Muerte de Jesús, culpa de Dios

Muerte de Jesús, culpa de Dios

Pasé el verano revisando y re-escribiendo ¿Dios Mató a Jesús? Eso significa que el tema de la muerte de Jesús estuvo en mi mente la mayor parte del tiempo. Incluso mientras cortaba el césped o iba a trabajar en bicicleta, estaba pensando en esto.

Mi editor ha expresado cierta inquietud por la cuestión. Por supuesto, Dios no mató a Jesús en el sentido de que Dios no clavó los clavos en las muñecas y levantó la cruz. Pero incluso si Dios se hizo a un lado y permitió que esto sucediese, Dios es de alguna manera responsable, ¿verdad?

(Lo que me recuerda el famoso chiste de Richard Pryor. Dios es invitado a cenar en la Tierra, pero antes de irse, pregunta:

-”Oye, ¿puedo ver a mi hijo?”

-”Oh, hum, rayos, lo crucificamos.”

-“ ¡¿Qué?!”)

Hacer las preguntas teológicas que se arremolinan en torno a la muerte de Jesús no es diferente a pelar las capas de una cebolla, una conduce a la siguiente. ¿Podría haber habido otra manera de salvar al mundo? ¿La redención de la humanidad requirió de violencia y derramamiento de sangre? ¿La divinidad de Jesús fue un componente necesario de lo que pasó?

Como Jürgen Moltmann, creo que el grito de abandono (“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”) es el verso más teológica y existencialmente potente en toda la Escritura. Ahí está la clave, creo, para entender lo que sucedió en la cruz.

Pero las preguntas siguen apilándose en mi mente, una encima de la otra. No creo que una sangrienta muerte violenta de un ser divino fuese la única manera de salvar al mundo. Yo creo que Dios tiene más libertad que eso. Pero eso hace que el problema sea más complejo. Si esta fuera la única manera de salvarnos -como muchos creen- entonces las preguntas más o menos se detendrían. Dios lo hizo porque tenía que hacerlo.

Pero si Dios pudo habernos redimido de otra manera, ¿por qué escogió esta brutalidad? Muchos han ofrecido respuestas a esto, y encuentro a cada una de ellas insatisfactorias de una manera u otra, como estoy seguro de que algunos encontrarán mi respuesta menos que perfecta. Sin embargo, he sentido un fuerte llamado a ofrecer mi propia respuesta a lo que yo considero una de las cuestiones más inquietantes de la fe cristiana.

Habiendo revisado el proyecto y esperando la próxima ronda de ediciones, me doy cuenta de que la pregunta sigue persiguiéndome…

 

Fuente original:

http://tonyj.net/blog/2014/09/12/jesus-death-gods-culpability/

Tony Jones

Tony Jones

Teólogo, Autor.

Deja un comentario