AMOR: Semana 2, día 2. El secreto oculto.

AMOR: Semana 2, día 2. El secreto oculto.

Buenaventura, el filósofo y teólogo franciscano, enseñó que “Dios nos ama a cada uno de nosotros de una manera particular e incomparable, como si se tratase de una novia y un novio”. Francisco y Clara de Asís sabían que el amor que Dios tiene por cada alma es único y hecho a la medida, y es la razón por la que cada persona “salva” se siente amada, escogida e, incluso, la “favorita de Dios”. Muchos de los personajes bíblicos también conocían y experimentaban este sentimiento de ser especiales. La intimidad divina es siempre y precisamente particular y hecha a la medida… por lo tanto, “íntima”.

El conocimiento interno del amor de Dios es descrito como la alegría misma (Juan 15:11). Este conocimiento interno es en sí mismo la Presencia Interior. Pero, ¿qué es primero? ¿Sentirse seguro y sostenido por Dios te permite tratar a los demás de la misma manera? ¿O la ternura humana te permite imaginar que Dios debe ser igual, pero infinito? No creo que en verdad importe dónde comienzas; lo importante es que puedas aprovechar este gran secreto, vengas de un lado o de otro.

Sí, “el secreto” o, incluso, “el secreto oculto” es como lo llamaban escritores como el salmista (25:14), Pablo, Rumi, Hafiz, Buenaventura, Juliana de Norwich y muchos místicos. Y por alguna triste razón, parece ser un secreto bien guardado. Jesús alaba a Dios por “haber ocultado estas cosas a los sabios e inteligentes y revelarlas sólo a los pequeños” (Mateo 11:25). Bien, ¿qué es lo que los sabios e inteligentes muchas veces no pueden ver?

El gran secreto oculto es este: hay un Dios infinito que busca y desea tener intimidad con el alma humana. Una vez que experimentas tal intimidad, sólo el lenguaje íntimo de los amantes describe lo que te está sucediendo: misterio, ternura, singularidad, ser especial, cambio de las normas “para mí”, desnudez, riesgo, éxtasis, anhelo incesante y, por supuesto, también el necesario sufrimiento. Este es el vocabulario místico de los santos.

Fuente original:
https://cac.org/the-hidden-secret-2016-01-04/

Richard Rohr

Richard Rohr

Autor, Monje Franciscano.

Deja un comentario