Humanidad vampírica

Humanidad vampírica

La verdad no tiene nada que ver con un Dios que requiere la muerte de su hijo, todo tiene que ver con nuestra propensión a acomodar los textos para justificar la violencia social. Nosotros somos los que necesitamos sangre, nosotros somos los que necesitamos propiciación, y nosotros somos los enojados, no Dios. Esta es la razón por la que he argumentado una y otra vez que es nuestra teoría de la expiación la que funciona como un lente interpretativo equivocado cuando leemos la Biblia. Malinterpreta esto y leerás la Biblia como la historia de un vampiro que habita en el cielo. Lee correctamente y oirás la historia de un Dios que vino a una humanidad vampírica y sedienta de sangre y ofreció “su” cuello con el fin de saciar la necesidad de sangre de la misma.

Las buenas noticias son que, aunque intentamos infectar a Dios con nuestro “virus violento”, Dios fue inmune. Aun mas, cuando mordimos a Dios en el cuello, cuando crucificamos a Jesús, la sangre fluyó al revés y el anti-virus divino fue liberado en el torrente sanguíneo de la humanidad. Fuimos infectados en la crucifixión. Fuimos infectados con un inmortal anti-virus: la verdad. La verdad que nosotros, no Dios, somos violentos, que nosotros, no Dios, necesitamos sangre, que nosotros y no Dios somos los furiosos… y que Dios es perdonador, Dios es misericordioso, Dios es compasivo. Toda esta verdad nos ha infectado como especie desde que clavamos los clavos en las manos de Jesús de Nazaret. Esta es la verdad que la Biblia atestigua.

Esta es la verdad que finalmente estamos comenzando a ver. Esta es la buena noticia: nosotros matamos a Dios y Dios no buscó venganza, sino que nos ofreció perdón. Esta es la verdad que los cuatro evangelios atestiguan en sus múltiples tapices.

 

Fuente original:

https://www.facebook.com/notes/michael-hardin/the-witness-to-the-truth/10202621688962787

Michael Hardin

Michael Hardin

Teólogo, Director de Preaching Peace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *