AMOR: Semana 2, día 7. Resumen.

AMOR: Semana 2, día 7. Resumen.

Lo que buscas es lo que eres. (Día 1)

El conocimiento interno del amor de Dios es en sí mismo la Presencia Interior. (Día 2)

“Cualquiera que ama es nacido de Dios y conoce a Dios… porque Dios es amor” —1 Juan 4:7-8 (Día 3)

La intimidad (la vulnerabilidad mutua) es la única puerta de acceso al templo del amor humano o divino. (Día 4)

Amor es lo que eres así como aquello en lo que te estás convirtiendo. (Día 5)

Sólo el amor, y tu profunda necesidad por el amor, reconoce el amor en todas partes. (Día 6)

Práctica: Lectio Divina

La Lectio Divina es una manera contemplativa de leer pasajes cortos del texto sagrado. Con la primera lectura, escucha con los oídos de tu corazón una frase o palabra que destaque para ti. Durante la segunda lectura, reflexiona en lo que te conmueve, quizás hablando ese responsorio en voz alta o escribiendo en un diario. Luego de leer el pasaje por tercera vez, responde con una oración o una expresión de lo que hayas experimentado y lo que te llame a ti. Finalmente, descansa en silencio luego de la cuarta lectura.

Te invito a practicar la Lectio Divina con esta ancestral canción de amor:

AMANTE:

Única es mi paloma sin defecto,

única para su madre,

favorita de la que la parió.

Al verla, muchachas la felicitan,

reinas y concubinas la ensalzan.

“¿Quién es esa que surge como el alba,

bella como la luna,

radiante como el sol,

e imponente como ejército

con las banderas desplegadas?”.

A mi nogueral bajé

a ver los brotes del valle,

a ver las vides en cierne

y los granados en flor.

Y sin que me diera cuenta

me sentí transportada

al carruaje de mi príncipe.

AMADA:

Tu paladar es como vino bueno

que me baja suavemente,

remojando los labios y los dientes.

Yo pertenezco a mi amor

que siente pasión por mí.

Ven, amor mío, vayamos al campo

y pasemos la noche en las aldeas.

De madrugada iremos a las viñas

a ver si están en cierne las vides,

si despuntan los retoños,

si florecen los granados.

¡Y allí te daré mi amor!

Las mandrágoras esparcen sus aromas

y a la puerta están todos los frutos,

tanto nuevos como añejos,

que he guardado, amor mío, para ti.

Grábame como un sello

sobre tu corazón,

como un sello en tu brazo;

porque el amor es más fuerte que la muerte,

la pasión, más implacable que el abismo.

Sus saetas son saetas de fuego,

llamarada divina.

No podrán los océanos

apagar el amor,

ni los ríos anegarlo.

Cantar de los Cantares 6:9-12, 7:10-14, 8:6-7 (Biblia La Palabra España)

Fuente original:
https://cac.org/love-week-2-summary-2016-01-09/

Richard Rohr

Richard Rohr

Autor, Monje Franciscano.

Deja un comentario