Inspiración

Inspiración

Toda la Escritura es theopneustos y es útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el pueblo de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

―2 Timoteo 3:16

 

¿Theopneustos? ¿La Escritura es theopneustos?

Sip.

Esta palabra theopneustos es una rareza que no se encuentra en ningún otro lugar en la Biblia, salvo en este versículo.

Son en realidad dos palabras griegas unidas entre sí,

la palabra theos que significa Dios,

y

la palabra pneo la cual se refiere a inspiración.

La Escritura, de acuerdo al apóstol Pablo aquí, es

Inspirada por Dios.

En primer lugar, entonces, un poco sobre esta palabra pneo,

luego un poco acerca de lo que significa ser inspirado por Dios,

y, en tercer lugar, lo que esto tiene que ver con la Biblia.

Pneo.

Encontrarás esta palabra griega al acecho en una serie de palabras en español que tienen que ver con la inspiración, como neumonía, una enfermedad relacionada con la respiración, y neumática. Pneo está relacionada con la palabra griega pneuma, que significa aliento y también…

espíritu.

Encontrarás este doble sentido en la mayoría de todos los idiomas, del hebreo (rúaj) al latín (expire): la palabra aliento viene a ser la misma palabra que se usa para espíritu.

EXpirar es lo que sucede cuando la vida de algo lo deja, transpirar es cuando sudas… ya entiendes.

Ser INspirado es haber sido insuflado.

Todos somos inspirados.

En los primeros capítulos del libro de Génesis, hay una hermosa imagen de Dios tomando el polvo de la tierra e inspirándole aliento de vida.

Lo que nos lleva a ti.

Tu estas hecho de piel, huesos, sangre, cabello, células del cerebro, dedos de las manos y los pies. Estas diferentes partes de ti comprenden tu físico, tu cuerpo, tu tangibilidad, esencia material.

Y, sin embargo, eso no es todo lo que te hace ser tú.

También tienes un espíritu, un alma, conciencia, pensamientos…

Está la dimensión tangible de tu existencia,

piel y huesos, madera y piedras, tierra y luz,

y luego está la dimensión intangible de tu existencia, el amor, la esperanza, el espíritu, el anhelo.

La vida es una mezcla de las dos.

Sin espíritu solo tienes física, sin vida. Sin la física/materia sólo tienes ideas incorpóreas… (¿Qué es el amor sin el abrazo del otro, que es la esperanza sin un corazón real que sienta esa esperanza en el espacio y el tiempo?).

Si alguna vez has estado en una habitación con alguien que está a punto de morir, sabes exactamente de lo que hablo. Las personas están ahí, sus cuerpos tendidos en la cama, la respiración dificultosa y lenta, y sin embargo puedes sentir que algo los está dejando. Algo que no puedes ver, no puedes tocar, no puedes medir en un laboratorio, y, sin embargo, algo vital y esencial que les permite estar vivos.

¿Puedes ver por qué cada cultura y lengua ha utilizado la misma palabra para espíritu y aliento?

Desde muy temprano los humanos hemos sido conscientes de que la respiración está íntimamente ligada a la existencia. Dejas de respirar, te mueres. Tu aliento es al mismo tiempo una realidad física que se puede medir y detectar y también una imagen de una realidad invisible que anima y sostiene tu existencia en los niveles más profundos de tu ser.

Si estás vivo, estás respirando.

También has sido insuflado por lo divino.

Cuando hablamos del espíritu de algo, entonces, lo que estamos nombrando es la realidad de lo que sea que trasciende su aspecto físico. La gente habla sobre el espíritu de un lugar, de un equipo, de un hogar, una persona, a menudo nos referimos a la calidad y el carácter de algo de una manera que no se puede medir por cualquier medio tangible.

Toma una canción, por ejemplo. Algunas piezas musicales nos mueven de maneras únicas y poderosas, y la palabra que solemos utilizar es inspiración. ¿Qué queremos decir con esto? Queremos decir que la canción son acordes, notas, sonidos, armonía, volumen y todos aquellos elementos físicos y tangibles, y, sin embargo, hay algo más en la canción, algo que nos habla más allá de su esencia material.

Inspira algo bueno en ti, esperanza, verdad, consuelo, sanidad o autenticidad.

Así que cuando Pablo escribe que las Escrituras (que para un hombre judío observante como Pablo habrían sido la Tora, los Profetas y los escritos de la Sabiduría) son inspiradas por Dios, él está diciendo que son libros, pero son más que libros. Son útiles (la palabra que usa es ophelimos, que también se traduce rentable o beneficioso) para una serie de cosas que nos ayudan a hacer el bien en el mundo.

Eso es realmente lo que dice. Que Dios usa estos escritos para ayudarte a hacer el bien en el mundo. (Cuando un hombre como Pablo hablaba acerca de hacer el bien se refería a los mitzvot, el ideal en las escrituras hebreas de cada uno de nosotros haciendo buenas acciones para ayudar a reparar y restaurar el mundo).

¿Cómo funciona eso?

En una serie de maneras.

En primer lugar, lo que encontramos en la Biblia es la constante afirmación de que la vida es un buen, precioso y sagrado regalo de Dios.

Es fácil convertirse en alguien insensible, amargado, cínico y hastiado, mirando a todos de reojo y dando la vida por sentado. La Biblia es un libro sobre recordar, sobre estar despierto, sobre practicar gratitud, sobre tener los ojos abiertos.

En segundo lugar, lo que encuentras en la Biblia es la constante afirmación de que la forma de responder a este regalo es muy, muy importante.

Hay un montón de razones que nos rodean todos los días para hacernos creer que no importamos, que nuestras decisiones no son significativas, que todo es sólo una diapositiva sin sentido dentro de la nada. La Biblia habla en contra de esto, insistiendo en que puedes tomar decisiones para vivir de un modo determinado, decidir utilizar tu voz y energía para la sanación y la construcción, puedes ayudar a llevar las cosas hacia una dirección diferente. En una historia tras otra, el héroe es defectuoso y frágil, propenso a cometer todo tipo de errores, tropezando por la vida con un promedio de bateo bastante patético. En otras palabras, la Biblia es una biblioteca de libros sobre gente muy parecida a nosotros, tratando de buscar una solución, haciendo lo que pueden para ir tras ello.

En tercer lugar, lo que encuentras en la Biblia es una historia acerca de nueva creación a través de la muerte y resurrección de Jesús. No te obsesiones aquí en la parte cristiana y todo el bagaje que trae consigo en nuestro mundo, porque esta historia es sobre la esperanza para este mundo. Los escritores de estos libros insisten una y otra vez en que el Dios que inspira a toda la existencia, puede inspirar nueva vida a las situaciones, eventos y personas que aparentan estar en algún nivel muertas.

La última palabra no se ha dicho, la misma muerte no es el final, e incluso el peor de los momentos puede estar a un suspiro de distancia de algo nuevo.

(Puede requerir un poco de esfuerzo creer este tipo de cosas. Es por eso que se llama fe. Haz lo que puedas).

En cuarto lugar, entonces, la Biblia es inspirada casi de la misma manera que lo eres tú. No eres más que una humilde, imperfecta bolsa de huesos y piel, y, sin embargo, la divina, infinita, eterna fuerza creadora del universo ha infundido aliento en ti. La Biblia son sólo libros, escritos por personas que tratan de encontrar una solución, batallando con sus demonios, dudando, luchando, haciendo todo lo posible para traer un poco de luz a su mundo, y, sin embargo, estos libros han sido inspirados, mostrándonos como luce la redención, dándonos esperanza, insistiendo en que la gente como tú y yo realmente podemos hacer nuestra parte para sanar, reparar y restaurar este mundo al que llamamos hogar.

Encuentro eso inspirador.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario