Moisés lo consigue

Moisés lo consigue

Ayer leímos la Biblia desde algunas alturas, en busca de los arcos, patrones, cambios e historias que son más fáciles de avistar cuando lees en grandes trozos, mirando libros enteros.

Hoy, vamos a cambiar de marcha y leer a una altura mucho más baja, centrándonos en una palabra, una palabra del libro de Deuteronomio capítulo 34. Moisés, nos cuenta el escritor

era de ciento veinte años cuando murió, sin embargo, sus ojos no se habían debilitado ni su fuerza se había ido.

Un verso bastante sencillo, ¿verdad? Moisés era viejo… y luego murió. ¿Qué más hay que decir?

En realidad un poco. Léelo de nuevo. ¿Notas algo inusual ya?

¿Qué hay de esa frase ni su fuerza se había ido?

Moisés acaba de morir, ¿correcto? Lo cual es la última vez que tu fuerza te abandona, ¿verdad? Entonces, ¿por qué el escritor quiere que sepamos que Moisés murió, pero su fuerza no se había ido?

La palabra en hebreo para fuerza aquí es la palabra Leho y ocurre una vez en la Biblia. Esto significa literalmente humedad o frescura.

Una traducción dice

ni había perdido su vigor

mientras que otras versiones

él todavía tenía su vigor

mientras que el Comentario JPS Torá señala que Ibn Ezra entiende el verso en el sentido de que

él no se había arrugado.

(Por favor, dime que estás sonriendo a estas alturas…).
¿Humedad?
¿La fuerza natural no disminuida?
¿Él no se había arrugado?

¿Qué es lo que el escritor quiere que sepamos acerca de Moisés?

Así es, amigos, Moisés fue el gran líder de los hebreos, el libertador que los sacó de la esclavitud, el hombre que desafió a Faraón y vivió para contarlo, el que valientemente condujo a los israelitas a través de interminables luchas y pruebas en el desierto, el mismo Moisés que escaló el Monte Sinaí para encontrarse con Dios, la gran figura de las escrituras hebreas, él pudo haber muerto…

pero él todavía podía levantarlo, incluso hasta el final.
No Viagra para este tipo.
Solo para que lo sepas.

Leho, para asegurarnos que estamos siendo claros, aquí es un eufemismo para la potencia sexual.

Eso es lo que el narrador quiere que sepamos acerca de Moisés al momento de su muerte.

Esto eleva varios puntos (jajá).
En primer lugar, cuando alguien se aburre leyendo la Biblia, inevitablemente se pierde todas las cosas interesantes ocurriendo justo debajo de la superficie. Déjame decirlo de otra manera: La Biblia es infinitamente fascinante con todos sus matices, sutilezas y eufemismos. Parece nunca tener fin, este verso es un excelente ejemplo. ¿Por qué el escritor sentiría aquí la necesidad de informarnos sobre el libido de Moisés?

Bueno, la Biblia, sobre todo las primeras partes, es acerca de una tribu, ¿verdad? Una tribu que trajo al mundo tantas ideas revolucionarias que a menudo damos por sentado sus contribuciones, porque estas ideas ahora son tan básicas para nuestra manera de entender la realidad. Esta tribu tenía la sensación de que estaban llamados a ser una nueva especie de tribu en el mundo, una tribu que mostrara al mundo el amor redentor de Dios. Y, ¿cómo construyes una tribu? De varias maneras, pero principalmente a través de tener hijos. Y, ¿cómo haces los bebés?… ¡Exactamente! Es por eso que existen todas esas aburridas genealogías a través de la Biblia, que no eran aburridas para quienes las escribieron y las leyeron por primera vez, eran puntales para las personas que hicieron su parte para continuar con el legado. El escritor quiere que sepamos que Moisés fue fiel a su tribu, haciendo su parte para continuar con el legado. No perdió el tiempo. (No me pude resistir).

En segundo lugar, a como yo lo veo, la mayoría de la gente que habla acerca de lo importante, central y necesaria que es la Biblia, pareciera pasar por alto, pulir y censurar las partes más interesantes. Este es un peligroso, explícito, espantoso, honesto, extraño, paradójico e inspirador libro que refleja gente real en lugares y tiempos reales, tratando de dar sentido al sufrimiento, la redención, el llamando, el amor y miles de cosas de las que aun hablamos hoy.

La Biblia es salvaje.

Jesús hace barro con su saliva, se limpia en los ojos de un tipo, una gran multitud en su ciudad natal quiere matarlo, Moisés todavía puede tener una erección, David baila desnudo en público, los discípulos se topan con personas que están poseídas por demonios en la ciudad de Éfeso, decenas de miles de personas quieren muerto a Pablo, el profeta Jeremías esencialmente le dice a Dios me sedujiste y luego me dejaste mientras que la tatara-tatara-tatara-tatara-tatara abuela de Jesús se viste como una prostituta para conseguir que su suegro tenga sexo con ella.

La idea de que este libro de alguna manera estuviera asociado con la moral opresiva o sentenciosa, con la estrechez mental religiosa o con sistemas represivos de control es desconcertante. ¿Cómo llegó a ser visto por tanta gente como aburrido?

Te conté sobre Moisés y su humedad porque quiero que veas este libro de una manera nueva, con un sentido de aventura, sorpresa, y con una sonrisa en tu cara, porque es inesperado e interesante. Pero más allá de eso, quiero que veas la humanidad de estas historias, las vibrantes vueltas y giros inesperados como este en el obituario de Moisés. Quiero que disfrutes de esta biblioteca por las irresistibles historias que narra, historias llenas de gente muy parecida a ti y a mí.

En tercer lugar, estoy infinitamente molesto con la forma en que muchas personas tienen una relación de amor/odio (pero mayormente confusa) con la Biblia. Lo que he notado con el tiempo, cuando hago preguntas, es que esta relación de amor/odio tiene sus raíces en la creencia de que la Biblia es la manera de Dios de mostrarte lo que estás haciendo mal.

Yo no lo veo así. (Lo cual supongo que probablemente ya sabes).

Para mí, es sobre el descubrimiento, la exploración, la libertad para cuestionar, dudar, luchar, reír y entretenerse con todo tipo de posibilidades. Estos libros reflejan a personas reales sacando a Dios de sus casillas, tratando de encontrar un lenguaje para sus eufóricas experiencias de alegría, amor, lucha con el mal en el mundo, sufrimiento que puede aplastar fácilmente el corazón y libertad que tenemos para hacernos cosas realmente, realmente malas y destructivas unos a otros.

Se trata de la posibilidad de que algo transformativo realmente sucedió en la historia humana a través de un hombre judío llamado Jesús, que lo cambió todo, y de que estamos rodeados de signos de esta nueva creación, de indicios, vislumbres, vistazos y probadas de todo un mundo nuevo que brota justo aquí, en medio de éste.
Todo eso, de una palabra.
Espero que tu vigor no haya disminuido.
Jajajajaja.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario