Consejos sobre hacer amigos luego de dejar la iglesia

Cuando dejamos la iglesia, una de las cosas más difíciles de hacer es construir nuevas relaciones.

Porque probablemente perderás la mayoría si no todos los amigos que tuviste.

He pasado por esto, he aprendido mucho y quiero compartirte algunos consejos.

  • Cambia tus expectativas. El otro día publiqué algo en mis redes sociales que tuvo muchas reacciones. Aquí está: «Acabo de responderle a alguien que me pregunta cómo encontrar comunidad al salir de la iglesia. Le respondí: ‘NUNCA encontrarás la misma calidad de comunidad que tenías en la iglesia. Eso es un hecho'». No le atribuí ningún valor a mi elección de la palabra ‘calidad’. La calidad puede ser pobre o excelente. Mi punto es que la calidad de la comunión eclesial es diferente a cualquier otra cosa. Cuando estamos en la iglesia, recibimos toda una red de amigos para amar y grupos para unirnos. Si vienes de una iglesia más carismática o que promovía los grupos pequeños, el nivel de intimidad que experimentaste allí no puede ser igualado a una escala tan grande. De hecho, he llegado a la conclusión de que no es normal o natural y que a menudo no es saludable. Cuando entres en el mundo real de la interacción y las relaciones sociales, te será difícil reemplazar la escala y el nivel de intimidad que experimentaste en tu iglesia. Es normal que la mayoría de las personas solo tengan unos pocos amigos íntimos, luego una red más amplia de amigos, y luego una red aún más amplia de conocidos. Esto es normal, y puede disfrutarse un gran placer con este modelo normal. Muchos de nosotros, dejamos atrás una intimidad antinatural y, a menudo, tóxica, que no puede ni debe ser igualada en el mundo real.

 

  • Déjate de relaciones malsanas. ¿Recuerdas sentirte como si tuvieras que ser totalmente abierto, honesto y vulnerable en todo momento en la iglesia? No podías guardar secretos. Estabas constantemente en modo confesional. Todos tus pecados eran sacados a la luz con el riesgo perpetuo de ser perdonado y restaurado o condenado y rechazado. Gente: esto no es normal. Eso no es saludable. La increíble presión para ajustarse a las expectativas de la comunidad crea lo que parecen auténticas amistades cuando en realidad son tenues y riesgosas, una verdad que descubres cuando abandonas la iglesia. En el mundo real con amigos reales, la autenticidad significa ser uno mismo y ser real sin el riesgo de ser rechazado debido a que la conformidad con el pensamiento del grupo no es un requisito. O no debería serlo. Estoy hablando de relaciones reales. Ahora, en lugar de ser forzado a amar a personas que son tóxicas e incluso abusivas contigo, puedes elegir con quién te rodeas. Ahora, en lugar de estar en relaciones que son impulsadas por un propósito incesante, puedes encontrar relaciones relajadas sin intereses explícitos u ocultos. Sé sano. Se sabio. Sé cuidadoso. Sé maduro. Elige relaciones sanas y acaba con las tóxicas.

 

  • Haz el trabajo. ¿Sabes que la mayoría de las personas en el mundo real solo tienen algunas personas a las que pueden llamar amigos? De hecho, ¡conozco a algunas personas que no tienen ninguno! La iglesia nos da la impresión errónea de que es posible tener intimidad con cien personas. Eso no solo es poco realista. ¡No es sano! Se necesita un trabajo serio para construir amistades genuinas. Lisa y yo descubrimos que, si no iniciamos, rara vez sucederá. La mayoría de las personas están ocupadas o se sienten inseguras al tratar de entablar amistades, o ni siquiera saben cómo hacerlo. Entonces, Lisa y yo tomamos el asunto en nuestras propias manos y contactamos a las personas e intentamos reunirnos con ellos. Si parece que una relación tiene potencial, entonces vamos tras ello activa y persistentemente. No lo tomamos personal cuando no nos llaman. A menos que cierta persona o pareja no se interese, haremos todo lo posible para reunirnos con ellos. Pero se necesita intención, planificación, tenacidad y trabajo. No hay otra manera. Pero está funcionando para nosotros. No se parece en nada a la iglesia en donde nos daban personas, lugares y oportunidades para reunirnos al menos una vez a la semana. Ahora tenemos que encontrar a la gente, elegir el lugar, luego planificar y crear la oportunidad. Eso requiere esfuerzo.

La soledad apesta. Hace triste la vida. Si te pasa esto, sigue mi consejo. Aplícalo.

Apuesto a que funcionará.

Fuente original:

https://nakedpastor.com/advice-on-making-friends-after-leaving-the-church/

10 razones por las que la Iglesia es la perfecta cultura para el abuso
David Hayward

Acerca de David Hayward

Ilustrador, Autor.

Ver todas las entradas de David Hayward →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *