5 razones por las que probablemente no deberías asistir a una cena Seder

5 razones por las que probablemente no deberías asistir a una cena Seder

Es Pascua hasta esta noche, y un montón de cristianos ―especialmente los evangélicos― están asistiendo a cenas de Pascua Seder. Pero no son las cenas Seder tradicionales, con judíos. No, son ritos auto-delegados, a veces organizados por un judío “mesiánico”, y a veces sólo por cristianos que han leído una entrada de Wikipedia.

He estado en una Seder el último par de años. Mi familia y yo hemos sido acogidos por el rabino Joseph Edelheit, un eventual colaborador de este blog, y un querido amigo. En su papel como director del programa de estudios religiosos en la Universidad Estatal de St. Cloud, Joseph ha organizado cenas Seder para estudiantes cristianos ―en el campus del ministerio Luterano por ejemplo―, pero la diferencia es que él es realmente judío. Es un rabino. No está actuando. Esto es realmente lo suyo.

Muchos cristianos, en particular los evangélicos, se sienten atraídos por el cristianismo primitivo. Ellos quieren seguir a Jesús como aquellos primeros cristianos antes de que Constantino y Carlomagno embarraran la cristiandad. Personalmente, creo que es un objetivo noble y no estoy totalmente en contra. Sin embargo, tener una comida Seder en tu iglesia o colegio cristiano no es la manera de hacerlo. He aquí por qué:

 

  1. Sabemos muy poco de la comida de Pascua de Jesús. Los mismos Evangelios son inexactos sobre la comida, ya sea si tomó lugar en la Pascua o la noche antes de la Pascua. En los sinópticos (y Pablo) hay pan y vino, pero en Juan sólo un tazón en el que tanto Judas como Jesús sumergieron sus manos. El pan y el vino, bendecirlo y compartirlo, era común para cualquier comida de Sabbath en familia o con amigos. La cena de Pascua en el primer siglo seguramente incluía carne, pero no hay ninguna mención de eso en los Evangelios, o de Pablo.
  1. La cena del Seder, como la conocemos, se desarrolló bien después de Jesús. Antes del 70 d. C. la Pascua era una fiesta que se celebraba yendo a Jerusalén, al templo. Es por eso que Jesús y los discípulos fueron allí. No fue sino hasta después de que el templo fue arrasado que el moderno judaísmo rabínico nació, y junto con él las prácticas y ritos que conocemos ahora como culto de la sinagoga y las prácticas hogareñas como la cena del Seder. En otras palabras, Jesús no comió rábano picante o bebió agua salada.
  1. Las comidas eucarísticas de los primeros cristianos no tomaron forma antes del Seder, sino después de las comidas de los simposios greco-romanos. En un simposio, familiares y amigos se reunían en una comida para discutir de filosofía, de los dioses, del gobierno y temas similares. Las distinciones sociales eran ignoradas temporalmente; hombres y mujeres comían juntos. La cena eucarística en la iglesia primitiva tomó este concepto y lo amplificó, incluso permitiendo que los esclavos los acompañaran.
  1. La iglesia primitiva a menudo se reunía para la eucaristía en los cementerios. En el mundo romano, los amigos y familiares de una persona fallecida se reunirían ante la persona fallecida en la necrópolis el 3er y 30vo día después de la muerte y tendrían una fiesta en el sarcófago. La fiesta fue llamada refrigerium, que significa “refrigerio” por los muertos, e inclusive la parte superior del sarcófago tenía un agujero para pasar la comida y el vino dentro del ataúd. Los primeros cristianos, a menudo perseguidos por reunirse, tomaron esta práctica porque los funcionarios romanos tenían tanto respeto por los muertos que la iglesia podría reunirse sin ser molestada en el cementerio. Tanto éxito tuvo este rito que los cristianos comenzaron a celebrar los aniversarios de los mártires reuniéndose en sus tumbas y teniendo una fiesta toda la noche, una de las pocas veces en que a las mujeres se les permitía andar de noche en el mundo antiguo. La práctica era todavía común a finales del siglo IV, tanto que Ambrosio y Agustín predicaron en contra de ella, pero fue en vano.
  1. ¿Cómo te sentirías si un rabino o un imán realizaran un simulacro de bautismo? Eso sería bastante raro ¿no? Eso es más o menos lo que pasa cuando los cristianos toman una práctica que es central para el judaísmo e intentan recrearla con un sentido cristiano. Virtualmente, cada judío al que le pregunté sobre esto encuentra a ofensiva a la práctica.

Por lo tanto, si deseas recrear una práctica de la iglesia primitiva, prepara un almuerzo y una botella de vino y ve a tener una fiesta en un cementerio. O celebra un simposio griego, invitando a personas de diferentes razas y clases que tú. Eso sería una gran manera de ser fiel a la iglesia primitiva, sin pisar la práctica de otra religión.

 

Fuente original:

http://tonyj.net/blog/2014/04/15/five-reasons-you-probably-shouldnt-attend-a-christian-seder/

Tony Jones

Tony Jones

Teólogo, Autor.

Deja un comentario