PABLO: Semana 1, día 2. ¿Qué es la conversión?

PABLO: Semana 1, día 2. ¿Qué es la conversión?

“De repente, mientras él viajaba hacia Damasco y justo antes de llegar a la ciudad, apareció una luz que venia del cielo a su alrededor. Él cayó al suelo y entonces oyó una voz que le decía: ‘Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?’ ‘¿Quién eres Señor?’ pregunto él, y la voz respondió ‘Soy Jesús, y tú me persigues’”. Hechos 9:3-5

 

Creo que casi todos los grandes temas de la enseñanza de Pablo emergieron de manera pivotante alrededor de su experiencia de conversión. Algo le ocurrió a este hombre que redefinió completamente su vida. Como todo converso verdadero (convertere significa retorno) hubo un claro antes y después. A menos que entiendas que el mundo fue totalmente realineado y redefinido para Pablo, no podrás apreciar el radicalismo de su nueva visión.

 

La elección de palabras de Jesús: “¿Por qué me persigues?” (Hechos 9:4) es la clave. Más tarde, durante el retiro de Pablo en Arabia, él seguramente debe haber reflexionado en esa pregunta: “¿Por qué dijo que lo perseguía a él cuando estaba persiguiendo a otros?”. Poco a poco Pablo llegó a su doctrina del cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:12 en adelante). Para Pablo, había una unión total, orgánica e incluso ontológica entre Cristo y aquellos amados por él, que eventualmente descubre que es todo el mundo. Esta es la razón por la cual Pablo es llamado “el apóstol de las naciones” (o de los “gentiles”).  Esta experiencia iluminadora le enseñó a Pablo una conciencia no dual, que es la misma mente mística que le había permitido a Jesús decir cosas como: “Lo que sea que le hagan a los más pequeños, me lo hacen a mi” (Mateo 25:40).

 

Hasta que la gracia no alcance esa victoria en tu mente y corazón, no podrás comprender la mayor parte de Jesús y Pablo. Antes de la conversión tiendes a pensar casi siempre acerca de Dios como “allá afuera”. Después de la transformación no ves a la realidad como si se ocultara en la distancia. ¡Ves desde la realidad! Ahora estás en el medio de ella. Eres una parte de ella. Tu vida se encuentra participando en la vida de Dios. Pablo está casi obsesionado con esta idea. Se suscribe a absolutamente todo lo que dice. Pablo es el gran anunciador de lo que está sucediendo en todas partes todo el tiempo. Tu no escribes la historia, eres un carácter dentro de una historia que ya está siendo escrita a través tuyo. La frase en código de Pablo para vivir conscientemente dentro de esta realidad es en Christo o vivir dentro del misterio de Cristo.

 

Todos cargamos el misterio del sufrimiento de Dios, las tristes heridas que Jesús comparte visiblemente con la humanidad. A su vez, portamos la consciente gloria de Dios e incluso “compartimos la naturaleza divina” (2 Pedro 1:4). Cargamos ambas cosas al mismo tiempo. Esto requiere una consciencia no dual. Eres otro maravilloso ejemplo de la agonía y el éxtasis de Dios, y todo lo que puedes hacer es decir a ambos. Esta comprensión se vuelve más que suficiente para llenar tu vida con significado, vitalidad, propósito y maravillosa dirección. Así es la verdadera conversión.

 

La conversión no es un logro moral consumado mediante el buen comportamiento o promesas de año nuevo (Pablo sabía que él era un odioso asesino). La conversión es un conocimiento místico y unitivo que por lo general le llega a la gente que lo necesita intensamente, quienes se dan cuenta que celebrar sólo un lado de la ecuación de la vida —la gloria o la agonía—, no los ha llevado a ningún lado. La celebración de todo en su conjunto se convierte en la iluminación en sí misma.

 

Fuente original:

https://cac.org/what-is-conversion-2016-03-07/

Richard Rohr

Richard Rohr

Autor, Monje Franciscano.

Deja un comentario