¿Emergente? ¿Progresivo?

¿Emergente? ¿Progresivo?

Aquí está la Pregunta:

Brian, a mi parecer el Cristianismo Emergente y el Cristianismo Progresivo son similares en muchas maneras. ¿Cuáles son las distinciones únicas? ¿Hay alguna idea de convergencia a pesar de las diferencias que pudiera haber?

 

Aquí está la Respuesta:

Como sucede con muchas preguntas, la mejor respuesta sería “depende” de lo que tú entiendes por Progresivo.

Está lo que llamo una “vieja religión de izquierda” o “progresismo antiguo” que tuvo mucha fuerza e hizo muchas contribuciones especialmente en las primeras 2/3 partes del siglo 20. Esto abrió el camino a nuevas posibilidades de emergencia. Fue, básicamente, un ala vital de la versión modernista, colonial e institucional del cristianismo.

En este tipo de pensamiento, “izquierda” y “derecha” eran dos maneras de ser tradicionalmente modernista y colonial. Cada una luchó con la Ilustración de algunas maneras y la abrazó en otras. Cada una apoyó al estado en algunas formas y lo resistió en otras. Cada una buscó el control institucional, aunque por diferentes razones. La izquierda enfatizaba la caridad y la lealtad institucional, y la derecha enfatizaba la salvación personal y la piedad privada, en una cercana exclusión de la otra. La derecha defendía la Inerrancia Bíblica y la izquierda la rechazaba, pero ambas optaron por un entendimiento de la fe cristiana que trabajara bien en las suposiciones de la modernidad.

Lo que yo entiendo por “emergente” o “emergencia” se refiere a una crítica a la mentalidad colonial modernista y a un intento de ir más allá. De esta manera, difiere tanto de la vieja izquierda y la vieja derecha, pero las respecta y se vale de sus recursos.

Muchas personas utilizan el progresismo de una forma diferente. Para ellos, el progresismo contrasta con el conservadurismo, la regresión o la aversión al cambio.

En ese sentido, el conservatismo/la regresión/la aversión al cambio dice “los días pasados fueron mejores”, las cosas se están poniendo peores y nosotros debemos mantener la línea, resistir la decadencia y detener la caída por la pendiente resbaladiza. El poder y el privilegio deben ser conservados entre aquellos que actualmente lo tienen, porque los rivales malvados están tratando de robar lo que ha sido ganado justa y correctamente.

Y en ese sentido, el progresismo dice “los mejores días están por venir”, nosotros podemos (con la sabiduría y el poder de Dios) ayudar a crear un mundo más hermoso y más justo, ya nos hemos deslizado por la pendiente a lo largo del camino y necesitamos -sí, esforzarnos no para hundirnos más, sino para- escalar más alto. El poder y el privilegio deben ser más ampliamente distribuidos porque mucho de lo que es poseído por la elite de hoy ha sido ganado por medios injustos.

Podrías decir que, para los conservadores, el peligro más grande es perder el progreso que ya han ganado, y para los progresistas, el mayor peligro es no ser capaz de aprovechar el progreso que está a nuestro alcance ahora. Si esto es lo que entiendes por Cristianismo Progresivo, entonces sí, pienso que el Cristianismo Progresivo y el Cristianismo Emergente están en el mismo camino, o, mejor dicho, están haciendo el mismo camino a medida que avanzan.

 

Fuente original:

http://brianmclaren.net/archives/blog/brian-i-have-been-exploring.html

 

Brian McLaren

Brian McLaren

Pastor, Autor, Activista y Conferencista.

Deja un comentario