PABLO: Semana 2, día 3. Los 4 tipos de amor.

PABLO: Semana 2, día 3. Los 4 tipos de amor.

Hay diferentes clases de amor. Los antiguos griegos tenían múltiples y distintas palabras para lo que nosotros tratamos de cubrir con nuestra palabra “amor”; estas incluían fileo (amistad), eros (pasión), storgé (amor familiar) y ágape (amor infinito o divino).  A veces temo que nuestra escasez de palabras revele una verdadera estrechez de la experiencia.

 

Para Pablo, el amor ágape es el gran amor que es más grande que tú. Es el gran Ser, el mismo Dios. No es algo que tu hagas. Es algo dentro de lo que aprendes a vivir incluso aunque ya estés participando en ello. La frecuente expresión de Pablo para vivir en el amor es en Christo o en Cristo. Esta manera de ser es algo en lo que se cae más que algo que se fabrica, como dice nuestra maravillosa frase inglesa: “falling in love” [caer en el amor] [N. de LCC: en español generalmente traducido como “enamorarse”]. Este amor es incondicional, siempre presente, y viene sin ningún tipo de estipulación, excepto dejarse caer. Sólo nos permitiremos caer en el amor cuando renunciemos al control, consciente o inconscientemente. A menudo se sentirá como una debilidad o vacilación, como una extática humillación.

 

El ego se resistirá y dirá: “¿Por qué me hago esto? ¡Y sin embargo, anhelo hacerlo!”. Normalmente, algo debe conducirte al borde de tus actuales recursos para poder presionar tu botón de reinicio y acceder a un poder más grande que ti mismo. La mayoría de nosotros no se dirige hacia allí sin un empujón, una caída o alguna clase de seducción.

 

En 1 Corintios capítulo 12, Pablo explica cómo nosotros, precisamente en nuestra unión y participación, somos el cuerpo de Cristo. Sin embargo, cada uno de nosotros conforma una parte diferente de esta Gran Integridad. Él enumera los diferentes dones del Espíritu. Para finalizar, él escribe: “Procurad los mejores dones. Y yo les mostraré el mejor camino de todos” (1 Corintios 12:31). Entonces, en su intento por tratar de describir este amor ágape o divino, Pablo escribe el capítulo más poético de todas sus cartas. Pareciera quedarse sin adjetivos y superlativos para expresar la plenitud del amor.

 

Pablo no describe la amistad humana (fileo), el afecto de los padres hacia los hijos (storgé), ni siquiera el deseo apasionado (eros); él describe lo que es vivir dentro de una Fuente Infinita, en donde todos los límites son cambiados, los sentimientos no sirven para casi nada en lo absoluto, y todos los huecos son rellenados desde el otro lado. Así que, te darás cuenta de por qué dije que cualquier noción “San Valentín” sobre el amor es totalmente inadecuada e incluso puede enviarte por un camino imposible y decepcionante si intentas evocar tal dedicación romántica dentro de ti.

 

 

Fuente original:

https://cac.org/the-four-loves-2016-03-15/

Richard Rohr

Richard Rohr

Autor, Monje Franciscano.

Deja un comentario