Dios es (lo) Real

Dios es (lo) Real

En Twitter a veces me preguntan qué pienso acerca de la existencia de Dios. Y generalmente lo hace una persona que tiene un gran conocimiento sobre el término “Dios”, y este asume que tendrá el mismo significado para todos los demás. Por ende me es complicado responder en 140 caracteres. Por lo general la respuesta a la pregunta debería resumirse en: sí, no, o no sé.

Sin embargo, la palabra “Dios” es todo menos simple, y por lo tanto la respuesta a la pregunta “¿Crees en Dios?” debería ser antecedida por la pregunta “¿Qué significa Dios?”.

A fin de responder esta pregunta quiero utilizar una estructura tripartita que Lacan desarrolló para entender nuestro mundo subjetivo. Él nos enseñó que nuestro universo interno puede entenderse mediante la referencia a tres conceptos interconectados: el Imaginario, el Simbólico y el Real.

Estos conceptos son un tanto difíciles de digerir, pero podemos aprovecharlos sin tener que definirlos completamente. Para hacer esto explicaré lo que significa tratar con alguien a través del filtro de los dos primeros conceptos.

A nivel Imaginario nos relacionamos con una persona cuando le vemos a él/ella como a nosotros. En otras palabras, es una persona que podemos admirar, amar, odiar, o envidiar, etc. Esto es relativamente fácil de entender cuando somos completamente conscientes de la forma en que coexistimos con solidaridad o competencia con aquellos que nos rodean.

Al lidiar con alguien de una forma más Simbólica esa persona opera como un apoyo para un tipo de relación más básica. Para entender esto, podemos imaginar a un psicoanalista y su relación con una persona. Por ejemplo, una persona puede repasar su sueño durante la sesión y entonces decir: “Se lo que estás pensando, piensas que me molesta mi madre”. De hecho es poco probable que tenga una interpretación inmediata de lo haya dicho el analista (quién no es un experto de su inconsciente). La afirmación: “Sé lo que estás pensando” probablemente se deba a que la persona está pensando en sí misma, pero no es consciente de ello. En ese momento el psicoanalista podría responder mostrando sorpresa o interés al hecho de que la persona supone que lo hizo. En este intercambio el analizado tratará al psicoanalista en un contexto más Simbólico. El psicoanalista se convierte en un tipo de pantalla en donde se proyecta el inconsciente de una persona (y por lo tanto podrá reflejar esa proyección de nuevo a quién la expresa).

En cuanto a la religión, cuando se emplea la palabra “Dios” yo diría que se utiliza en uno de estos contextos. En un discurso popular “Dios” es interpretado básicamente de una forma Imaginaria. Dios es un ser como nosotros, que habla, piensa, desea, etc. Dios es un ser que podemos amar, odiar, con el que discutir y reconciliarnos. La diferencia entre el teísta y el ateo gira en torno a la idea de que Dios exista o no.

En los círculos teológicos tradicionales Dios opera más en el nivel Simbólico. Aquí Dios no es nombrado como tal, se afirma que lo que decimos sobre Dios nos refleja y que debemos hablar de Dios como “más allá del ser”, “razón de ser”, de alguna manera que evite la idea de que nos “hablamos a nosotros mismos en voz alta” (Karl Barth). Se dice que existe una realidad inefable de que Dios no puede ser interpretado; sin embargo, este Dios que no entendemos nos expone a nosotros mismos.

Aparte de los conceptos Imaginarios y Simbólicos, Lacan también habló de lo Real. Para él lo Real es aquello que irrumpe en nuestras constelaciones Imaginarías y Simbólicas. Lo Real es una ruptura. Lo Real no se puede imaginar o simbolizar, no tiene un espacio y sin embargo ocupa lugar. Lo Real es una grieta dentro de nuestras estructuras políticas, religiosas y culturales existentes, una resistencia que previene que los sistemas afirmen total conocimiento. Es un acontecimiento desestabilizador que amenaza con romper el equilibrio mantenido por nuestros compromisos ideológicos.

Según mi punto de vista la religión primitiva entiende a Dios como un concepto preponderantemente Imaginario (desde los dioses griegos de la antigüedad hasta los dioses del fundamentalismo occidental), mientras que la teología tiende a relacionarse con Dios a nivel Simbólico (onto-teología y pensamiento apofático). En cambio, yo empleo el término “Dios” principalmente como un nombre para lo Real. De hecho, soy parte de la creación de grupos que están fundamentalmente comprometidos con esta idea de invocar a lo Real.

 

Fuente original:

http://peterrollins.net/2014/03/god-is-the-real/

 

Peter Rollins

Peter Rollins

Filósofo, Teólogo, Autor, Conferencista.

Deja un comentario