¡Nuestro amigo está vivo!

¡Nuestro amigo está vivo!

Vamos a hablar de resurrección.

Hay cuatro relatos de la vida de Jesús: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Cada uno de ellos cuenta acerca de Jesús siendo traicionado por uno de sus amigos, teniendo una última cena con sus amigos, siendo crucificado por los romanos, y luego resucitando de entre los muertos.

Si lees los relatos evangélicos de la resurrección de Jesús, las cosas se ponen muy interesantes bastante rápido.

Marcos informa que, en el primer día de la semana, María Magdalena, María la madre de Jacobo y Salomé fueron a la tumba de Jesús,

mientras que

Mateo dice que fue María Magdalena y la otra María quienes fueron a la tumba.

Según el evangelio de Juan sólo va María Magdalena, pero cuando llega a la tumba, algún tipo le pregunta por qué está llorando y a quién busca, ella piensa que es el jardinero, así que ella quiere que si él es el que se llevó el cuerpo le diga adonde lo puso.

Porque yo iré por él

(Ella habla con la fuerza de una mujer que no pierde el tiempo).

Entonces el posible jardinero dice su nombre y ella se da cuenta de que es Jesús.

¡El amigo está vivo!

Lucas nos dice que este mismo amigo caminó con dos de sus discípulos desde Jerusalén a Emaús (que son 12 km), hablando todo el camino, y ellos no lo reconocieron hasta que se sentaron a comer, él partió el pan, y entonces se dieron cuenta de que era Jesús.

¡El amigo está vivo!

(Es interesante que la gente que estuvo más cerca de Jesús y pasó años con él NO LO HAYA RECONOCIDO después de la resurrección. Mmmm. La próxima vez que oigas a alguien insistiendo en que fue una real y literal resurrección, lo cual es impresionante si me preguntas, asegúrate de agregar que corporalmente debía significar que él no se veía como antes).

Un evangelio menciona que hubo un terremoto,

el cual los otros dejan afuera,

Juan habla de dos ángeles de blanco sentados donde había estado el cuerpo de Jesús,

Lucas dice que eran dos hombres de un blanco resplandeciente,

Marcos dice que era un hombre joven, vestido con una túnica blanca sentado en el lado derecho de la tumba,

y Mateo dice que fue un ángel del Señor que removió la piedra

y luego se sentó sobre ella.

Al igual que tú lo haces.

Cuando mueves una piedra

y abres una tumba.

Si lees los relatos una y otra vez, hay un montón de marcha, emoción y caos. Dejando a un lado la cuestión de si un hombre realmente se levantó de entre los muertos (para que conste, soy un creyente, la poesía por si sola es locamente buena…), los cuatro relatos de la resurrección de Jesús contienen una serie de detalles desordenados que hacen a la narrativa bastante confusa, como mínimo.

Hay varias respuestas a estas diferencias:

Algunos las ignoran. Simplemente repiten una y otra vez que esto es palabra de Dios y entonces la tomamos con fe, no debemos cuestionar su verdad, etc.

Otros toman estas diferencias como una prueba clara y tangible de su susceptibilidad. ¿Ves? Es todo mito, fábula, milagro, fantasía, etc., tomado de los cuentos de la época.

Encuentro ambas perspectivas aburridas.

Antes de explicar, sin embargo, algunas reflexiones sobre la propaganda.

En resumen, esta es la peor propaganda. Jamás hecha. Si estás tratando de iniciar una religión, esto es una desastrosa manera de hacerlo. ¿Cómo vas a inspirar confianza si ni siquiera puedes informar los detalles precisamente con una sola voz?

Sin mencionar a las mujeres, a las que vamos a mencionar porque todos los escritores de los evangelios las mencionan. En estos relatos, todos los escritores afirman que son las mujeres las que primero se dieron cuenta (dilo conmigo ahora):

¡El amigo está vivo!

No había mucho respeto como creemos por las mujeres en el primer siglo, hasta el punto que su palabra significaba casi nada en una corte. ¿Por qué en una cultura que tenía tan poca consideración por el testimonio de la mujer, contarías una historia que depende en gran medida del testimonio de las mujeres?

En segundo lugar, Mateo escribe que Jesús se reunió con su equipo (¿grupo?)  en una montaña en Galilea y

cuando lo vieron algunos lo adoraron; pero algunos dudaron.

¿Qué…? ¿Ellos dudaban?

¿Por qué Mateo incluiría esto?

Si el punto de su libro es que Jesús es el Mesías, el Rey, el Salvador tan esperado del mundo, el que todo el mundo ha estado esperando, ¿por qué llegar al crescendo de la historia y luego incluir una línea acerca de algunos de sus seguidores dudando? ¿Eso no arruina el momento? ¿Acaso esto no socava todo lo que has estado diciendo en tu historia?

(Imagina a Jesús parado allí en el monte: ¿Están dudando? ¿En serio gente? ¡Morí y volví, no tengo nada más impresionante que eso! ¿Si eso no los convence qué más puedo hacer?).

Y mientras estamos en ello, tengo que mencionar lo que dijo Jesús cuando se levantó de entre los muertos. ¿Lo sabes, verdad? Estás familiarizado con su clásica línea, el profundo refrán, la brillante verdad que pronuncia cuando aparece después, oh sí, conquistando a la muerte:

¿Tienen aquí algo de comer?

y en otro relato

¿Tienen algún pescado?

Porque, como todos sabemos, puede generar bastante apetito resucitar…

Dicho esto, una pregunta para ti:

Si algo extraordinario hubiera pasado, ¿cómo sería recordado?

Lo que nos lleva a otra pregunta:

Si alguien resucitó de entre los muertos, ¿cómo se contaría esa historia? ¿De un modo tranquilo, sereno y pulido, o en una forma ligeramente irregular que zumbara, sonara y se sacudiera con la electricidad que viene de experimentar algo inesperado y extraordinario para lo cual realmente no tienes una categoría?

Lo que nos lleva a otra:

¿Es la desprolijidad humana de todo esto motivo para descartarlo o señal de que se trata de un registro auténtico de lo sucedido?

Lo que nos lleva a otra pregunta:

Cuando Mateo nos dice que algunos de sus seguidores dudaron, ¿esto socava la historia o es el tipo exacto de honestidad que refleja cómo la gente realmente es?

Cuando cada uno de los escritores de los evangelios incluye la parte acerca de las mujeres siendo testigos, ¿por qué corren el riesgo? Qué cosa más extraña para incluir sabiendo que su historia sería desacreditada, a menos que realmente las mujeres hayan sido los primeros testigos.

¿Qué tan mentalmente abierto eres?

¿Qué es posible?

¿Hay una nueva creación estallando dentro de ésta?

¿Sucedió algo que lo cambia todo?

¿La tumba está vacía?

¿Qué sucedería si realmente vivieras como si esto fuera cierto?

¿Qué hace esta historia en tu corazón?

¿El amigo está vivo?

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario