Estrella de rock cristiano sale del clóset. Aquí está la carta que él le escribió al mundo

Estrella de rock cristiano sale del clóset. Aquí está la carta que él le escribió al mundo

“No quiero llorar. Es solo que ha pasado tanto tiempo para que esto llegue”.

Trey Pearson, de 35 años, fue superado por la emoción a mitad de nuestra primera entrevista, y es fácil entender por qué. Por los últimos 15 años, ha sido el cantante principal de la popular banda de rock cristiano Every Sunday. Pero esta semana decidió poner su carrera a un lado y reconocer a sus fans que es gay.

“Finalmente he decidido salir del closet porque no puedo continuar tratando de ser algo que no soy”, me dijo.

El anuncio de Pearson no es una historia menor. Desde 2001, Everyday Sunday ha vendido alrededor de un cuarto de millón de álbumes. Su canción “Wake up! Wake up!” fue la canción de rock cristiano más escuchada en el 2007, y su álbum del 2009, “Best Night of Our Lives,” irrumpió en la codiciada lista de los mejores 200 de Billboard. Pearson ha estado de gira en 50 estados y 20 países, tocando con músicos cristianos referentes como Toby Mac, Switchfoot, MercyMe, Jeremy Camp y otros.

(614) Magazine, una revista de cultura y entretenimiento de Columbus, Ohio, contará la historia de Pearson en una tira de 12 páginas para su edición de junio. Su narrativa sonará familiar para muchos que crecieron en una comunidad religiosa. Pearson fue criado en un hogar cristiano conservador, donde le enseñaron que la orientación sexual era un asunto de elección. Aunque él sabía desde temprana edad que se sentía atraído por otros hombres, intentó suprimir sus sentimientos y “ser heterosexual”.

“Nunca quise ser homosexual”, le dijo a (614). “Estaba asustado de lo que pensaría Dios y lo que pensarían de mí todas las personas que amo; así que esto nunca fue una opción para mí”.

Cerca de 8 años atrás, Pearson se casó con una mujer guardando la esperanza de alcanzar la clase de sueño/vida heterosexual que su comunidad apoyaría. Aunque él y su esposa tuvieron dos niños, sus esperanzas nunca se materializaron y Pearson se dio cuenta de que “nunca llegaría a ser la persona que su esposa necesitaba que él fuera”.

“El ser homosexual ya no era una opción, para ser fiel a ella y a mis hijos” me dijo. “Pero entonces me di cuenta de que la única manera en la que sería mi mejor versión para ellos era siendo saludable conmigo mismo”.

En la medida en que Pearson comenzó a aceptar su orientación sexual, buscó la guía de otros líderes cristianos. La primera persona a la que le contó fue al pastor Jonathan Martin, autor de “Cómo sobrevivir al naufragio”, quien lo ayudó a conectarse con un consejero. Su mentor y amigo Rob Bell, ex-pastor y autor de “How to Be Here”, también lo ayudó en su proceso.

Si bien Pearson dice que no seguirá viviendo una mentira, no ha abandonado su fe. La estrella de rock dice que regularmente ora y lee la Biblia. Incluso alguna vez memorizó por completo la epístola de Juan. Sus estudios de las Escrituras, cuenta, lo condujeron a creer que el puñado de versículos bíblicos que señalan directamente la homosexualidad no prohíben la clase de relaciones gays amorosas y comprometidas conocidas en el mundo moderno.

“No hay conflicto en lo absoluto con aceptar quien soy y seguir a Jesús”, dijo. “Dios quiere que sea saludable, auténtico, completo, integrado con mi verdadero yo”.

El cambio de Pearson lo coloca en el centro de un creciente movimiento de populares músicos cristianos que están saliendo del clóset y abogando por una postura más abierta y de aceptación en la iglesia. Ray Boltz, cuyas canciones fueron materia prima en las iglesias evangélicas en los 90, salió del clóset en 2004. El nominado al Grammy, Anthony Williams, se convirtió en 2009 en el primer artista góspel abiertamente homosexual. Jennifer Knapp, otra artista cristiana nominada al Grammy, admitió que era lesbiana un año después. Y en 2014, la popular artista de música de adoración, Vicky Beeching, le contó a The Independent que ella también era lesbiana.

Los músicos pagan un alto precio. Puesto que los fans de la música cristiana tienden a ser conservadores y creen que la homosexualidad es un acto pecaminoso, no oirás a estos artistas tocando en la mayoría de las iglesias o en la radio cristiana por estos días.

Pearson acepta que su anuncio también puede marcar el final de su carrera musical, pero en cambio espera que esto sea una señal de un comienzo más fresco. El planea continuar haciendo música y lanzará un nuevo sencillo este año. Se presentará en “Wild Goose”, el festival cristiano en julio, y espera convertirse en una voz dentro del floreciente movimiento “gay cristiano”.

“Sé en definitiva cuán difícil fue en mi camino estar dispuesto a aceptarme a mí mismo, y cómo las voces e historias de otras personas me ayudaron. Así que absolutamente quiero ser una voz para otras personas”, dice Pearson. “Sé que hay más y más cristianos que se dan cuenta cuán importante es esto, y espero poder unirme a ellos en ver este cambio”.

El viaje de Pearson comienza hoy con un primer paso y la siguiente carta escrita a aquellos que han apoyado su carrera musical a través de los años.

 

A mis fans y amigos:

Durante nuestras vidas, la mayoría de nosotros alcanzamos por lo menos un punto de quiebre que define de mejor manera quienes somos.

Estos últimos meses han sido los más difíciles —pero también terminaron siendo los meses más liberadores— de mi vida.

Para hacer corta lo que es una larga historia, he sido capaz de admitirme a mí mismo y también a mi familia, que soy gay.

Crecí es un hogar cristiano muy conservador donde me enseñaron que mi orientación sexual era un asunto de decisión, y puse toda mi fe en eso. Nunca antes me había admitido a mí mismo que era gay, mucho menos a alguien más. Nunca quise ser gay. Estaba asustado de lo que Dios pudiera pensar y de lo que pensarían de mí todas las personas a quienes amo; así que esto nunca fue una opción para mí. He venido suprimiendo estas atracciones y sentimientos desde que era adolescente. Toda mi vida entera he tratado de ser heterosexual. Me casé con una chica, e incluso tengo dos hijos hermosos. Mi hija Liv tiene 6 años y mi hijo Beckham tiene 2.

Siempre había romantizado la idea de enamorarme de una mujer; y tener una familia siempre había sido mi sueño. En muchas formas, ese sueño se convirtió en realidad. Pero también he caído en cuenta del mucho tiempo que he pasado en mi vida luchando, bloqueando y tratando de no lidiar con sentimientos reales ocurriendo en mi interior. He tratado de no ser gay por más de 20 años de mi vida. En la adolescencia encontré mucho consuelo en 1 Samuel 18-20 y la intimidad entre Jonatán y David. Pensaba y esperaba que tal clase de intimidad pudiera llenar el vacío que sentía en mi deseo de compañía masculina. Siempre pensé que, si pudiera encontrar esa amistad íntima, entonces, eso sería suficiente.

Entonces pensaba que todo se daría naturalmente en mi noche de bodas. Honestamente, nunca me había besuqueado con una chica antes de casarme. Por supuesto, para mí esto se sintió de cualquier manera menos natural. El tratar de no ser gay, solo me condujo a un deseo de intimidad en mis amistades lo cual me distanció de algunas de ellas, y esto resultó en un matrimonio en el que no pude amar o satisfacer a mi esposa en la forma que ella necesitaba. Aún, traté de convencerme de que esto era lo que Dios quería y que funcionaría. Pensé que todos esos otros sentimientos permanecerían alejados si tan solo podía hacer las cosas bien.

Cuando Lauren y yo nos casamos, me comprometí a amarla tanto como fuera capaz, y tenía la plena intención de pasar el resto de mi vida con ella. A pesar de nuestros mejores esfuerzos, como sea, he tenido que aceptar que no hay nada que vaya a cambiar quien soy.

Tengo intensos sentimientos encontrados respecto a los cambios que han ocurrido en mi vida. Si bien me duele la forma en que fui enseñado a lidiar con esto, y el dolor no intencional que he traído sobre Lauren, no hubiéramos podido tener la amistad que ahora tenemos, y no hubiéramos tenido nuestros dos fabulosos y hermosos hijos. Pero si siguiera intentando ocultarlo, esto terminaría lastimándola incluso más.

Nunca sería capaz de cambiar quien soy, y no importa que tan saludable se tornara nuestra relación, esto nunca cambiaría lo que sé en mi interior: soy gay. Lauren ha sido la persona que más me ha ayudado, comprendido y amado, la persona más cortés que pudiera pedir mientras tuve que enfrentar esto. Y ahora estoy tratando de descifrar cómo compartir la paternidad mientras somos amigos, y cómo criar a nuestros hijos.

Durante estos últimos años he progresado mucho en cuanto a mi fe. Pienso que necesitaba ser capaz de afirmar a otras personas gays antes de que pudiera incluso aceptarlo en mí mismo. De igual manera, no podría esperar que otros me aceptaran como soy hasta que primero pudiera llegar a un acuerdo con esto.

Sé que tengo un largo camino por recorrer. Pero si esta honestidad conmigo mismo respecto a quien soy y a quien Dios quiso que fuera, no se constituye en la paz que sobrepasa todo entendimiento, entonces no sé qué lo hará. Es como si el peso que he acarreado durante toda mi vida me hubiera sido quitado, y nunca había sentido tal libertad.

Al compartir esto públicamente estoy dando otro paso hacia la salud y la integridad, aceptándome a mí mismo y a cada parte de mí. Ser gay no me resulta una mera idea; es mi vida. Soy yo siendo auténtico y real conmigo mismo y con otras personas. Es parte de quien soy.

Espero que las personas puedan escuchar mi corazón, y me puedan seguir amando. Continúo siendo el mismo chico, con el mismo corazón, que quiere amar a Dios y a las personas con todo lo que tiene. Es una parte de mí que he tenido que aceptar, y ahora es una parte de mí que tú conoces también. Confío en que Dios ayudará a que el amor haga el resto.

—Trey

 

Fuente original:

Christian rock star comes out as gay. Here’s the letter he wrote to the world

 

Jonathan Merritt

Jonathan Merritt

Autor y entrevistador.

Deja un comentario