Es tiempo de reescribir los himnos pro-guerra (Brian McLaren para Baptist News Global)

entrevistas_bw

Brian McLaren, un líder de la iglesia emergente y el movimiento cristiano posmoderno, ha reescrito Onward, Christian Soldiers [Adelante, Soldados Cristianos], el cual según él refleja una inquietante teología a favor de la guerra.

El activista, autor y pastor Brian McLaren, durante décadas ha ayudado a redefinir el cristianismo estadounidense en su rol de líder tanto en la iglesia emergente como en los movimientos cristianos posmodernos.

Para continuar reformando la fe en América, McLaren también está reescribiendo himnos cristianos tradicionales, especialmente aquellos que él y otros consideran peligrosamente anticuados hablando teológicamente.

McLaren le contó a Baptist News Global, que uno de los principales infractores es Onward, Christian Soldiers, el himno del siglo XIX que conecta las creencias cristianas con imágenes y metáforas militares.

Su versión de esta pieza histórica se encuentra en brianmclaren.net.

Brian D. McLaren
Brian D. McLaren

Reescribir himnos no es nada nuevo para McLaren. Pero él se sintió obligado a rehacer esta canción icónica debido a la forma que combina la fe, el patriotismo y la guerra. “Es similar a la forma en que Cristo y los conflictos convergen en el clima cultural y político de hoy en día”, agregó.

“Comencé a reescribir la canción Onward, Christian Soldiers hace tiempo atrás, declaró McLaren vía email a BNG. “Pero después de ver uno de los debates presidenciales republicanos… y escuchar a varios de estos candidatos que, en un momento hablaban de la fe cristiana y Jesús, y al siguiente segundo hablaban de bombardeos, sentí que era el momento de terminar de reescribir estas letras alternativas”.

McLaren respondió preguntas acerca de esta reescritura de la canción, la teología de las dos versiones, y más. Aquí hay algo de lo que él tuvo para decir.

 

¿Qué te inspiró a reescribir himnos?

He sido compositor desde mi adolescencia. Durante mis años como pastor, continuamente escribí música de adoración. En los últimos años, he estado escribiendo sobre los cambios teológicos, eclesiales y misionales que enfrenta la iglesia en todas sus formas, me he dado cuenta de la frecuencia con que nuestra liturgia e himnos introducen los valores que necesitamos dejar atrás. El problema es que muchas de las melodías son divertidas y agradables para cantar. Así que hace unos años comencé a tomar algunas de las peores canciones infractoras en cuanto a letra y a reescribirlas. Creo que la primera fue I’ll fly away (Volaré).

¿Sientes que fue importante teológica, cultural y políticamente que Onward, Christian Soldiers fuese reescrito y en este momento en particular?

El hecho de que la islamofobia, la xenofobia, el racismo directo e indirecto, y otras desagradables realidades sociales sigan siendo tan fuertes en nuestra pesada cultura cristiana, nos dice que nuestras iglesias A) Evitan estos temas, B) tratan de abordarlos pero fallan, o C) con frecuencia trabajan estos temas del lado equivocado. Ojalá que la opción “B” fuera el caso, pero creo que, por lo general, son más las opciones “A” y “C”. El libro que acabo de terminar, The Great Spiritual Migration (La Gran Migración Espiritual) desafía a los líderes de la iglesia a ocuparse de estos temas, no como asuntos políticos, sino como aspectos esenciales del discipulado cristiano.

¿Esperas algún impacto en particular?

El impacto más importante sucede a través de las décadas. En este caso, si conseguimos que más y más equipos de adoración tomen partido por dejar de usar el peligroso lenguaje bélico y dejen de evadir el esencial tema del discipulado cristiano que es la paz… y entonces si ayudamos a las congregaciones a cantar canciones poderosas que celebran este y otros temas importantes, entonces dentro de 5, 10 y 50 años a partir de ahora, sucederá un impacto acumulativo.

¿Qué encuentras alarmante en este himno?

Hay mucho del himno original que me resulta preocupante. Por ejemplo, habla ambiguamente de “el enemigo”, que (en el pensamiento de muchos) se refiere a nuestros vecinos que están fuera de la iglesia. Sería muy diferente si identificara al “enemigo” como, por ejemplo, la codicia corporativa, el racismo, la violencia doméstica, la apatía o el orgullo. Pero creo que esta ambigüedad da lugar a confusión. El himno modela la misión cristiana de la guerra “contra la carne y sangre”, que es lo opuesto a lo que enseñaron Jesús y Pablo.

¿Qué expresión teológica ofrece tu versión?

En verdad, me asombra cuando pienso en la prominencia del establecimiento de la paz en las enseñanzas de Jesús, al ver cuán escasa atención le prestamos al tema en la devoción cristiana y el discipulado. Así que espero que los cantantes de este himno empiecen a interiorizar la identidad de los pacificadores, y espero que vean esto como un llamado más bello y trascendente del que sugieren sus letras originales.

En el proceso, ¿sentiste alguna vez que estabas jugando con algo sagrado, como si estuvieras reescribiendo Amazing Grace [Sublime Gracia], por ejemplo?

Todo lo contrario. Cuando estoy en una congregación que canta canciones como estas —canciones que consciente o inconscientemente caen en la hostilidad, el miedo y los sentimientos bélicos o imperiales— siento que estamos coqueteando con corrientes oscuras y peligrosas muy poco sagradas. Así que reenfocarnos en la enseñanza de Jesús acerca de la pacificación me parece bueno y correcto. Pienso en las palabras de Pablo en Colosenses acerca de dejar que la palabra o enseñanza de Cristo “habite en nosotros ricamente”, mientras enseñamos, amonestamos y cantamos.

¿Qué clase de respuestas has obtenido?

Algunas en Facebook. Una persona dijo que el himno obviamente hablaba de la “guerra espiritual”, así que estaba bien originalmente. Otros dijeron que también sentían que la canción tenía un subtexto peligroso y agradecían las nuevas letras.

¿Hay otros himnos que sientes que necesitan ser reescritos?

Mencioné I’ll Fly Away (Volaré). Me encanta la melodía tradicional, y por supuesto que no hay nada de malo en cantar acerca de desear estar con Jesús más allá de esta vida. Pero, lamentablemente, tenemos demasiadas canciones que dicen “este hogar no es mi hogar” justo cuando este mundo, que es nuestro hogar, se encuentra en un gran peligro de abuso humano. Así que escribí una canción llamada I’ll Get involved [Me involucraré] con la vieja melodía, instando a la gente no a abandonar sino a comprometerse y cambiar. También tengo fragmentos de reescrituras de muchas otras canciones.

¿Estás trabajando en otras canciones?

Actualmente, soy parte de un grupo de compositores que están colaborando tanto en actualizar como añadir música de adoración para la iglesia. Este grupo se llama “Convergence Music Project”, y sé que hay cosas muy bellas en el horizonte de este grupo.

 

Fuente: https://baptistnews.com/article/brian-mclaren-time-to-re-write-pro-war-hymns/#.WK9nDfnhDIX

Traducción: Annie Rollano / Corrección y edición: RSV

Facebook Comments