Bienvenido a la tradición

Bienvenido a la tradición

Cuando hablas y escribes acerca de la Biblia, a menudo escucharas la pregunta ¿Por qué la Biblia es LA BIBLIA? ¿Por qué esta biblioteca? ¿Qué pasa con los libros escritos después de la Biblia? ¿Por qué es la Biblia una biblioteca cerrada y no una biblioteca en curso a la que se puede agregar?

Hay un montón de respuestas a estas preguntas, entre ellas no tengo ni idea y porque eso sería una enorme biblioteca. (Por cierto, la Biblia es un libro bastante grande, ¿correcto? Más de mil páginas. Es curioso que una de las preguntas más comunes acerca de un libro que tiene más de mil páginas sea ¿por qué no es más largo?).

Sin embargo, tú tienes esas preguntas, la gente ha estado hablando y escribiendo sobre Dios/Fe/Jesús/Verdad/Esperanza/Salvación/Luz/Vida desde hace miles de años, lo que significa que hay un pozo infinito de sabiduría y brillantez para que exploremos.

¿Qué tan familiarizado estás con la sabiduría y el brillo de la tradición cristiana? ¿Con los místicos? ¿Los Padres de la Iglesia? ¿Los Franciscanos, los Dominicos, los Jesuitas? ¿Máximo, Macario, Clímaco?

Lo que he visto una y otra vez es que muchas personas religiosas están aisladas de su propia tradición, sin darse cuenta de las cosas inteligentes, interesantes y extraordinarias que ya se han dicho acerca de las preguntas que todos tenemos y los temas que todos encontramos irresistibles.

Hace un tiempo mi amigo Brian Pletcher comenzó a enviarme citas de antiguos escritores ―mayormente padres de la iglesia, pero algunos otros también―. Con el tiempo empecé a pensar que estos escritos son la mejor respuesta a esa pregunta: ¿Por qué aún no se sigue escribiendo la Biblia?

Tal vez sea…

Vamos a empezar con una épica de San Juan Clímaco

Dios pertenece a todos los seres libres. Él es la vida de todos, la salvación de todos los fieles e infieles, justos e injustos, piadosos e impíos, apasionados y desapasionados, monjes y laicos, sabios y sencillos, sanos y enfermos, jóvenes y viejos. Así como el derrame de la luz, la vista del sol y los cambios de estaciones son para todos por igual; “porque no hay acepción de personas para con Dios”.

de La Escalera de Ascenso Divino, Paso 1, pasaje

¡Boom! ¿Ves lo que digo?

Me encanta esta de Kallistos Ware

La verdadera fe es un diálogo constante con la duda, porque Dios es incomparablemente mayor que todas nuestras ideas preconcebidas acerca de Él; nuestros conceptos mentales son ídolos que necesitan ser destrozados. Con el fin de estar completamente vivos, nuestra fe necesita morir continuamente.

de El reino interno: el Volumen 1 de las Obras Completas

Aquí está una de San Juan de Kronstadt

Nunca confundas a la persona, formada a imagen de Dios, con el mal que hay en él, porque el mal no es más que una desgraciada casualidad, una enfermedad, un ensueño diabólico. Pero la esencia misma de la persona es la imagen de Dios, y esta permanece en él a pesar de todas las desfiguraciones.

Y otra de San Máximo el Confesor

El Espíritu Santo está presente incondicionalmente en todas las cosas, en que Él abarca todas las cosas, provee para todos, y vivifica las semillas naturales dentro de ellas.

de The First Century of Various Texts, The Philokalia, vol. II, p. 180

¡Vivifica las semillas naturales!

¿Cuán grande es eso?

Aquí está San Macario el Grande

A menudo sucederá que Satanás insidiosamente se comunicará a tu corazón y dirá: “Piensa en el mal que has hecho; tu alma está llena de pecado, estás agobiado por muchos pecados graves”. No dejes que te engañe cuando él hace esto y no te dejes llevar a la desesperación con el pretexto de que estás siendo humilde. Tú debes contestar: Tengo la garantía de Dios, porque Él dice: “no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino y que viva” (Ezequiel 33:11). ¿Cuál fue el propósito de su descenso a la tierra, excepto para salvar a los pecadores, traer luz a los que estaban en oscuridad y vida a los muertos?

Este extracto es de “The Philokalia”

Y luego está Elder Tadeo

Nuestra vida depende de la clase de pensamientos de los que nos alimentamos. Si nuestros pensamientos son pacíficos, tranquilos, mansos y amables, entonces así es como nuestra vida es. Si nuestra atención es volcada hacia las circunstancias en las que vivimos, seremos atraídos hacia un torbellino de pensamientos y no podremos tener paz ni tranquilidad.

de Nuestros pensamientos determinan nuestras vidas: La vida y enseñanzas de Elder Tadeo, de Vitovnica

Elder Ambrose de Optina nos trae:

Vivir significa simplemente no juzgar. No juzgues a nadie. Por ejemplo, aquí viene Elikonida. Ella pasaba, y eso es todo. Esto es lo que significa simplemente el pensamiento. De lo contrario, al ver a Elikonida pasando tú podrías pensar sobre su lado malo: es tal y tal, su personaje es así y así. Eso no es sencillo.

Para redondear todo esto, algunas reflexiones:

La tradición puede ser algo hermoso.

Comparto esto contigo porque es importante tener siempre en cuenta que tú no eres el primero. Con lo que estés lidiando, cualquier pregunta que tengas, sea cual sea la lucha que enfrentes, alguien ya ha estado allí. Y varios de ellos tienen mucho que enseñarnos.

Bienvenido a la conversación en curso.

Para mucha gente, la forma en que fueron enseñados acerca de la fe se enmarca principalmente en términos de Yo creo X o Y o Z, que es muy diferente de soy parte de una comunidad de personas que se han dirigido en esta dirección en particular durante miles de años… ¿Ves la diferencia? No es que las creencias no estén en el centro de la misma, sino que la espiritualidad occidental ha puesto tanto énfasis en el individuo que para muchas personas las dimensiones comunales de la fe se han perdido en el camino.

Y entonces una más, sólo para mantenernos en la realidad, esta de San Antonio el Grande:

Decir que Dios se aleja de los pecadores es como decir que el sol se esconde de los ciegos.

Rob Bell

Rob Bell

Autor, Conferencista.

Deja un comentario