Exactamente qué tan angosto

Exactamente qué tan angosto

Una pregunta de un lector:

¿Cómo respondes a lo que dijo Jesús: “estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y sólo unos pocos lo encuentran“?

Respondo de muchas maneras.

En primer lugar, las palabras de Jesús sobre puertas y caminos llegan al final del Sermón del Monte, una colección de dichos que se encuentra en Mateo 5:7.

¿Y por qué importa eso?

Debido a que Jesús vivió en medio de un guiso socio-político que tenía a la gente hirviendo en ira y agresión.

El ejército romano estaba ocupando sus tierras, el último de una larga línea de opresores marchando y haciendo miserables sus vidas. Peor aún, estos conquistadores romanos no reconocían al Dios de Israel, y mucho menos creían en ese Dios.

¿Puedes imaginar lo que hizo eso en la psique colectiva de los judíos? ¿Puedes ver la pregunta que esto planteó?

¿Si nuestro Dios es el único y verdadero Dios del universo y nosotros somos el pueblo escogido de Dios, y esta es la tierra de Dios, cómo es que seguimos siendo pateados en el trasero por superpotencias extranjeras que ni siquiera reconocen a nuestro Dios?

Hubo una serie de respuestas a la ocupación romana, siendo una de las más populares:

¡Toma tu espada, hagámoslo!

Muchos creían que la única respuesta adecuada a la ocupación romana era tomar espadas y sacar a los romanos con resistencia violenta.

¿Puedes ver cómo habría sido la tremenda tensión en el aire cuando un carismático rabino/profesor/líder apareció, reunió a una multitud y comenzó a enseñar sobre el reino de Dios?

Con razón la gente venía desde muy lejos para oírlo: era una época volátil y la gente estaba desesperada por dirección, respuestas y liderazgo.

Ahora, aquí es donde las cosas se ponen interesantes: Jesús entendió que si tomaban las espadas y empezaban a pelear, los romanos aplastarían su revuelta con brutal fuerza y firmeza. En otras palabras, Jesús sabía que el camino ancho, el camino popular, el camino que un montón de gente se moría de ganas por tomar sólo conduciría a la destrucción… (¿Me sigues…?).

Que es lo que realmente ocurrió. Cuarenta años después de Jesús hubo una rebelión y el general romano Tito marchó y arrasó a Jerusalén hasta el suelo.

Entonces, ¿qué está haciendo Jesús en el Sermón del Monte?

Está llamando a su tribu de vuelta a su destino, recordándoles su vocación de ser una luz para el mundo (5:14), advirtiéndoles que el camino ancho sólo conducirá a la destrucción. Él les enseña acerca de un tipo diferente de reino, uno en el que tu corazón se transforma a medida que te conviertes en una persona de carácter, coraje y compasión. Él habla de la humildad, la generosidad, el no ser sentencioso, mantener tu palabra, practicar la no violencia, no preocuparte y cuidar de los pobres. Les está dando práctica, profunda y brillante sabiduría acerca de cómo hacer el camino en un complejo y confuso mundo en el que las personas te piden constantemente a gritos que te unas a su causa, para hacerlo a su manera, para tomar caminos que parecen atractivos, pero que en realidad llevan a la destrucción.

Así que cuando Jesús habla de un camino estrecho, ¿de qué piensas que está hablando?

Bueno, mira a tu alrededor. ¿La gente por lo general toma el camino angosto, difícil, más costoso, el de convertirse en una persona de coraje, no violencia y amor? ¿O a menudo se conforman con la venganza, el rencor y el cinismo?

¿Pero qué pasa con aquellos que dicen que él está hablando de creer en él, que él es el camino angosto?

Sí, por supuesto.

¿Sí?

Sí.

¿Pero cuál es, cual interpretación del pasaje es la correcta, estaba hablando de no unirse a una revuelta violenta, estaba llamando a Israel a su vocación original, estaba enseñando cómo convertirse en un tipo particular de persona, o estaba hablando sobre creer en él?

Esa es la belleza de las enseñanzas de Jesús, ¿no es así? Hay tantas cosas pasando en solo unas pocas palabras. Y recién estamos empezando, piensa en las cosas que más importan en la vida: todas ellas toman una enorme cantidad de tiempo, energía y enfoque. Piensa en un atleta que decide que va a ser lo mejor que pueda llegar a ser, con el fin de hacer eso tiene que someterse a horas de entrenamiento, competencia, sueño suficiente y comer ciertos alimentos. En otras palabras, tiene que decir que no a un montón de cosas para decir a ser el mejor atleta que pudiera llegar a ser. Lo mismo pasa con el matrimonio, ser padre o trabajar en un comercio, si eres serio, entonces tienes que brindarte a esa persona, tarea o trabajo y eso siempre requiere disciplina y enfoque.

Decir que siempre requiere decir que no a otras cosas. Este es el porqué algunas personas nunca llegan a su máximo potencial, no dicen no lo suficiente, se niegan a ir a través del muy dificultoso proceso de estrechar la manera en que se ejercitan y gastan sus energías. Suena bien mantener tus opciones abiertas, pero si quieres hacer algo grande, en algún momento dices que no a esas opciones, ya que has dicho sí a esta cosa en la que estás enfocando tus energías.

¿Así que… de eso es lo que Jesús está hablando?

Entre otras cosas. El poder del Sermón del Monte es que Jesús se mete en una situación política/religiosa volátil y ofrece una nueva visión de la vida, llamando a su audiencia a volver a su destino, dándoles ejemplos muy prácticos de cómo vencer el mal con el bien, invitando a la gente a confiar en que Dios está haciendo cosas nuevas a través de él, algo que cambiará sus vidas.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario