¿Cómo se mezcla la filosofía con la fe cristiana?

¿Cómo se mezcla la filosofía con la fe cristiana?

La Pregunta que Acecha al Cristianismo de esta semana proviene de Davidson, un estudiante de secundaria de 15 años de edad:

No estoy muy seguro de si esto es cómo tus lectores presentan sus preguntas para ti, pero si lo es, tengo una para ti. Soy un erudito de corazón. Me encanta aprender casi cualquier cosa. Tengo la intención de estudiar teología, inglés y filosofía en Liberty University. Esto último es, además, parte de mi pregunta.

 

Siempre he pensado que los filósofos han sido hombres dotados por Dios que lideraron a las naciones con su brillantez, pero una pregunta sigue fastidiándome: ¿Se pueden mezclar la filosofía y el cristianismo?

 

Mi padre siempre que le hago esta pregunta me dice: “No hay nada nuevo bajo el sol”. En pocas palabras, me está diciendo que la teología es el jefe, y la filosofía y la psicología no tienen nada nuevo o diferente, a pesar de lo que digan. Yo llamo a los tres temas anteriores “La Trinidad de la Humanidad”, si se quiere. Cada uno es esencial para la vida, y aunque la teología sea el jefe, la filosofía y la psicología siguen siendo esenciales de todas maneras. De todas formas, ¿crees que uno puede ser un cristiano y formar nuestras vidas tanto con ideales cristianos como filosóficos?

Muchos de ustedes dejaron comentarios, ¡y hay algunos muy buenos!

Davidson, me alegra que hicieras tu pregunta. A diferencia de la forma en que generalmente respondo a estas preguntas, voy a dirigirme a ti directamente. Tú eres sólo dos años más grande que mi hijo mayor, así que tengo una idea de lo que piensas al considerar tu futuro. Y lo primero que quiero decirte es esto: Por favor, considera la posibilidad de ir a una universidad que no sea Liberty University.

Hace unos años, estaba hablando con un amigo mío que es el presidente del departamento de filosofía en una prominente universidad cristiana. Él es un filósofo muy respetado por derecho propio, y ha enseñado en esta escuela desde hace muchos años. Me dijo que recientemente había sido llamado a la oficina del presidente, donde el presidente, el rector y el decano se habían reunido. Y le preguntaron: “¿Por qué tantos estudiantes de filosofía pierden su fe en nuestra universidad? ¿Qué estás haciendo mal, y cómo se puede arreglar?.

Entonces mi amigo me dijo que era la tercera vez en diez años que había sido llamado a la alfombra para esta misma cosa.

El cristianismo y la filosofía están casados, y son inseparables. Con el debido respeto a tu padre, la teología y la filosofía no pueden divorciarse. Y, sí, un profundo estudio de la filosofía desafiará tu fe y te hará dudar.

Supongo que entre algunos de los primeros seguidores de Jesús, la filosofía no era un problema. Los pescadores galileos probablemente no tenían ninguna formación filosófica. Pero es bastante claro que para el tiempo en que Pablo apareció en escena, en los años 40, la filosofía estaba en juego en su proto-teología. Pablo tuvo una famosa conversación con los filósofos atenienses en el Areópago, y también traicionó su propio fondo en el pensamiento helenizado de sus cartas.

La iglesia primitiva estaba llena de filosofía. En el momento que la nueva fe llegó a Roma, tuvo que lidiar con el paganismo, que por supuesto, estaba familiarizado con las filosofías griegas en las que se basaba. Desde los primeros documentos de la era post-apostólica -por ejemplo, las cartas de Clemente y San Ignacio- todo indica que estos eran hombres que habían aprendido filosofía y estaban traduciendo la joven religión del cristianismo a los modismos de la época.

Luego de andar por la carretera a través de Agustín, Tomás de Aquino, Lutero, Calvino, Wesley y otros, acabas consiguiendo más de lo mismo. Es cierto que te encontrarás con gente en estos días que afirma: “Sólo tienes que seguir a Jesús”. Pero eso solo no es posible. Cuando te acercas al texto bíblico, o a la persona del Cristo Vivo, vienes con presuposiciones. Y otro término para esas presuposiciones es tu filosofía.

Lo que digo, Davidson, es que la filosofía precede a la teología. Esto es similar a la forma en que la filosofía precede a la ciencia. Un científico hace afirmaciones de la verdad acerca de un experimento, digamos. Bueno, todo el método científico de experimentos, hipótesis, falsificables e infalsificables se basa en una comprensión en particular de la verdad y el conocimiento. Y esa es la filosofía.

Con la teología ocurre lo mismo. Tomemos, por ejemplo, mi reciente diálogo con Marcus Borg sobre la naturaleza de la resurrección. Yo diría que nuestras diferentes conclusiones derivan, en última instancia, a partir de diferentes supuestos sobre la naturaleza de la realidad material. Es decir, filosofía. Creo una cosa sobre la realidad material y el tiempo; a partir de ahí hago afirmaciones teológicas sobre la naturaleza de Dios cara a cara con la realidad material, lo que me lleva a mis conclusiones sobre la resurrección.

Así que, podrías preguntarte por qué te animo a mirar universidades distintas a Liberty. Bueno, tiene que ver con la historia de mi amigo, y sobre el mejor lugar de teología en universidades cristianas. Las universidades cristianas son, por su propia naturaleza, confesionales. Sus profesores, muchos de los cuales leen este blog, protestarán diciendo que tienen la misma libertad de investigación académica que sus pares en las escuelas no confesionales. Pero eso simplemente no es cierto, y ha habido muchos informes en Chronicle of Higher Education que corroboran esto, hay un ejemplo de dos profesores que fueron despedidos por haber publicado un artículo en el periódico estudiantil que simplemente sugería que se ganaría leyendo otros libros que no sean la Biblia. Otras universidades cristianas dan a sus profesores más margen de maniobra que eso, pero todas están sujetas a una declaración confesional debido a sus estatutos y administradores, que están interesados en conservar la universidad de la manera en que la recuerdan.

Doy clases para escuelas confesionales, escuelas de posgrado. Y creo que eso es diferente. Una vez que estás expuesto a una amplia franja de humanidades en un programa de artes liberales, estarás bien preparado para la naturaleza más confesional de una escuela de seminario o divinidad.

Algunos objetan que las escuelas no sectarias son tan ideológicas del mismo modo en que las escuelas confesionales son teológicas. En primer lugar, a pesar de que eso sea un tema de conversación en Fox News, simplemente no es cierto. En segundo lugar, las ideologías que existen en las universidades seculares no están arraigadas de la forma en que los compromisos teológicos lo están en una universidad cristiana. Los estatutos de la Universidad de Harvard no comprometen a ser marxista, por ejemplo.

Por último, recuerda esto. No importa dónde termines, y no importa lo que estudies, tus compromisos intelectuales pueden y van a cambiar. Fui a un colegio cuya especialidad religiosa era notoriamente anti-religiosa y cuya especialidad filosófica era estridentemente analítica. Tomé cursos en ambos, aprendí de ambos, y en última instancia, rechacé ambas perspectivas. No fue hasta los 35 años que un seminario doctoral sobre la hermenéutica fenomenológica me introdujo a la perspectiva filosófica que ahora tengo. Pero quién sabe, eso probablemente vaya a cambiar de nuevo.

Así que, joven Davidson, lee profundamente, mantén una mente abierta, y siempre estate preparado para cambiar.

 

Fuente original:

http://tonyj.net/blog/2013/10/25/philosophy-and-theology-are-like-an-old-married-couple-and-theyre-not-getting-divorced-questions-that-haunt/#sthash.I1DNYtqz.dpbs

Tony Jones

Tony Jones

Teólogo, Autor.

Deja un comentario