¿Los cristianos progresistas tienen algún fundamento moral?

¿Los cristianos progresistas tienen algún fundamento moral?

Stephen pregunta:

Tuve un pensamiento del cual me interesaría saber tu reacción. Viene de haber leído el nuevo libro del psicólogo social Johathan Haidt, The Righteous Mind: Why Good People Are Divided by Politics and Religion (La mente honrada: ¿Por qué la gente buena se divide por la política y la religión?). Él dice que la investigación ha demostrado que las personas occidentales y educadas de industrializados, ricos y democráticos países que se auto-identifican como “progresistas” (socialmente) usan, casi exclusivamente, dos “fundamentos” morales como criterios para hacer juicios morales: daño/cuidado y equidad/reciprocidad. Nosotros los progresistas no utilizamos los 3 fundamentos restantes: exclusivista/fidelidad, autoridad/respeto o pureza/santidad, los 3 que usan los conservadores, además de, y de manera más prioritaria, daño/equidad.

 

Pero los progresistas entonces tienen un problema con el Dios de las formulaciones más tradicionalistas y cristianas especialmente, sobre todo con retribuciones, castigos, maldiciones, condenas, así como problemas con la injusticia del trato a las mujeres, los esclavos y otras personas extranjeras. Esto nos da un gran problema con la Biblia y el dios que describe, lo cual nos obliga a repensar todo. Por lo tanto, nuestro problema es hablar mucho o coherentemente acerca de Dios. ¿En dónde obtenemos información? Obviamente, a partir de los comentarios que he leído, en cualquier lugar disponible para nuestros gustos. Creo que esto también traza un camino hasta tu trabajo sobre la expiación no violenta, las mismas cuestiones. (Haidt lo resume -brevemente- en su charla TED y en varias conferencias disponibles en línea).

 

Así que, ¿adónde van los cristianos progresistas en busca de autoridad moral?

Voy a extractar y comentar un par de mis comentarios favoritos de la publicación de la semana pasada. Son tan buenos que realmente abordan lo que iba a decir. Aquí va:

Scott Paeth preguntó:

Pregunta relacionada ¿Qué es un fundamento moral de todos modos? ¿Y por qué uno necesita uno?

Scott llegó a publicar una larga respuesta en su propio blog (al que debes suscribirte):

¿Por qué creo que los fundamentos morales podrían no ser necesarios? Mucho depende de lo que pienses que significa tener un fundamento moral. La pregunta implica que un fundamento moral debe ser una especie de guía absoluta, inmutable y completamente infalible para la conducta. La moral, en la descripción de un fundamento moral como tal, es simplemente una cuestión de controlar tu comportamiento con la lista de reglas proporcionadas por lo que sea tu fundamento.

Estoy de acuerdo con Scott (y Jack Caputo). No necesitamos un fundamento. De hecho, he sostenido en mi primer libro que los fundamentos son una invención moderna, un unicornio. Alguien hizo “fundamentos” a pesar de que no existen. El razonamiento humano no funciona en una especie de manera de abajo hacia arriba, como que hay un fundamento indubitable sobre el que construimos todos nuestros conocimientos. En cambio, el razonamiento humano funciona como una red (escribí esto a raíz de W.V.O. Quine).

Craig nos señala un concepto relacionado, “equilibrio reflexivo”, el cual fue introducido por John Rawls pero nos llegó a través de Jürgen Habermas:

El método del equilibrio reflexivo consiste en trabajar de ida y vuelta entre nuestras consideraciones/juicios (algunos dicen que nuestras “intuiciones”) sobre particulares instancias o casos, los principios o normas que creemos que las gobiernan y las consideraciones teóricas que creemos que llevan a la aceptación de estas consideraciones/juicios, principios o normas, revisando cualquiera de estos elementos dondequiera que sea necesario a fin de conseguir una coherencia aceptable entre ellas. El método tiene éxito y logramos el equilibrio reflexivo cuando llegamos a una coherencia aceptable entre estas creencias.

De hecho, así es como en realidad funciona el razonamiento moral. Logramos un gran equilibrio reflexivo. Este equilibrio es a la vez frágil y temporal.

Tomemos, por ejemplo, la cuestión del matrimonio del mismo sexo. Al acercarse las elecciones, en noviembre pasado, mi ayuda en la lucha contra la enmienda fue básicamente ignorada por la Unidad de Minnesota para todas las familias. Después de varias reuniones con la gente de su equipo, no necesitaban mis contribuciones. Se decidió que la única manera de conseguir que la gente saltara la valla en el tema del matrimonio igualitario era que ellos escucharan las historias de las personas gay. Y obviamente funcionó. La enmienda fue rechazada por un amplio margen.

Es cierto: la gente cambia de opinión sobre el tema de la homosexualidad cuando uno de sus hijos sale del closet. O su sobrino o sobrina. O su cónyuge. Momentos relacionales como este tienden a romper el equilibrio reflexivo de una persona.

Pero, argumenté (a oídos sordos), cuando la gente oye las historias de las personas homosexuales necesitan una nueva teología para reemplazar a la antigua. Cuando el equilibrio se desequilibra, una persona tratará de encontrar un nuevo equilibrio. Tristemente, a menudo significa que las personas dejen el cristianismo por completo.

Otro ejemplo: En Kuala Lumpur conocí a alguien que fue un ex misionero evangélico en Japón. Desde entonces ha perdido su fe. Me dijo que el infierno era la pieza clave de su fe cristiana, como le fue enseñado por su familia y su iglesia. Pero una vez que se convenció de que el infierno no era real -una vez que quitó ese eje-  no había necesidad para el cristianismo en lo absoluto.

Supongo que alguien podría ver esto como un desmoronamiento fundacional, pero eso no es lo que pasó. No es que este chico no tenga más un sistema moral. Es que su frágil equilibrio se rompió, y desde entonces ha encontrado un nuevo equilibrio que ya no incluye al cristianismo. Se sometió a una ruptura teológica, no a una relacional.

Del mismo modo, todos podemos pensar en las personas que tienen hijos homosexuales pero no han renunciado a su teología anti-gay. Su equilibrio se mantiene, a pesar de la presión relacional en ellos. Estas personas, sostengo, necesitan una ruptura teológica para perturbar su equilibrio, incluso más que una ruptura relacional. (Tuve esta misma discusión con un miembro del personal de MN United, en vano).

Las bases conducen a los fundamentos, y los fundamentos no pueden mantenerse. El razonamiento moral en realidad no funciona de esa manera. Por lo que construir tu racionalidad (o fe) en una base, es como construir en algo que en realidad no existe. Al reconocer que llegamos a nuestras convicciones morales a través de un proceso que es, precisamente eso, un proceso, no sólo tendremos una mayor comprensión de los demás, también tendremos más gracia con nosotros mismos.

 

Fuente original:

http://tonyj.net/blog/2013/02/04/progressive-christians-dont-need-any-foundations-questions-that-haunt/#sthash.ZCm5bHPz.dpbs

Tony Jones

Tony Jones

Teólogo, Autor.

Deja un comentario