Larry en el aeropuerto

Larry en el aeropuerto

Es lunes, lo que significa que es tiempo de una parábola. Para llevar nuestro juego a un nivel completamente nuevo, hay dos partes para tu participación en este caso.

En primer lugar, hay un espacio en blanco al final. ¿Cómo lo llenaras?

En segundo lugar, ¿en qué historia de la Biblia piensas que está inspirada esta parábola? Envíame tu respuesta.

Como siempre, mis amigos, voy a publicar los aspectos más destacados de su brillantez, sabiduría, perspicacia y locura.

Disfruten…

Imagínate sentado en el área de espera del aeropuerto, a la espera de tu tío Willy y tu tía Frieda que llegan desde Sarasota, cuando observas que un hombre y una mujer caminan uno hacia el otro y se abrazan. No piensas más en este hombre y esta mujer abrazándose, porque esto pasa todo el tiempo en el área de espera del aeropuerto. Las personas llegan y son recibidas por sus familiares, amigos y amantes, luego obtienen su equipaje y se dirigen a la playa de estacionamiento.

Tú no sabes quién es este hombre o quién es esta mujer, de donde viene alguno de ellos o a quién están visitando, o qué ha pasado o está pasando entre ellos. Es sólo un hombre y una mujer abrazándose en un aeropuerto.

Ahora imagina que tú sabes algo acerca de ellos.

Imagínate que te enteras de que este hombre y esta mujer en realidad son hermanos, y que ella ha estado trabajando en un hospital en Malawi durante los últimos tres años, que se acaba de enterar que su padre ha sido diagnosticado de cáncer de cerebro y sólo le quedan unos días de vida, por lo que ella ha volado a casa y hay mucho que necesita decirle, y ahora su hermano la ha recogido en el aeropuerto y se dirigen directamente al hospital, donde su familia estará junta por primera vez en años y dirán adiós a su padre, y ambos saben mientras se abrazan que será diferente a todo lo que alguna vez hayan experimentado…

O digamos que son marido y mujer, y que ella ha tenido este sueño de ser escultora, haciendo muestras y vendiendo su trabajo en galerías, pero después de haber salido de la universidad comenzaron a tener hijos, y luego él fue a la universidad y entonces ella necesitó conseguir un trabajo sólo para llegar a fin de mes, y ahora los dos se encuentran trabajando largas horas tratando de criar a sus hijos, pagar los préstamos escolares y la hipoteca, y ahora su hijo mayor necesita una ayuda, su casa necesita un techo nuevo y su sueño está muerto. Pero en su cuadragésimo cuarto cumpleaños se despertó con un profundo sentimiento de desesperación, como si la vida hubiera tomado decisiones por ella que la dejaron con la convicción de que no había estado siendo fiel a sí misma. Compartió esto con su esposo, quien le propuso conseguir un trabajo en las tardes y los fines de semana en una tienda local de artículos deportivos donde su amigo es dueño, así ella podría recortar sus horas de trabajo y entonces podrían despejar un espacio en su sótano para hacer un estudio para que ella pudiera empezar a trabajar de nuevo… y ahora han pasado tres años, y ella acaba de regresar de un viaje a Nueva York donde vendió sus dos primeras piezas y firmó un contrato con una galería. Y lo hicieron juntos, y están agotados, pero vivos de maneras en las que nunca antes habían estado, y hay un sentido de sacrificio compartido al igual que cuando se unieron para hacer que esto ocurriese, y hay tanta alegría entre ellos y él está emocionado por varias razones, entre ellas que no tendrá que responder para siempre preguntas sobre artículos deportivos.

O imagina que este hombre y esta mujer son amigos, que se han conocido el uno al otro durante quince años, fueron a la misma universidad y en varias ocasiones han salido entre sí como amigos, pero hace cinco años se trasladaron a diferentes partes del país.
Y entonces, de forma totalmente inesperada, hace un año comenzaron a escribirse cartas uno al otro, de puño y letra, y a través de estas cartas un amor genuino comenzó crecer. Ambos sufrieron decepciones en relaciones pasadas, ella estaba comprometida pero su prometido canceló la boda dos semanas antes de la fecha, el descubrió que su novia de cuatro años de relación había estado viendo a su compañero de habitación a sus espaldas durante dos de esos años; y entonces decidieron que no se verían el uno al otro, sino que simplemente se escribirían durante un año, y si al final del año aún se seguían escribiendo entonces se verían en persona.
Y esto es lo que pasó: las cartas los unió de maneras extraordinarias, su amor se fue construyendo cada vez más al compartir más y más de sus vidas con el otro. Y ahora el año ha pasado y ella ha venido a visitarlo. Y él tiene un anillo de diamantes en el bolsillo. Del cual ella no sabe.

Ahora, rebobinemos.

Tú estás allí en la sala de espera del aeropuerto, sólo que ahora sabes todo de esta historia, sus antecedentes, el contexto, y entonces la ves caminando por el pasillo hacia él.

La escena genera una electricidad instantánea en ti, ¿verdad?

Miras con otros ojos,
estás completamente enganchado,
lleno de expectativa.

¿Por qué? Porque ahora eres consciente. Antes eras ajeno a la profundidad de la historia de estas personas. Pero ahora ves, sabes y sientes una serie de cosas que anteriormente no. Tu consciencia ha cambiado, lo cual es, por supuesto, todo desde tu perspectiva

Ahora digamos que tu amigo Larry está contigo, pero Larry estuvo en el baño durante todo este tiempo. Larry aparece justo cuando la mujer se acerca al hombre y comienza a hablarte de que no soporta los nuevos secadores de manos en los que metes las manos y luego esperas a que el aire se encienda, porque son fuertes y él piensa que no son mucho más efectivos, y que cualquier electricidad que pretendan ahorrar no compensa el hecho de que siempre termina por tener que limpiarse las manos húmedas en los pantalones, lo que lo hace ver como si hubiera tenido un accidente. “¡¿Qué pasa con las toallas de papel?!” pregunta Larry, pero tú le haces seña para que se calle, porque estás viendo fijamente a dos extraños que se encuentran y se abrazan. No puedes quitar la vista de ellos, estás pegado a esta escena frente a ti, te das cuenta de que estas luchando para evitar que se te caiga una lágrima.

Larry te mira atónito.

Larry piensa que estás siendo un poco acosador y dice: “No lo entiendo. Una mujer baja del avión y abraza al hombre que la ha estado esperando, sucede cientos de veces al día, es la sala de espera del aeropuerto después de todo, eso es lo que hace la gente hace aquí. ¿Me estoy perdiendo algo? “.

Tú tienes una respuesta para Larry, ¿verdad?
Así que lo miras a los ojos y le dices: ___________________.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario