Pablo y el fin del mundo

Pablo y el fin del mundo

Hay un tipo llamado Pablo, que escribió una buena parte del Nuevo Testamento. Es fascinante. Él está constantemente yendo, viajando por todo el mundo antiguo, moviéndose entre los judíos, griegos, romanos y casi todos los demás, en constante búsqueda de nuevas y frescas maneras de hablar de la reconciliación de todas las cosas en Jesús. Hay mucha gente que quiere matarlo, es golpeado, su nave se estrella, se va sin comer, y nunca deja de hablar sobre el regocijo.

En sus primeros escritos, habla de cómo Jesús

nos libra de la ira venidera (1 Tesalonicenses 1)

y

del presente siglo malo (Gálatas 1).

Él escribe

los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor (1 Tesalonicenses 4)

y habla de sí mismo y otros como esos

para quienes ha llegado el fin de los siglos (1 Corintios 10).

¿Notas algo sobre estas frases que usa?

Él expresa una convicción en estos primeros escritos de que Jesús iba a volver en su vida.

Él no es el único escritor del Nuevo Testamento que vivió con esta expectación,

el libro de Hebreos comienza hablando de

estos últimos días,

Pedro escribe al comienzo de su primera carta sobre las cosas

reveladas en estos últimos días,

y Juan escribe

la venida del Señor está cerca.

¿Por qué Pablo y estos otros piensan esto?

Pablo vivió con la previsión de que en algún momento en el futuro Dios iba a arreglar las cosas en el mundo, las cosas serían reparadas, terminaría el mal, Jesús regresaría y todo estaría bien. Los profetas que vinieron antes que Pablo hablaron de este día venidero, Jesús habló de ello y los otros escritores del Nuevo Testamento hablaron de ello. Lo llamaron el Día del Señor.

Y Pablo creía, al menos al principio, que iba a venir pronto. El fin está cerca, en otras palabras.

Él escribió acerca de venida, acerca de aquellos que estarían vivos cuando sucediese, y como él estaba viviendo en la culminación de los tiempos.

¿Por qué es interesante?

Debido a que no ocurrió en la vida de Pablo.

¿Y por qué es eso interesante?

Porque después de un tiempo, Pablo comenzó a darse cuenta de que Jesús no había regresado, el día del Señor no había venido, y parecía que iba a llevar un tiempo. Como si pudiese morir sin que esto ocurriese. Sus cartas reflejan este creciente cambio en su pensamiento.

En Efesios, escribe acerca de unidad, madurez y relaciones,

en Colosenses, escribe sobre hacer lo que sea que hagas con todo tu corazón,

y en 2 Corintios 10 les dice a sus amigos que

según vaya creciendo la fe de ustedes, también nuestro campo de acción entre ustedes se amplíe grandemente, para poder predicar el evangelio más allá de sus regiones.

Él hace planes,

habla de lugares que aún desea visitar,

escribe acerca de cómo se deben organizar iglesias,

habla como alguien que no cree que todo va a terminar mañana.

¿Por qué señalo esto?

Porque a una gran cantidad de personas se les dio una visión de la Biblia en la que las verdades eran caídas del cielo sobre el escritorio donde el escritor estaba sentado, y él miraba hacia arriba y decía: Oh, gracias y luego recogía su pluma para escribir. (Esto es caricaturesco, pero terriblemente cercano a las imágenes que montones de personas tienen en la cabeza, sobre todo los que crecieron en ambientes donde había un fuerte énfasis en la Biblia). Un poco de cómo fueron usados los escritores de la Biblia por Dios fue por su capacidad de salirse de las maneras.

Y si bien son imágenes que los escritores utilizan para describir la escritura de la Biblia (Pedro habla de los profetas siendo llevados por el espíritu), lo que vemos cuando la leemos como una historia en desarrollo es cuan humanos eran los escritores. Cómo luchaban con cuestiones y se esforzaban por comprender lo que Dios estaba haciendo, y como estos libros y cartas reflejaban eso. La Biblia no es un libro que pasa por alto el muy real crecimiento y maduración que experimentamos como personas, se cocina ahí mismo en los propios libros. (¿Se cocina ahí mismo? ¿Acabo de escribir eso? Qué terrible metáfora. Y sin embargo me gusta… La dejaré).

¿Y qué tiene esto que ver con Pablo?

El poder de Pablo y sus escritos es que estás viendo a alguien llevar el mensaje de Jesús a nuevo territorio. Se enfrenta a desafíos que nadie había enfrentado antes, está tratando de comunicar a algunos que están tan inmersos en la tradición judía que no pueden imaginar qué es esta nueva cosa, eso que Pablo insiste que Dios ha hecho en Jesús; mientras que otros se encuentran con que nunca han oído de Moisés, David, la Torá, Yahvé o nada de eso… algunos quieren verlo muerto porque creen que es política y económicamente perjudicial, otros piensan que es un hereje, otros rompen su corazón porque él se entrega a ellos y luego actúan como si nunca hubieran oído una palabra de lo que dijo.

Sus cartas son inspiradoras e inspiradas, porque llegan a través de su humanidad, no alrededor de ella. Él está trabajando su fe con temor y temblor, en tiempo real, con todos los golpes y moretones que vienen con ella. En un momento dado incluso lucha con las preguntas: ¿Por qué continuo? ¿Por qué no solo muero y termino con este dolor sin fin? (Eso es en su carta a los Filipenses).

¿Y qué tiene eso que ver con la vida en el 2014?

Buena pregunta. Hace poco di una entrevista a una revista, y en un punto intermedio la entrevistadora dijo que estaba claro que había madurado en mi pensamiento y entendimiento en los años que había estado como pastor. Le pregunté por qué había dicho eso. Ella dijo que es inusual. Me reí en voz alta. ¿Es raro que un líder espiritual madure? Ella dijo sí, no es algo que solemos ver en los líderes espirituales.

Te conté de esa entrevista porque varios de ustedes me han enviado preguntas durante esta serie sobre todo lo que existe bajo el sol, desde Jesús, la Biblia, el fin de mundo, cuan específicamente han de interpretarse los pasajes hasta qué es exactamente lo que Abraham estaba mirando cuando Dios le mostró las estrellas. Muchas de las preguntas son muy sencillamente deseos de iluminación, otras son divertidas, deliberadamente ridículas y me hacen reír justo como fue su intención, pero varias tienen una tensión subyacente. Hay ansiedad en la pregunta, a veces incluso un miedo acechando bajo la superficie, yo lo llamo el miedo a no estar haciéndolo bien. En algún momento la persona recogió una idea de Dios enraizada en la creencia de que existe esta línea increíblemente estrecha y que si no la encuentras, la crees, la conoces y la transitas exactamente como se supone que sea creída y conocida entonces estás en problemas.

¿Suena familiar?

Relájate. Lo que encuentras en la Biblia es gente despertando, creciendo, madurando, descubriendo cosas nuevas, llegando a ser más iluminados… gente en un viaje. Ellos lo ven de una manera, tienen nuevas experiencias y luego lo ven de otra manera. Pablo asume que Jesús va a volver durante su vida, sólo para descubrir que Jesús no ha regresado, y puede que estemos aquí un tiempo. Lo cual ha resultado ser cierto.

Todavía estamos aquí, creciendo, aprendiendo, esforzándonos y disfrutando del viaje.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario