Incómodo

Incómodo

Muy bien, estamos en la parte 16 de esta serie, y recién estamos empezando. Hoy voy a comenzar con una historia, una historia que nos ayudará a empezar a pensar en la materialidad, la inspiración y la revelación…

Hace varios años escribí un libro llamado Love Wins. Curiosamente, a todo el mundo que leyó el libro le gustó mucho (por favor, dime que te estás riendo…). En la época en que salió el libro, tuve una conversación con un pastor muy conocido que tiene una enorme cantidad de seguidores, que había dicho que quería hablar conmigo porque tenía preocupaciones sobre el libro. (Aprendí que tener preocupaciones es lo que los líderes de la iglesia dicen cuando en realidad quieren bajarte…). (Probablemente debería añadir que no busqué mi nombre en Google ni leí los comentarios o blogs, así que no tenía idea de qué esperar). Empezamos a hablar y él comenzó a hacer preguntas, muy rápidamente me di cuenta de que cuando decía algo bueno acerca de Dios, él inmediatamente diría algo violento y horrible acerca de Dios.

Por ejemplo, yo podría decir que

Jesús habló de la renovación de todas las cosas

y luego él lo contrarrestaría con

Pero Dios puede decidir acabar con todo el pueblo como en el libro de Jueces.

Ese tipo de cosas.

Todo lo que yo decía, él lo contestaba con un versículo o una historia de la Biblia acerca de lo cruel y castigador que Dios podría decidir ser, incluyendo su continua insistencia de que Dios simplemente podría decidir enviar a todo el mundo a arder al infierno para siempre, porque toda la humanidad lo merece. Cuando le señalé que si Dios es así, capaz de decidir acerca de toda la humanidad, ¿entonces posiblemente no podría Dios decidir no enviar a todos a arder para siempre en el infierno? Si Dios es impredecible, como este pastor seguía insistiendo, ¿por qué siempre tiene que caer la moneda sobre el lado malo? ¿No puede Dios ir en ambos sentidos en el asunto del azar? ¿Por qué no buen azar? ¿No es ese el Dios del que Jesús habló? El que da a las personas igual pago, aunque hayan trabajado menos horas, e invita a los perdedores a las fiestas… (¡En realidad ese es el punto de Jesús! ¡Una y otra vez, ese es su punto! Dios no le da a la gente lo que se merece…).

A lo cual, este pastor inevitablemente se opondría con algo acerca de cómo no puedes confiar en ese tipo de historias porque… y entonces citaría algo brutal del Antiguo Testamento.

Si estás pensando que suena como una conversación bastante incómoda, lo fue.

Tuvimos unos ida y vuelta como este por un rato hasta que me di cuenta de lo que estaba pasando entre nosotros y dije:

Yo no leo la Biblia como una línea plana. No veo todos los pasajes de la Biblia situados uno al lado del otro de modo que puedes escoger uno y luego contrarrestarlo con otro e ir y venir sin cesar, llevándote siempre a la aleatoriedad de Dios. La leo como una historia en desarrollo, con un arco, una trayectoria, un movimiento y un impulso como todas las grandes historias tienen. Hay partes anteriores en la historia, y hay partes posteriores en la historia. La historia se dirige hacia alguna parte, y un cristiano la ve dirigida a Jesús. Debido a esto, la leo a través de la lente de Jesús, especialmente las partes que vienen antes de las partes específicas de Jesús.

Él dijo que no tenía idea de lo que estaba hablando.

Ay.

Por lo tanto, veamos: La Biblia fue escrita por personas.
La gente escribió cosas durante un largo período de tiempo.

Estas cosas que escribieron, algunas de las cuales comenzaron como tradición oral, gradualmente tomaron forma como la biblioteca que conocemos que es la Biblia. Libros fueron dejados de lado, escritos fueron editados, se añadieron cosas, se tomaron decisiones acerca de qué libros pertenecían y, finalmente la biblioteca de libros que conocemos como la Biblia, llegó a ser LA BIBLIA.

Estas cosas que las personas escribieron, reflejan cómo ellos veían el mundo en su tiempo y en sus contextos. Estas historias que contaban y las explicaciones que dieron para cómo y porqué las cosas sucedieron como lo hicieron, fueron filtradas a través de su particular consciencia.

Cuando lees la Biblia, entonces, estás leyendo un despliegue narrativo que refleja la creciente y expansiva consciencia humana. Cuando la lees como una historia en desarrollo, no editas las partes anteriores o pretendes que no están ahí, las lees a la luz de adonde la historia se dirige. Eso no quiere decir que las partes anteriores sean malas o inútiles, sólo son anteriores. Así es como la gente entendía las cosas en ese punto de la historia, pero la historia siguió su camino. (gracias a Dios).

Esto, mis amigos, es el porqué te encoges durante esos sermones cuando el predicador lee una historia horripilante en la Biblia y luego trata de explicarla de una manera que deja a todo el mundo hecho nudos. El predicador en ese momento está tratando a la Biblia como un
informe estático
en lugar del
despliegue narrativo
que es.

Cuando la entiendes como un informe estático, entonces estás constantemente teniendo que defender a ese Dios y explicar por qué ese Dios no es tan malo y cruel como claramente parece ser. Estarás infinitamente tratando de conciliar las partes anteriores de la historia con las partes posteriores, tratando de ponerlas juntas en una línea plana, como iguales. Te deja atrofiado promover el literalismo rebuscado que roba la vitalidad de estas historias. Es incómodo y poco convincente, y es por eso que mucha, mucha, mucha gente no se aguanta hasta el final de sermones como esos. (Por cierto, la infinita corriente de artículos, encuestas y columnas sobre la disminución de asistencia a la iglesia, rara vez habla de la consciencia, que es la verdadera razón por la que la gente no va a la iglesia. Ellos han pasado más allá de la consciencia tribal/violenta/mágica/mítica y experimentan esos sermones, enseñanzas y formas de ver al mundo como un paso hacia atrás…).

Sea cual fuere la razón, la Biblia viene de la historia humana real, reflejando la cobardía, imperfección, brillantez y frustración de las personas que contaron estas historias y escribieron estos libros. Refleja el crecimiento, la maduración y expansión de las perspectivas, como en una persona que crece y madura. ¿Estás orgulloso de todo lo que has dicho? ¿Hay cosas que has dicho y hecho que si las conociéramos ahora te sentirías mortificado?

Por supuesto.
Entonces, ¿por qué nos sorprende que en esta compilación muy humana que hemos llamado la Biblia haya partes que son impactantes y repulsivas?

Ellas reflejan partes anteriores de la historia,
y las primeras partes de la historia a menudo son así.

(Lo que plantea preguntas acerca de las muchas maneras en las que no hemos progresado en el mundo moderno, aun promoviendo algunas de las mismas pervertidas y retorcidas maneras. Pero ya llegaremos a eso).

Dios tiene este divertido hábito de utilizar personas reales para hacer correr la voz. Y la gente, como suele suceder, tiene agendas, perspectivas y una consciencia particular. La gente toma decisiones, saca y deja cosas que antes no estaban allí, y al formar la Biblia decidieron lo que Dios dijo y lo que Dios no dijo…

Eso es la Biblia.
Sin embargo, tan divina, inspirada o reveladora como creemos que sea, sólo lograremos llegar ahí si empezamos con la humanidad de este libro. Si comienzas ahí, puedes encontrar algo divino, pero sólo si comienzas por ahí…

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario