Imperdonable

Imperdonable

Aquí está la Pregunta:

Tengo curiosidad respecto a lo que piensas acerca del “pecado imperdonable” mencionado en Mateo y Marcos sobra la blasfemia y el rechazo del Espíritu Santo. ¿La iglesia tradicional cuenta con una traducción moderna que pierde completamente el sentido del texto, o eso es lo que realmente dijo Jesús?

 

Aquí está la Respuesta:

Realmente esta es una gran pregunta, pero espero que esta corta y simple respuesta sea de ayuda.

Primero, necesitamos recordar que Jesús no era “cristiano”. En otras palabras, Él no trabajaba con los supuestos teológicos que enmarcan la fe cristiana de hoy, tales como el Calvinismo, el Tomasismo, el Pentecostal, la Ortodoxia Oriental o el Fundamentalismo. Él era un judío.

Para un judío de los tiempos de Jesús, el entendimiento primordial del pecado no era como algo que, en un su variedad mortal, pudiera enviar tu alma al infierno a causa de la depravación total o el pecado original. Era algo que podía resultar que las personas perdieran la bendición de Dios, lo que para un pueblo oprimido, significaría perder la liberación de sus ocupantes opresores.

Así que pienso que en esos pasajes, Jesús estaba advirtiendo a sus compañeros que si ellos no escuchaban la voz del Espíritu y respondían a ella, tendrían que enfrentar una serie de consecuencias naturales que serían trágicas. Específicamente, Él previó que sus compatriotas podrían organizar fácilmente una violenta revolución contra Roma, la cual sería aplastada brutalmente. El Espíritu estaba llamando al pueblo, Jesús lo sabía, a un camino diferente hacia la liberación, un camino no violento, un camino creativo, un camino de coraje sin hostilidad. Si ellos rechazaban la guía del Espíritu, no serían eximidos de las consecuencias.

Pienso que hoy en día enfrentamos una realidad similar. El Espíritu nos está llamando a dejar el racismo, la destrucción ecológica, la codicia, el descuido hacia nuestros vecinos pobres y vulnerables, la dependencia de las armas para la paz y la abdicación de la responsabilidad personal. Si no lo hacemos, no podemos esperar evitar las consecuencias naturales de nuestras acciones: explosión de conflictos, mareas crecientes y desestabilización del clima, temor, bombas, conflictos económicos, inseguridad. Otra forma de decir lo mismo: no hay otro camino hacia la paz aparte del Espíritu de paz. No hay camino hacia la regeneración económica aparte del Espíritu de regeneración. No hay camino hacia la prosperidad aparte del Espíritu de generosidad y preocupación por el bien común. Recházalo, burlarte, menosprécialo, apártarte de ese Espíritu…y las predecibles consecuencias naturales continuarán.

 

Fuente original:

http://brianmclaren.net/archives/blog/q-r-unforgivable.html

 

Brian McLaren

Brian McLaren

Pastor, Autor, Activista y Conferencista.

Deja un comentario