La realidad de Satanás

Aquí está la Pregunta:

Me interesaba mucho leer un breve artículo escrito por ti en respuesta a alguien que cuestiona la realidad de Satanás como una personal real.

He luchado con esto durante la mayor parte de mi vida cristiana, leí un buen número de opiniones y traté a mi manera de llegar a algunas conclusiones. Hasta la fecha, no he logrado ese objetivo.

Me gustaría mucho creer las ideas que propones (muy similares a las de Dave Tomlinson y por supuesto a las de Walter Wink), y digo eso, pero hay una serie de obstáculos que me parece que no puedo sortear:

  1. ¿Con que trataba Jesús cuando se lo describía expulsando demonios? Y, ¿a qué crees que se refería cuando hablaba de Satanás (por ejemplo, haber caído del cielo como un rayo)?
  2. En mi trabajo me he topado con varias personas que sufrieron graves abusos a manos de cultos satánicos. En mis encuentros con ellos, siempre han manifestado estar convencidos de la existencia de un diablo personal, y hablaron de malos espíritus como seres muy reales, hasta sabiendo cómo instruir a otros en el culto de “adquirir” espíritus.
  3. ¿Qué crees que pasa con las personas que se someten al ministerio de liberación cuando reaccionan en ocasiones de maneras muy violentas, y pareciera que llegan un punto en que experimentan libertad?

Para ser honesto, no me parece extraño ni ilógico que pareciera haber una fuerza personal en oposición a Dios en el universo con aparentemente tan tremendo poder, de casi un semidiós, pero hasta que no pueda resolver estos problemas (y probablemente algunos otros que no puedo pensar en este momento) encuentro difícil llegar a una resolución.

Si tienes el tiempo y puedes ofrecer algunos pensamientos, estaría muy agradecido.

 

 Aquí está la Respuesta:

Lo primero que tengo que decir es que si tu actual teoría o comprensión del mal, Satanás, etc., funciona para ti, haces lo correcto en no cambiarla. Si tu comprensión actual no funciona, sería bueno comenzar identificando los problemas que tienes con ella. A menudo encuentro que nuestras opciones no están entre una comprensión sin problemas y una con un montón de problemas, sino entre dos (o más) comprensiones con problemas. Muchas veces no elegimos entre los problemas y las soluciones, sino entre los mayores y menores tipos de problemas. En cuanto a tus preguntas:

¿Con que trataba Jesús cuando se lo describía expulsando demonios? Y, ¿a qué crees que se refería cuando hablaba de Satanás (por ejemplo, haber caído del cielo como un rayo)?

En respuesta a esto, no quiero decir “los antiguos estaban equivocados y nosotros los modernos tenemos razón”. Me imagino que dentro de 200 años, muchas de nuestras ideas de 2014 ―especialmente aquellas sobre el malestar y el bienestar humano― serán consideradas bastante atrasadas. Pero cuando leo los evangelios, tiendo a asociar los síntomas de “posesión demoníaca” (ataques, arrebatos, comportamientos autodestructivos) con enfermedad mental extrema. Así que podríamos entender que Jesús curaba una enfermedad mental. Pero tampoco puedo dejar de pensar que los demonios “poseen” u “ocupan” a la gente en los evangelios, y que la realidad política primaria de la gente era que estaban poseídos u ocupados por los romanos. Así que me pregunto si los escritores de los evangelios nos están diciendo que las tensiones sociales/políticas/económicas se expresan en los comportamientos individuales… Nosotros como individuos localizamos las más grandes tensiones sociales. Y Jesús busca liberar a las personas (desparalizarlos) como individuos de los sistemas que oprimen. Entonces pueden convertirse en “protagonistas de su liberación en curso”.

En mi trabajo me he topado con varias personas que sufrieron graves abusos a manos de cultos satánicos. En mis encuentros con ellos, siempre han manifestado estar convencidos de la existencia de un diablo personal, y hablaron de malos espíritus como seres muy reales, hasta sabiendo cómo instruir a otros en el culto de “adquirir” espíritus.

He conocido a muchas personas que les gusta esto. Como estoy seguro de que ya sabes, hay dudas sobre la credibilidad de muchas de estas historias. (La saga Mike Warnke de los años 70 y 80 es otro ejemplo de una especie de mitología contemporánea construida alrededor del satanismo). Si quieres escuchar una visión alternativa de alguien que estuvo profundamente involucrado en lo oculto y el “satanismo”, también debes leer Satanás de John Anderson.

¿Qué crees que pasa con las personas que se someten al ministerio de liberación cuando reaccionan en ocasiones de maneras muy violentas, y pareciera que llegan a un punto en que experimentan libertad?

No quiero generalizar acerca de la experiencia de las personas o hablar de ellas en forma reduccionista. Pero la mente es poderosa y compleja, y la esclavitud es real, y la libertad es real. También tendría que añadir que en mis años como pastor, he conocido a muchas personas que afirmaron ser curados a través de un ministerio de liberación, pero un día, una semana o un mes más tarde, no estuvieron mucho mejor.

Junto con el trabajo pionero de Walter Wink, estoy muy impresionado con el trabajo de René Girard sobre este tema. Si no has leído “Yo vi a Satanás caer como un relámpago” de Girard, te animo a leerlo.

Además, en mi próximo libro, abordo este tema en un par de ocasiones, junto con las cuestiones más amplias acerca de cómo leemos la Biblia.

 

Fuente original:

http://brianmclaren.net/archives/blog/you-obviously-will-not-know.html

La pregunta de la propiciación
Más allá
Brian McLaren

Acerca de Brian McLaren

Pastor, Autor, Activista y Conferencista.

Ver todas las entradas de Brian McLaren →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *