y fiel para hablar de ese estado del ser.

Un amigo mío acaba de enviarme un mensaje de texto diciendo que más temprano su esposa dio a luz a su primer hijo. Están extasiados, por supuesto. Me envió un mensaje con el peso de su hijo y una foto, escribió que se siente como que la vida estuviera empezando de nuevo.

¿Está su vida comenzando de nuevo? No, está pasando como siempre lo ha hecho. Y, sin embargo, está empezando…

Es por eso que necesitamos poesía, historias, imágenes, versos, metáforas y figuras retóricas. Es cómo articulamos la verdad de los eventos y momentos que no se pueden articular con meros hechos. Es la forma en que hablamos de las realidades fundamentales de nuestra existencia, es la forma en que navegamos el significado, es hacia lo que nos volvemos para dar sentido a nuestras experiencias.

Llamemos a esto Verdad/Poética. Utilizo el poema porque todos sabemos lo que es un poema y todos hemos experimentado el poder de la poesía.

Por cierto, ¿has notado cómo muchas personas no van a la iglesia y cuando se les pregunta por qué dicen: “porque se siente como un show”, pero entonces van a un concierto de U2 y dicen que “se siente como una iglesia”? La mitad del tiempo no tienes idea de lo que está cantando Bono y, sin embargo, algo en tu interior resuena con la verdad de ello. Tus células, huesos y sentidos afirman que lo que sea que esté pasando en esa canción es real y confiable, incluso aunque no tengas un claro o factico lenguaje para ello.

Verdad/Poética

Es como nombramos nuestras realidades fundamentales desde que comenzamos por primera vez a nombrar tales cosas.

Y entonces ocurrió algo. (Lo cual es siempre una buena manera de empezar un párrafo cuando se habla de historia).

Matemática.

Los griegos, y algunos vecinos, comenzaron a hablar de matemáticas. Números, precisión, fórmulas, geometría, aquí estoy sobre-simplificando, obviamente la gente utilizó números antes de esto, pero hubo un momento en la historia cuando el conocimiento acerca de cómo las cosas son como son explotó. Cifras, datos, teoremas, esto a veces se conoce como logos (de donde obtenemos la palabra lógica), pero voy a utilizar un término diferente debido a cómo a veces esta palabra es utilizada en referencia a Jesús.

Lo llamaré Verdad/Matemática. Esta evolución, desarrollo, progreso, descubrimiento, o como quieras llamarlo, fue un excelente paso hacia adelante en la historia humana. El mundo moderno que tú y yo conocemos como hogar, con todos sus lujos y demás, fue construido por eso. Ingeniería, maquinaria, hojas de cálculo, laboratorios, todo increíblemente útil y necesario para construir el mundo tal como lo conocemos.

Hasta cierto punto.

Porque cuando mi amigo me envía un mensaje desde la habitación del hospital, acerca de su nuevo hijo, lo que hace es enviarme algo de información acerca de su hijo, peso, hora del nacimiento, nombre, pero luego, cuando habla acerca de la vida empezando de nuevo, ¿qué hace? ¿A qué cambia?

Metáfora. Símbolo. Figura retórica.

Él comienza con Verdad/Matemática, pero luego cambia a Verdad/Poética.

¿Por qué?

Debido a que la Verdad/Matemática es limitada.

No puede hacer ciertas cosas. No es lo suficientemente profunda, lo suficientemente completa, lo suficientemente amplia o lo suficientemente sabia para las realidades fundamentales con las que hemos estado luchando desde la primera vez que pudimos reflexionar sobre nuestra condición.

Falla en describir lo que es sostener a un hijo en los brazos por primera vez.

La Verdad/Matemática es inadecuada cuando se trata de cosas como el significado, el amor o el dolor en tu corazón.

La Verdad/Matemática también pasa a dominar nuestra cultura. Así como emergió en la historia y nos trajo tanto progreso, tecnología y comodidad, también ha tendido a avasallar otros tipos de verdades en su camino, especialmente la Verdad/Poética.

Lo cual es la razón de que la industria musical no muera, sino simplemente cambie, porque escuchamos más música que nunca. ¿Por qué? Yo sugeriría que como algo literal, blanco y negro, sólo los hechos, la Verdad/Matemática domina más y más la cultura, tenemos menos y menos espacios para comunicar y luchar con las realidades fundamentales de nuestra existencia, lo cual necesita Verdad/Poética, el tipo de verdad que se expresa a menudo en la música y las películas. (Lo que explica este nuevo verbo que tenemos para Netflix como “voy a Netfliarlo”. ¿En que lo usamos los que contamos con esta extraordinaria tecnología en nuestros hogares? Horas y horas de películas, series épicas basadas en otros lugares y tiempos, los años 60, series que veíamos de chicos, eso habla de nuestra necesidad de Verdad/Poética).

¿Y qué han hecho a menudo algunos amigos de la iglesia con la Biblia en medio de esta creciente dominación de Verdad/Matemática?

La peor cosa posible.

Han tratado de argumentar a favor de la legitimidad de la Biblia como Verdad/Matemática. Ellos han entrado en ese juego, lo que significa jugar bajo esas reglas.

Si alguna vez has escuchado hablar acerca de la Biblia como la verdad literal, la verdad objetiva, la verdad absoluta, el manual del propietario, entonces sabes a que me refiero, es tratar de demostrar que la Biblia puede jugar el juego de la Matemática.

Es por eso que tantas personas que se criaron escuchando eso encuentran la Biblia tan confusa y… bueno… aburrida.

Se ve también en las preguntas que me preguntan ―si el diablo es una persona real o no, si se puede confiar en la Biblia cuando se trata de hechos sobre los tiempos del fin, si Jonás en realidad fue tragado por un pez, y si Ananías y Safira realmente fueron derribados por Dios por mentir―.

No hay nada de malo con esas preguntas, y llegaremos a algunas de ellas en un futuro próximo, pero estoy más allá de ese marco, y de la propensión que ese marco determinado tiene para robar la vitalidad de la Biblia.

La Verdad/Matemática, en otras palabras, ¿cumple con las normas de la Verdad/Matemática?

Este es el momento en el que estamos, este es el problema y es por eso que estoy escribiendo esta serie, hay literalistas en ambos lados, y los dos son más fuertes que nunca.

Una clase de literalista ve todo a través del filtro de la Verdad/Matemática, sólo acepta como verdadero lo que puede ser probado, aquello de lo cual tiene los hechos, esas realidades con evidencias suficientes. Lo que un montón de voces muy inteligentes e informadas han señalado es que la Biblia no cumple con los criterios para la Verdad/Matemática. (Aunque en algunos aspectos muy inesperados lo hace… más sobre esto más adelante). Piensa en todos tus amigos inteligentes que han leído libros escritos por biólogos brillantes, permitiéndote saber que tienen mejores cosas que hacer que leer mitos tontos de tiempos pre-modernos.

¿Y cómo ha respondido a menudo la gente religiosa? A menudo defendiendo, debatiendo y tratando de probar la validez de la Biblia de acuerdo a esas mismas categorías. Y poniendo ridículas y ofensivas publicidades sobre Génesis 1.

¡¡¡Ahhhhhhh!!!

Al tratar de defender la Biblia, responden con el mismo tipo de literalidad, porque mantienen la discusión en la misma categoría de Verdad/Matemática.

(¿Has oído a alguien preguntar: “si Adán y Eva no es una historia literal, entonces, cómo se puede confiar en el resto”? Este es un clásico ejemplo de lo que sucede cuando la Biblia es secuestrada por la Verdad/Matemática. Esto es lo que ocurre cuando fuerzas a la Biblia en categorías que en la misma Biblia no existen… consigues un manojo de preguntas equivocadas. Y a las preguntas equivocadas no puedes conseguirle respuestas correctas. Por lo cual también es importante recordar que los evangelios no son biografías de Jesús, los escritores no están tratando de decirte exactamente cómo y cuándo ocurrieron ciertas cosas. Son evangelios, los escritores quieren que escuches buenas noticias acerca de lo que Dios está haciendo en el mundo, ese es su punto).

Para redondear, la Biblia es principalmente una biblioteca de libros sobre Verdad/Poética.

Si bien hay un montón de hechos, un poco de lógica, un montón de lugares, personas y eventos, la Biblia se trata primero y principal sobre Verdad/Poética, sobre profundas verdades concernientes al sentido de la vida. Su foco son las realidades fundamentales de la lucha, duda, dolor, alegría, belleza y deseo con el que todos bailamos y luchamos cada día.

¿Puedes ver lo que pasó?

Tenemos esta extraordinariamente única e inspirada colección de escritos que nos dan una visión sin precedentes en los asuntos que más anhelamos comprender, y en lugar de abrazarla como lo que es y dejar que sea lo que es, disfrutarla, celebrarla y entrar en su historia, la gente trata de demostrar que es un tipo diferente de libro del que realmente es.

En lugar de decir simplemente:

No es esa clase de libro.

Es mucho más profundo, sabio, complejo, misterioso y veraz que eso. Este libro juega con un conjunto diferente de reglas…

¡No tengo idea de lo que pasó con los camellos de Job! ¡No es el punto de la historia!

¡No tengo ni idea de si era o no un pez lo que se tragó a Jonás! No es por eso que la historia fue contada.

¡No tenemos forma de saber si un tipo real construyó un arca real! No es ese tipo de historia.

¿Con quienes se casaron los hijos de Adán y Eva si eran los únicos en el planeta? ¡No tengo ni idea, nadie la tiene porque no es una historia literal! ¡El autor está tratando de hacer algo mucho más significativo que eso! ¡Quedar atrapado en los detalles priva a la historia de su poder destinado!

¡No tengo idea de por qué los amigos de Jesús no lo reconocieron después de su resurrección! Los escritores tenían una agenda diferente en mente.

¡Estas cuestiones no son el porqué estas personas escribieron estos libros y contaron estas historias!

Ellos estaban interesados en algo más grande, estaban en busca de algo más que la verdad literal de esta vida, los anhelos más profundos, los deseos y preguntas conflictivas de esta insanamente difícil/confusa/profunda/desgarradora/hermosa existencia que todos compartimos en la cual algunas personas mueren de cáncer antes de los 30, mientras que otras están en un hospital sosteniendo a su hijo recién nacido sintiendo que

la vida

ha

comenzado

de nuevo.

¡Uf! Me ha dado un poco de trabajo.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario