GRACIA: Semana 1, día 6. ¿Escasez o abundancia?

GRACIA: Semana 1, día 6. ¿Escasez o abundancia?

El fluir de la gracia a través nuestro es bloqueado, en gran parte, cuando vivimos en una cosmovisión de escasez, una sensación de que no hay suficiente: suficiente de Dios, suficiente de mí, suficiente comida, suficiente misericordia para incluir y perdonar todas las faltas. El problema empeora por el hecho de que, aparentemente, la mente es incapaz de imaginar algo infinito o eterno. Así que no puede imaginar un amor infinito, o a un Dios cuyo “amor es eterno” como lo gritan continuamente los Salmos.

 

Dentro de la realidad, se ven claros ejemplos del fundamento de la abundancia en todas las historias de “multiplicación” de alimentos en los evangelios, cuando Jesús alimenta multitudes con muy poco (por ejemplo, Mateo 14:15-21). El verdadero punto espiritual es la gracia, y no algunos simples milagros físicos. Nota que, en casi todos los casos, los buenos y viejos apóstoles, que representan nuestra cosmovisión de escasez, advierten a Jesús en contra de esto: “¿Cómo podrán dos peces y cinco panes ser suficientes para tantas personas?”, Jesús está tratando de moverlos de su cosmovisión de escasez a una de abundancia, pero lo hace con gran dificultad. Al final hay mucha comida de sobra, con lo que comunica el punto: la realidad siempre tiene más que suficiente de sí misma para dar, es una inherencia desbordante. Observa las semillas, los espermatozoides y el polen del mundo natural.

 

Nuestras economías y políticas insalubres persisten porque incluso muchos cristianos operan dentro de una cosmovisión de escasez: no hay suficiente tierra, atención de la salud, agua, dinero y hogar para todos nosotros; y en los Estados Unidos nunca hay suficientes armas para mantenernos a salvo. Un santo siempre sabe que hay más que suficiente para nuestras necesidades, pero nunca suficiente para nuestra codicia. En medio de la avaricia estructural y de un sobreconsumo de nuestro mundo actual, ¿de qué manera es posible cambiar la consciencia y enseñarle a la mente a operar desde la misericordia y la gracia? Esta siempre será una batalla difícil, y siempre dependerá de una conversión profunda y sostenida.

 

Sólo una experiencia personal de un incondicional, inmerecido e infinito amor y perdón puede movernos de una normativa cosmovisión de escasez a un mundo divino de infinitud y abundancia. ¡Es allí cuando las puertas de la misericordia se abren de par en par! Es allí cuando empiezas a comprender la naturaleza desafiante del evangelio. Los católicos y gran parte del mundo están asombrados de observar a un Papa que realmente ejemplifique esta visión en nuestro tiempo. No podremos decir nunca más que esto es un idealismo imposible.

 

Fuente original:

https://cac.org/scarcity-or-abundance-2016-01-29/

Richard Rohr

Richard Rohr

Autor, Monje Franciscano.

Deja un comentario