PABLO: Semana 2, día 1. La historia se encuentra en un curso inevitable.

PABLO: Semana 2, día 1. La historia se encuentra en un curso inevitable.

Como compartí la semana pasada, Pablo creía que la historia y toda la creación se dirigía hacia una unión radical, la cual él llamaba pléroma, “la plenitud” (Colosenses 1:19, Efesios 1:10). Pero el viaje se presenta como lento y agotador, como se puede percibir en su extática y suprema escritura en Romanos 8:18-39. Lee este pasaje, hermosamente parafraseado por Eugene Peterson:

 

“No creo que haya comparación entre el difícil tiempo presente y los buenos tiempos que vienen. La misma creación apenas puede aguardar lo que viene. Ahora todo en la creación está siendo retenido de alguna manera. Dios se encuentra refrenándolo hasta que tanto la creación como todas las criaturas estén listas y pueda ser liberado al mismo tiempo. Mientras tanto, la alegre expectativa se profundiza.

 

A todo nuestro alrededor observamos una creación embarazada. Los tiempos difíciles que atraviesan al mundo son simplemente dolores de parto. Nosotros también los sentimos. Es por eso que esperar no nos disminuye, del mismo modo que no disminuye a una madre embarazada. Somos engrandecidos en la espera. Cuanto más esperamos, más engrandecidos somos y más alegre nuestra expectativa. [Esto es lo que yo llamo “potencial negativo”, o la banda elástica que al ser estirada hacia atrás incrementa su impulso hacia adelante].

 

Así que, ¿qué piensas? Con Dios de nuestro lado de esta manera, ¿cómo podemos perder? Si Dios no dudó en dar todo por nosotros, abrazando nuestra condición y exponiéndose a lo peor al enviar a su propio hijo, ¿hay algo más que no haría gustosa y libremente por nosotros?… ¿Crees que alguien sería capaz de abrir una brecha entre nosotros y el amor de Cristo? ¡De ninguna manera! Ningún problema, ni dificultad, ni odio, ni hambre, ni pobreza, ni intimidación, ni traición… Nada de esto puede perturbarnos porque Jesús nos ama. Estoy absolutamente convencido de que nada, vivo muerto, angelical o demoniaco, ni el hoy o el mañana, lo alto o lo bajo, probable o improbable, absolutamente nada podrá interponerse entre nosotros y el amor de Dios debido a la forma en la que Jesús, nuestro maestro, nos ha abrazado”.

 

 

Fuente original:

https://cac.org/history-is-on-an-inevitable-course-2016-03-13/

Richard Rohr

Richard Rohr

Autor, Monje Franciscano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *