Sólo espera a que tu padre llegue a casa

Hay algunas palabras hebreas que realmente no se pueden traducir al español, y pakad es una de las más fascinantes. Puede ser una palabra maravillosa o una terrible, dependiendo del contexto.

¿Cómo puede ser esto? Bueno, imagina que tienes doce años de nuevo. Una tarde tu mamá te grita: “¡Sólo espera a que llegue tu padre!”.

¿Qué quiso decir?

Depende del contexto.

Tal vez sea tu cumpleaños y tu padre haya ido a buscar pizza, helado y globos para la gran fiesta que vas a tener. Entonces tú no puedes esperar.

Pero, tal vez tu mamá acaba de descubrir un boletín escolar lleno de malas notas bajo un montón de ropa sucia en tu asquerosa habitación. Entonces tiene un matiz muy ominoso.

Eso es algo de lo que significa la palabra “pakad“. Puede ser maravillosa o terrible dependiendo de dónde se encuentre.

La versión King James traduce pakad como “visita”, pero rápidamente se puede decir que “visita” no es la palabra que utilizamos normalmente. Nunca se refiere a llamar a la puerta de una persona y decir hola. Pero probablemente la hayas escuchado en el Salmo 8:4:

¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él? ¿Y el hijo del hombre para que lo visites?

Las versiones modernas traducen aquí “visites” como “cuidar”. Lo encontrarás de nuevo en Rut 1:6, donde Dios “visitó” a su pueblo poniendo fin a su hambre. Aquí significa que Dios vino en su ayuda, los rescató de su crisis. Y luego, en 1 Samuel 2:21, Dios “visita” a Ana contestando sus oraciones llenas de lágrimas por un hijo.

Puede ser una cosa maravillosa cuando Dios te “visita” en el sentido de responder a tus oraciones y rescatarte de la angustia. Y simplemente es increíble que Dios cuide y se acuerde de nosotros y nuestras necesidades diarias.

Visitando pecados

Pero ahora, considera cómo se utiliza “pakad” en Éxodo 32:34:

“…más el día que yo los visite, los castigaré por su pecado”.

Aquí tiene implicaciones muy negativas. Tu temes este tipo de “visita”, al igual que temes que tu papá llegue a casa cuando estás en serios problemas con tu mamá.

En cada una de estas líneas, tanto positivas como negativas, pakad se refiere a la idea de “prestar atención”. Cuando Dios presta atención a una persona, se preocupa por ellos. Cuando se presta atención a las oraciones de alguien, él las responde. Pero cuando presta atención a los pecados de alguien, él los castiga.

Los profetas eran plenamente conscientes del doble filo de la palabra pakad, y lo habrían remarcado utilizando los dos significados en la misma línea. Basta con escuchar cómo Jeremías la usó de una manera poética y paradójica para denunciar el liderazgo corrupto de Israel en Jeremías 23:2.

Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras, dice Jehová.

¡Porque no han pakad-o a sus ovejas, él los pakad-a a ellos por sus pecados!

Unas pocas líneas después, en Jeremías 23:12, el profeta emplea de nuevo esta palabra para hablar de “el año de su visitación” (pekudah). Jeremías estaba anunciando que pronto llegaría el tiempo cuando Dios centraría su atención como un rayo láser sobre el estado de su nación. ¿Sería un momento de gran luz o uno de gran destrucción? A causa de su pecado, sería un desastre inimaginable.

Jesús también anunció la visitación de Dios

Como Jeremías, Jesús también vivió en una época de corrupción, y también predijo que la devastación vendría sobre Jerusalén. Y al igual que Jeremías, Jesús usó pakad para hacer una poderosa declaración profética en Lucas 19:42-44:

¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.

Jesús no estaba simplemente refiriéndose a la forma en que había “visitado” la tierra. Más bien, él estaba usando la frase “el tiempo de tu visitación” para hablar de un ominoso tiempo de examinación de los hechos de su pueblo por parte de Dios. Podría ser un tiempo de salvación de Dios o, más probablemente, un tiempo de castigo.

De hecho, la venida de Cristo capturó el sentido fuerte de la palabra pakad en su contexto hebreo. Para aquellos que se arrepintieron y siguieron a Cristo, Dios había venido en su rescate para salvarlos eternamente. Pero para aquellos que lo ignoraron, sería la fuente de su castigo, cuando Dios “visitaría” sus pecados en el juicio venidero.

 

Fuente original:

http://ourrabbijesus.com/articles/just-wait-until-your-father-gets-home/

Shemá: Oír es obedecer
Nueva luz sobre la última semana de Jesús, Parte 1
Lois Tverberg

Acerca de Lois Tverberg

Autora.

Ver todas las entradas de Lois Tverberg →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *