Matrimonio interreligioso

Aquí está la Pregunta:

Soy una británica blanca y estoy casada con un británico nigeriano. Ambos somos cristianos, pero enfrentamos una gran cantidad de hostilidad por parte de una de nuestras familias cuando nos casamos. Las relaciones dañadas en ese momento aún no han sanado, aunque algo de la oposición a nuestra decisión de casarnos se ha reducido. Debido a esta experiencia, siempre he sido muy acogedora y predispuesta a aceptar a los demás que enfrentan situaciones similares. Un amigo nuestro está comprometido con alguien de otra comunidad racial y religiosa. Mi marido y yo hemos aceptado esto sin ningún cuestionamiento. Nosotros, a pesar de que no podemos encontrar escritura que respalde nuestra posición, sentimos en nuestros corazones que hacer otra cosa que no sea apoyarlos y amarlos de todo corazón sería un error. Estamos muy interesados en saber lo que piensas de las relaciones interreligiosas. Solo he oído enfoques bíblicos que condenan este tipo de relaciones. Me preguntaba si sentías que había otra manera de ver las cosas. Gracias por tomarte el tiempo para leer mi correo electrónico.

Aquí está la Respuesta:

En primer lugar, gracias por plantear esta importante cuestión. Cada vez que ocurre un matrimonio interreligioso, las hostilidades interreligiosas generalizadas de las que escribí en mi libro más reciente se localizan en una pareja y sus dos familias. Lo mismo pasa cada vez que ocurre un matrimonio interracial. En tu caso, el hecho de que ambas familias fuesen cristianas no supera a los problemas raciales en las mentes de algunos miembros familiares.

El hecho de que la religión y la raza a menudo superpongan “tiendas de identidad” (una imagen que utilizo en el libro) nos recuerda cuan complejas, multi-capas y conflictivas son nuestras identidades. Eso crea drama, tensión y dolor, como tu bien sabes, pero también hace posible una concreta expresión de sanación y amor. Cada vez que los padres, previamente perjudicados, aprenden a amar a un yerno o nuera de otra raza o religión y cada vez que se convierten en apasionados amantes y defensores de sus nietos, creo que damos un paso hacia adelante como humanidad… hacia un mayor reconocimiento de que todos estamos, de hecho, relacionados, sea cual sea nuestra raza, nacionalidad, religión, clase, etc. Y cada vez que una pareja cuyos padres no los aceptan plenamente se las arregla para seguir mostrando amor y paciencia hacia sus padres, confiando en que con el tiempo van a entrar en razón, eso es un paso hacia adelante también.

Cuando se trata de matrimonio -sin duda una de las decisiones más monumentales de la vida- hay riesgos, costos, beneficios y sorpresas implícitos en cada propuesta y aceptación. Mis muchos amigos en matrimonios interreligiosos -incluyendo varios amigos que son pastores- pueden dar testimonio acerca de todos los riesgos y costos, así como de los beneficios y sorpresas. Acabo de leer el manuscrito de un excelente libro escrito por una autora cristiana y un rabino que están casados entre sí, se llama Mixed-Up Love y estará disponible en octubre. He aquí una cita del libro:

Citas, compromiso, niños y familia, todo es trabajo duro, y no es nada más fácil cuando provienes de diferentes trasfondos religiosos. Jon M. Sweeney, un escritor espiritual católico, y Michal Woll, una rabino reconstruccionista, viven los desafíos de una relación interreligiosa cotidiana como marido y mujer y padres de su hija, Sima, que está siendo criada judía. En MIXED-UP LOVE (Amor Mezclado), la pareja explora cómo las relaciones inter-religiosas pueden afectar las citas, las funciones familiares, propuestas, las bodas, la crianza de los hijos y los rituales de nacimiento, vida y muerte.

Para mí, cuando tú y tu marido muestran amor y apoyo a otra pareja que es rechazada por sus familias, están viviendo su compromiso cristiano haciendo a los demás lo que les gustaría que hicieran con ustedes. Tal vez Dios les permita ser pacificadores en una situación conflictiva. Como mínimo, serán amigos de una pareja que necesita algunos amigos, ahora más que nunca.

Un pensamiento más. Al final del día, es esencial recordar que la aceptación no se trata de aprobación. Independientemente de si tú apruebas las decisiones de alguien, todavía puedes aceptarlos como persona. Creo que llegaremos a ser más como Cristo cuando aprendamos a extender plena y profunda aceptación hacia los demás, independientemente de nuestra aprobación de su comportamiento.

Fuente original:
http://brianmclaren.net/archives/blog/i-am-white-british-and.html

Más allá
Pablo, Romanos 1, homosexuales y lesbianas
Brian McLaren

Acerca de Brian McLaren

Pastor, Autor, Activista y Conferencista.

Ver todas las entradas de Brian McLaren →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *