11 Él no murió por vos, al menos no de esa única manera que nos suelen repetir (Sustitución Penal) Parte 2

header_wtf

EL ORIGEN

Algunos datos. La doctrina de la sustitución penal, en tanto elaboración teológica, no tiene sus orígenes en los evangelios, sino en interpretaciones de interpretaciones paulinas y, significativamente, en las interpretaciones de “Los sufrimientos del Siervo del Señor”, Isaías 52 y 53. Y cómo ya adelantamos en la entrega anterior, quién se toma la menuda tarea de sistematizar racionalmente las primicias de esta doctrina es San Anselmo, allá por los años 1000 d.C.

Luego, los reformadores Lutero y especialmente Calvino, terminaron de internalizar, consolidar y enviar esta propuesta al mundo. Hablando de consolidar y enviar, me viene a la mente la lógica empresarial de la iglesia celular, GANAR, CONSOLIDAR, DISCIPULAR y ENVIAR. Pero nada que ver, así que sigamos…

Cur Deus Homo, ¿Porqué Dios se hizo hombre? Es la propuesta literaria de Anselmo para exponer su teoría. Encarada de una manera racional y no exegética. No parte de un argumento basado en la persona histórica de Jesús, ni tampoco hace referencias a versículos bíblicos.[1] Surprise!

EL ENTORNO CULTURAL

Cuenta la historia que, en aquellos días, plena era feudal, todo lenguaje romántico, pasional y con tintes femeninos era mal visto. ¿Qué sería en aquellos tiempos de los que hoy dicen cosas como “Intimidad con el Amado”? a pesar de que su teología es pro penal sustitución… Bueno, no lo sabemos…

La vida de Anselmo se encuentra dentro de la primera síntesis medieval, es decir la alta edad media. Comprendida entre los siglos V y XI-XII. Esta primera parte, se distingue de la segunda síntesis por su fuerte impronta platónica. Iniciándose específicamente en la Cristiandad con los Padres Griegos y culminando en lo que se ha llamado el pensamiento del Monacato.

Si bien Anselmo se ubica hacia el final de este periodo siendo considerado inclusive como el primer escolástico, la orientación general de su pensamiento es agustiniana con influencia neoplatónica. En correspondencia al espíritu de su época.

Y como las elaboraciones teológicas nunca escapan al contexto, sino que reflejan claramente el espíritu de la época: Dios, fue visto con las lentes del feudalismo, del neoplatonismo más la impronta jurídica romana. Una verdadera… piiiiiip bueno, un desastre.

En consecuencia, majestuoso, poderoso, digno del máximo honor. Soberano absoluto. Bien machito, nada de rosa por el cielo. Claro, porque su lugar es el cielo, santo, alejado de todo pecado. Si lo de “Dios entre nosotros” es solo una jesuseada más…

De ahí que, la teoría de Anselmo esté marcada por su contexto cultural y eclesiástico. Empapada de la ley romana con sus conceptos de castigo y deuda. [2]

 SECUENCIAS

En este brevísimo apartado, intentaremos exponer muy sintéticamente las secuencias lógicas de al menos dos de las teorías objetivas. Claro, La sustitución penal, entre otras maneras de explicar la muerte de Jesús, se encuentra dentro de las llamadas teorías objetivas.

Se les dice “objetivas” porque pretenden argumentar que la necesidad de la muerte de Jesús, radica en la naturaleza o las funciones de Dios.[3] Woow! Qué osados, ¿no?

Luego hay otro grupo que contiene otras maneras de explicar la muerte de Jesús, y se agrupan bajo el nombre de “Las teorías subjetivas”. Todo un mundo, ¿no? Bueno, ya sabes cómo es esto de la diversidad. Solo que el miedo nos hace ver el mundo/realidad de una manera binaria; blancos o negros, buenos o malos, santos o pecadores, varón o hembra, cielo o infierno…

Siguiendo la enumeración que hace Garrett, a continuación, pasaremos a mencionarlas.

Sin embargo, solo voy a exponer dos de las teorías objetivas. Por dos cuestiones, por espacio/tiempo y porque son –desde mi perspectiva- las que más refieren a nuestro mundillo evangelical. De las subjetivas nos ocuparemos hacia el final de esta serie.

 TEORÍAS OBJETIVAS

Teoría de la satisfacción de Anselmo, teoría de la sustitución penal de Calvino, teoría gubernativa de Grocio, teoría de confesión sustitutiva de Campbell y teoría del sacrificio de Hicks y Taylor.

CUR DEUS HOMO, LAS SECUENCIAS…

En Anselmo, Dios se merece honor (cómo el señorito feudal y mucho más). El hombre fue creado por Dios para la beatitud (Beatitud en su contexto posiblemente tiene que ver con una felicidad perfecta o última. Aquella que viene por la sabiduría y el conocimiento de Dios. Por poseer el conocimiento de Dios, es decir una relación intelectual, una felicidad intelectual. Una actitud meramente contemplativa, que SATISFACE UN APETITO MERAMENTE RACIONAL o sea una ACTITUD DES-CAR-NA-DA… ¿QUE TENDRÁ QUE VER CON EL PROYECTO DEL REINO DE DIOS NO?)

El pecado consiste en no darle a Dios lo que se merece, en consecuencia, estamos en deuda.

Entonces, ¿cómo alcanzar ese bien que satisface nuestro apetito racional de felicidad, como alcanzar la beatitud? Más, si luego añade que sin remisión de pecados no hay beatitud.

Sigamos, Dios está ofendido porque no tiene su honor, en consecuencia, los seres humanos necesitan darle una SATISFACCIÓN. Pero como el hombre es imperfecto no puede ofrecer completa satisfacción. Entonces: DIOS-HOMBRE.

Y ahora voy a citar algo literal de Don Anselmo: “Dios no puede perdonar misericordiosamente sin recibir satisfacción alguna”. ¿Cómo lo sabe? En realidad, no lo sabe, solo responde a su lógica argumentativa…

¡Pero hay más! El pensamiento humano siempre puede retorcerse un poco más…

Lo opuesto a la satisfacción es el castigo. El castigo impide la beatitud.  

Solo Dios puede dar la satisfacción necesaria (al mejor estilo de padre violento, “eres un inútil, lo haces todo mal, lo haré yo por ti” …).

Por eso el Dios-hombre ofrece su vida voluntariamente y al morir se entrega al honor de Dios. (O sea, por amor propio, por su honor herido se satisface a él mismo).

 Su muerte hace de recompensa por las deudas de todos los hombres (sin embargo, la costumbre del pecado sigue estando entre nosotros y nuestra finitud sigue tan finita como siempre).

 ANSELMO DE CANTERBURY 3:49-137

CALVINEITOR

En Calvino, el énfasis está en la justicia de Dios. Y por eso Cristo recibe el castigo que debíamos recibir todos nosotros (mucho más parecido a lo que escuchamos hoy en día en el submundo evangélico).

No se trata de satisfacer el honor de Dios, sino de la justicia de Dios. Afirma: “Dios como juez justo, no permite que su ley sea quebrantada sin castigo”.

“Jesús, por medio de su muerte cargó con el castigo que merecían los seres humanos por sus pecados”, “Logró que Dios fuera favorable y apaciguó la ira de Dios”.

La culpa es transferida y el resultado es nuestra absolución.

Calvino, Institución de la Religión Cristiana 2.12 en adelante.

CALVINEITOR RECARGADO

El calvinismo posterior tendió a enfatizar la justicia retributiva más que el amor o la misericordia, sosteniendo que lo primero era OBLIGATORIO y lo segundo facultativo en Dios. LA SUSTITUCIÓN PENAL fue expuesta y defendida durante el siglo XIX por una serie de teólogos protestantes ANGLOAMERICANOS Y FUNDAMENTALISTAS NORTEAMERICANOS a comienzos del siglo XX.[4] Claramente, nada es casualidad… sino causalidad e intereses. Basta pensar como es el destino de los malos en EEUU para contrastarlo con el destino de los malos en la teología fundamentalista del castigo y fuego eterno…

¿Recuerdas eso de que teología y política van de la mano? ¿Acaso no sabes que los orígenes de las teorías políticas surgen en la mismísima edad media y parten de reflexiones teológicas, interpretaciones de la Biblia? y para no faltar a su rol protagónico, ¿de San Agustín y su obra La ciudad de Dios?

¡CON.TI.NUA.RÁ!

 

¡NOS VEMOS EN LA PROXIMA ENTREGA DE WTF!

 

Yoe De simone

 

[1] Garrett, Teología sistemática Vol. II Casa Bautista de publicaciones, Canadá, 2000. Pág. 31

[2] Ibídem Pág. 32

[3] Ibíd. Pág. 31

[4] Ibídem, Pág. 34

Facebook Comments