10 Él no murió por vos, al menos no de una única manera (Sustitución Penal) Parte 1

header_wtf

LA PROPUESTA

Cuando se trata de repetir sin cesar y sin pensar, los humanos solemos tomar la delantera. Por supuesto, los diversos cristianismos no están excluidos de esta tendencia tan natural. Con la “pequeña” diferencia, que en el ejercicio de la fe se pretende desde la praxis (en los mejores casos) presentar su razón de ser y, en consecuencia, promocionar la misma. Compartiendo un mensaje que es sentido como vital, para toda la humanidad.

Entonces, ¿por qué no pensar un poco antes de repetir, repetir y repetir dogmas AJENOS como si nada?

Humanos. Simplemente esa es la respuesta. Por esto mismo: ¡EL NO MURIÓ POR VOS!

¿Eh? WTF? Bueno, al menos NO de esa única manera propuesta por el mercado evangélico actual: LA SUSTITUCIÓN PENAL.

¡EL NO MURIÓ POR VOS! Una jugada y filosa declaración que lejos de presentarse como totalitaria nos invita a tomar conciencia de lo que con tanta naturalidad solemos comunicar.

SITUACIONES SUSTITUTAS EVANGÉLICAS

“ÉL, ÉL, ÉL… todo lo hizo por vos” ¡Murió! Sobre todo, murió y sufrió más que nadie en el mundo. Morbo mode on para toda la jungla hollywoodense. Y si no, La Pasión de Cristo, de don Mel Gibson.

Por tus pecados, por tus necesidades cotidianas, por tu economía (Made in teología de la prosperidad), por tus enfermedades (Made in campañas de milagros), por tus relaciones familiares (Made in sanidad interior –años 90- ¡Señor Ferrando tome nota!), por la liberación espiritual territorial (Made in guerra espiritual). La sangre, ¿te cubriste con la sangre de Cristo esta semana? (Made in Benny).

“Él ya lo hizo todo por vos”, “Murió por TUS pecados”, “Cargó con la condena que TÚ te merecías”, “El ocupó TÚ lugar en la cruz”, “El cargó esa cruz en TU lugar”,

“ÉL, ÉL, ÉL… todo por VOS”. Por TU culpa, por NUESTRA culpa. “Porque la paga del pecado es la muerte”, ¿recuerdas? (¿Todos los pecados merecen la muerte?). “Porque sea Dios veraz y todo hombre mentiroso”, ¿no? Porque “Dios es un Dios santo” y “ama al pecador” pero “ODIA”, “ODIA y aborrece el pecado”. “Porque todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” y porque “la IRA de Dios”…

Diga conmigo: “Señor Jesús, (¡MAS FUERTE!) SEÑOR JESU”… (Sí, sí: sin la S).

GRAVITACIÓN

Hay una serie de cuestiones teológicas que gravitan y giran en relación al DOGMA de la SUSTITUCIÓN PENAL. Entre ellos podemos indicar: el tema del mal o teodicea, la justicia de Dios, el amor y la misericordia Divina, el culto sacrificial del AT y sus interpretaciones. Las varias interpretaciones sobre la muerte sacrificial y vicaria de Cristo. La satisfacción de Dios, la propiciación vs la expiación. Pecado original. Pecado individual vs pecado colectivo.

Claramente y siempre presente, San Agustín, San Anselmo, Lutero y Calvino. La Gracia, la culpa, el miedo, el derecho jurídico y la ley en el AT.

Sin indicar la cantidad de versículos que refieren al tema y a su patético uso en la modalidad “Copy and paste”. O de las preferencias de los traductores que responden a intereses teoeconómicos de sus editoriales.

Abogados, deudas, saldos y nuestro pago final, redención. Y líbranos de todo este mal, ¡AMÉN!

Por supuesto, lo sabemos. Hay un motón de versículos que como perdigones disparan sobre el tema, pero éstos no serian interpretados de esa manera sin Agustín, Anselmo, los reformadores y sin el fundamentalismo evangélico y su gran ídolo, La Biblia: “LA PALABRA DE DIOS”. ¿Amen?

Y si a esto le sumamos el toque consumista de nuestra época, que crea necesidades y problemas dónde por lo general no los hay. O modas, con las que sentimos que nuestra tranquilidad, felicidad y plenitud depende de lo que hay detrás de esa vidriera. (Obvio, librerías evangélicas, ¡también cuentan!).

Profundicemos un poco más y tomemos por caso la lógica comercial de las compañías de seguros:

-“Perooo… ¿y si sales de tu casa y…?”

-“¿Qué pasaría si pierdes todo por un robo/hurto/accidente y…?”

-“¿Cómo harías por tus medios para…?”

-“¿Cómo harías si eso es todo y…?”

-“¿Qué pasaría si te mueres ahora? ¿Irías al cielo o al infierno? (Listo ya resolvieron que existe un cielo y un infierno).

-“Por eso mismo nosotros te damos este beneficio… Salvación, nulidad de culpa y te convertimos en un súper agente especial de salvaciones instantáneas garantidas con alcance a las naciones. Todo eso por una mínima oración de fe y eternas mini-cuotas mensuales (diezmo)”. (¿Suena muy distinto a la venta de cualquier empresa?).

La SUSTITUCIÓN PENAL, expresada en el latiguillo evangélico “Cristo murió por mí” de ninguna manera es ajena a todo lo indicado.

GOOD NEWS

De hecho, anunciar que DIOS MANDÓ A MORIR a su hijo por vos, por mí, y por nuestra culpa (pecados) no es una buena noticia. Es una desgracia. De hecho, no es la historia objetiva, sino una interpretación de una serie de acontecimientos. Una interpretación que no es nuestra, sino de San Anselmo, una interpretación que tiene más de mil años y que pretende seguir vigente. Una interpretación que no fue la única ni la primera, sino que surge 1000 años después de Cristo… Solo un modelo más, entre otros modelos hermenéuticos de comprender la obra y vida de Jesús.

Una DESGRACIA que es un atentado a la propuesta que encontramos en los evangelios, el reinado de un Dios amigo y familiar entre nosotros.

¿Acaso no sobran motivos para sospechar, cuestionar y buscarle alternativas?

PRIMERAS PREGUNTAS

Entonces, ¿dónde queda el anuncio de “El Reino de Dios entre nosotros”? ¿No fue ese tema “el gran tema” de Jesús? ¿Es Dios un juez enojado y airado o es un padre compasivo? ¿Cómo lo presentó Jesús?

¿Cuándo comenzó todo esto? ¿Fue siempre así? ¿Será únicamente así? ¿Es esto una propuesta para todos? ¿O es solo una propuesta para fariseos… digooo, evangélicos?

¿Satisface esto a Dios? ¿Lo necesita? ¿O solo calma nuestra sed de venganza?

¿Quién o cuál es la causa de la muerte de Cristo? ¿Dios o nuestro pecado? ¿O “Satanás”? ¿O ninguno?

¿Puede ser justo un Dios que culpa y martiriza al inocente? ¿Qué tipo de justicia es la que transfiere la responsabilidad o los actos de algunos en uno solo?

Una justicia que castiga al inocente en lugar de tratar con el culpable, ¿es justa, misericordiosa o arbitraria?

¿Es posible hablar de la justicia Divina proyectando las incongruencias, posibilidades y limitaciones de nuestro propio sistema jurídico?

¿Todos nosotros merecíamos exactamente ese mismo castigo?

Jesús, ¿representándonos o sustituyéndonos?

¿Puede entender y aceptar una persona actual -como si nada- que Dios es amor, pero que por su pecado mandó a su Hijo a morir en la cruz, para evitar que ésta arda para siempre en el infierno y que entonces, por eso su hijo padeció en su lugar como nadie en la historia, solo por el hecho, de que su padre es bueno y no quiere mandarnos al infierno?

¿Hasta qué punto este mensaje no es una extorsión? ¿Hasta qué punto no crea un miedo o necesidad donde no la hay? ¿Hasta qué punto no nos ofrece un “producto salvador” que nos absuelve de todo problema y responsabilidad?

¿Hasta qué punto no terminamos cosificando a Jesús, reduciéndolo en un objeto más? ¿Hasta qué punto ésta propuesta del miedo se vincula con el amor que hecha fuera el temor?

¿Qué tipo de mensaje le estamos compartiendo al mundo? ¿Por amor o por terror?

¿Podrían explicarte algo de todo esto en tu iglesia? ¿Se habla de esto?

¿No había en la antigüedad, en la cultura de los patriarcas hebreos, un tipo de expiación/redención para cada pecado? Ok, lo asumo, tendremos que tratar esos dos términos en otro post. Pero entonces, ¿por qué solo nos conformamos con la sustitución penal como si fuese la única manera de entender la vida y muerte de Jesús?

¿Cómo se interpretó la vida y muerte de Jesús, antes de esta doctrina? ¿Y después?

Intentaremos desarrollar varios de éstos planteos en la próxima entrega de WTF?

 

Yoe De simone

Facebook Comments