La revolucionaria naturaleza del libro de Levítico

La revolucionaria naturaleza del libro de Levítico

¿No es Levítico el principal ejemplo de porqué el Antiguo Testamento es tan arcaico e irrelevante? ¿Quién en su sano juicio pone Levítico y revolucionario en la misma oración?

Yo.

Ahora, vamos a ello.

Levítico comienza con extensas (seamos honestos: aburridas) instrucciones sobre cómo ofrecer 5 sacrificios diferentes: el holocausto, la ofrenda de cereal, la ofrenda de paz, la ofrenda por el pecado y la ofrenda por la culpa. Quemado, pecado, culpa. ¿Es una fiesta a punto de ocurrir o qué?

Para añadir a esto, hay verso tras verso de instrucciones sobre qué hacer con la grasa (del animal que estás ofreciendo), los lomos (de dicho animal), el tamaño del hígado (de la persona, solo bromeo…) y la sangre. Del animal. Montones y montones de sangre.

Dos notas sobre el texto:

En primer lugar, el libro comienza con el Señor (este nombre para Dios está íntimamente conectado con el Dios que rescata a la gente de lo que sea en que estén esclavizados…) diciendo a Moisés que le diga al pueblo:

Cuando traigas una ofrenda a Jehová…

Aquí la palabra en hebreo para ofrenda es la palabra Corbán y significa acercarse.

¿Acercarse?

Se entendía que los dioses en ese tiempo eran distantes, indiferentes, exigentes y con una constante necesidad de ser apaciguados. Uno nunca sabía a qué atenerse con los dioses…

Pero este Dios, ¿puedes acercarte a este Dios? ¿Puedes? Esa fue una idea nueva.

Una pausa para reflexionar. Solo un verso y las mentes son bombardeadas. La gente no habla así de los dioses. La gente no concibe así a los dioses.

Este Dios es diferente.

Tú puedes acercarte a este Dios.

Puedes relacionarte con este Dios.

Lo que nos lleva a una segunda observación sobre el texto: Una de las ofrendas se llama la ofrenda de paz. Es una ofrenda que das porque tienes paz con Dios. Una de las indicaciones en el capítulo 7 con respecto a esta ofrenda de paz es que la carne que ofreces

se comerá en el día que se ofrece.

¿Cómo se llama cuando comes algo? (No es una pregunta capciosa).

Se llama comida.

Te acercas a este Dios y entonces tienes una comida para celebrar la paz que tienes con este Dios.

En otras palabras, se puede saber dónde estás parado con este Dios. ¿Pero qué pasaría si de repente te das cuenta de que hiciste algo malo hace unos días? ¿Cómo hacer las cosas bien? Había una ofrenda para eso. ¿Y qué pasaba si hiciste algo involuntario que terminó perjudicando a alguien, pero recién te has dado cuenta? Había una ofrenda para eso. ¿Qué pasaba si tenías un profundo sentimiento de ansiedad en tu conciencia por algo por lo que te sentías culpable? Había una aplicación ―jajá―, digo, había una ofrenda para eso también.

Ahora, supongo que estás a punto de encender tu modernidad diciendo algo así: ¿pero por qué es todo tan primitivo y sangriento?

Sí, por supuesto que lo era, lo era hace un muy, muy largo tiempo.

¿Pero por qué todos los infinitos detalles?

La creencia de la época era que los dioses podían herirte en cualquier momento por un gesto impropio o un sacrificio ofrecido descuidadamente. Así es como la gente veía a los dioses. Un tornillo mal ajustado y listo. Los detalles habrían tenido un significante efecto tranquilizador, dándote la seguridad de que lo estabas haciendo correctamente y no atrayendo ira innecesaria sobre ti.

¿Por qué tanta repetición que hace que sea tan difícil terminar el libro sin quedarse dormido?

Buen punto. ¿Por qué simplemente no miraban sus tablets? En realidad, la respuesta está en la pregunta: la cultura era principalmente oral hasta este punto. La repetición hacia que fuese más fácil de memorizar y transmitir a la siguiente generación.

¿Por qué simplemente no se saltaron todo el sistema sacrificial por completo?

Eso habría sido increíble. Sólo desechar todo el asunto. Anunciar que el sacrificio final se había ofrecido y no había ya más necesidad de hacer tales cosas. Declarar que el templo iba a ser demolido. Proclamar que eso se había acabado. Oh espera, nos estamos adelantando a nosotros mismos ¿no es así? (Por favor, dime que has disfrutado de ese último párrafo).

Así que, ¿por qué no lo omiten?

Bueno, ¿cómo cambiar las cosas? ¿Cómo se cambia una conciencia entera? ¿Cómo se cambia toda una forma de concebir las cosas a la que la gente se había aferrado durante tanto tiempo como el que podían recordar? ¿Solo anuncias que esa era ha terminado y otra ha empezado? ¿O te acercas a las personas en donde están, en el lenguaje que ellos hablan, en las formas a las que están acostumbrados, y entonces gradualmente introduces nuevas ideas que les ayuden a hacer los cambios paso a paso a paso?

¿Entonces Levítico es un paso?

Fue un avance revolucionario en la conciencia humana de ese momento, invitando a la gente a considerar una entera nueva concepción de lo divino.

¿Eso es lo que San Pablo quiso decir cuando dijo que la ley había sido un tutor?

¡Ahora estamos hechos! Un tutor viene adonde tu estas y te guía al siguiente lugar. El tutor es necesario por un tiempo, pero luego evolucionas, creces, te adaptas, ganas madurez, sólo para descubrir que ya no necesitas lo que una vez que necesitabas.

Ahora que estamos en la parte 7 de esta serie se siente cada vez más como si hubiera un hilo entre todas estas historias, como si lo que las une a todas es que cada historia o libro en este caso, obedece a la creciente, expansiva e iluminadora perspectiva de Dios.

¿Esa es la cuestión? Porque este hilo es uno grande, y cuando pones tus manos en él puede cambiar completamente la forma en que ves las cosas. Para ello, vamos a necesitar otra sección.

 

Lo siguiente: ¿Qué escribió Jesús en el suelo cuando la multitud quería apedrear a esa mujer?

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario