02 Fundamentalismo, ¿qué es eso? (Parte 2)

header_wtf

¡Continuamos!

Entonces, ¿cómo lograron el “salto” a la fama? ¿Cómo se dieron a conocer? ¿Cómo llegó a tener tanto rating el término Fundamentalismo? ¿Cómo llega a ser en la actualidad el movimiento religioso de mayor crecimiento en América Latina?

La típica, lo de siempre: PRO-PA-GAN-DA

Esta promoción ideológica se inició mediante la inmensa distribución de 3 millones de folletos y tratados, repartidos en Estados Unidos e Inglaterra. Participaron en la creación y promoción de los mismos, más de 64 autores, no sólo de Estados Unidos, sino también de Canadá y de Inglaterra. Y obvio, detrás de todo esto están los más interesados. Los que financian la “obra”.

Pero… ¿Por qué se podían llegar a interesar en semejante inversión? Bueno, recuerda lo que hablamos en la primera parte: Miedo, religión y política.

Miedo al algún otro sistema económico que pudiera atentar contra los intereses de quienes concentraban tanto poder. Miedo a que la teología que les dio origen e identidad como nación, desapareciera.

En consecuencia, a que el rol protagónico de EEUU como la gran respuesta para el mundo, implosione. ¡Sí, el famoso “sueño americano” también tiene que ver con esto!

Ok, por si no estabas al tanto, los primeros pobladores de Estados Unidos, influenciados por el puritanismo inglés, arriban al país con toda esa carga teológica. Interpretando a ese lugar, a ese nuevo territorio, como la “nueva tierra prometida”, la “nueva Jerusalén”, como el lugar que sería “la luz del mundo”. Ideas mesiánicas que los llevaron siempre a estar cómo por encima del resto. A considerarse los salvadores del mundo…

PAUSA

En nuestros días, ¿No sigue siendo así?  ¿No vemos esto hasta en las películas de súper héroes? ¿No son los súper héroes americanos los más conocidos en todo el mundo? ¿No lo ves aún en lo que consumes?

¿Tienes en cuenta como la teología o mejor dicho ese tipo de teología se incorpora en todo?

PLAY

Así, financistas y creadores del fundamentalismo, supieron CAPITALIZAR muy bien las raíces teológicas de su nación y apelaron a estos valores para posicionarse. Valores que surgen del miedo y del escape. ¡¡¡¿Cómo?!!!

Oye, tan sólo basta recordar, que la primera gran ola inmigratoria al suelo estadounidense, fue la de los famosos “Padres Peregrinos”. Puritanos, off course. (Te invito a googlear puritanos, hasta que lo tratemos en alguna otra entrega, ¡tú puedes!)

Igual, como siempre unas pistas… PU-RI-TA-NO, PUREZA, PUROS, moral más elevada que el resto, ropas especiales, ser distintos al resto, ser más espirituales y más santos, extremismos, fanatismos, fariseísmos… etc.

La ironía de esta historia es que estos puritanos, escapando de la persecución religiosa que padecían en Inglaterra, ausencia de libertades y falta de reconocimiento social, terminan construyendo su sistema de creencias en base al miedo y al escape. (Retén esto, se desarrollará en próximas publicaciones).

Una “explosiva” mezcla de todo esto con un fuerte apego a la Biblia será, lo que el Fundamentalismo utilizará para sortear un contexto mundial en crisis: Primera guerra mundial, nuevas inmigraciones europeas al suelo estadounidense. Con sus respectivas nuevas costumbres, obviamente contaminadas, según la mirada fundamentalista por el modernismo, el socialismo, el comunismo y toda teología diferente al rancho teológico que ellos tanto defendían. Sí, sí… se viene una breve alusión a ranchos, campos y terratenientes…

Nuevamente, ¿puedes ver como el miedo, la teología y la política van de la mano?

El miedo del terrateniente hizo amistad con el miedo del “creyente” y juntos formaron una especie de equipo “imbatible”. Una suerte de “liga de la justicia”. Una “cruzada reaccionaria en contra “de”… ¿Cruzada? ¿Dices cruzada? ¿A qué te suena cruzada? A mí, me suena a cruzada evangelística, a planes de salvación en 4 pasos, a que pienses en donde vas a pasar tu eternidad si no “aceptas” lo que te propongo…

Todo nace del mismo “caldo”. “Si quieres pasa de mí esta copa” Pero no, esta “copa” la venimos tomando hace rato… ¡Salud!

Me perdí, pero ya estoy de vuelta: ¡SIGAMOS!

FINANCISTAS, 3 MILLONES DE TRATADOS Y MUCHO, MUCHO PETROLEO… UNA CONSTANTE EN LA ECONOMÍA DE USA. OBVIO, ME REFIERO AL PETROLEO.

¿Y qué tiene que ver el PETROLEO con el FUNDAMENTALISMO? ¡TODO! Ya que el principal financista fue el fundador de “Union Oíl Company”, el señor Lynman Stewart.

“El, como otros petroleros y dueño de las granjas que apoyaban generosamente a los fundamentalistas, consideraba su ayuda económica como una inversión fructuosa contra el evangelio social” (1).

Dueños del petróleo y de campos. Productores de algodón, de maíz, de tabaco, entre otros, financiaron una ideología teológica que les aseguraría el funcionamiento y sobre todo crecimiento de su economía. Productores que se ubican en lo que se conoce como “Bible Belt”. Cinturón Bíblico…. ¿Eh? ¿Cinturón Bíblico? Sí, una especie de fortaleza donde los ateos no caben. Literalmente, hay lugares donde tienen prohíba la participación pública, y donde la educación sexual, la teoría de la evolución, entre otras, están prohibidas… ¿Y la estatua de la Libertad? No, no… aquí no juega.

Basta tan sólo con ver de dónde viene el predicador Bautista más famoso de todos los tiempos, ese que se ganó el nombre de “pastor de presidentes” ese que con su hijo participó de las invasiones a Irak, tan sólo basta con ver de qué estado surge… Tan sólo pensar en la cantidad de misioneros que fueron enviados y capacitados con su visión…

Evangelio Social, ok. No lo vamos a pasar por alto. Fue como el principal contrincante del movimiento fundamentalista. El evangelio social, veía esperanza para el mundo, tenía una visión optimista de la historia, proponía soluciones para las crisis sociales mediante medidas socio políticas que se rigieran por los principios de la doctrina social de Jesús (2). El fundamentalista, por el contrario, no ve esperanza global, sino finales apocalípticos y por eso hay que salvarse como se pueda. Aunque sea individualmente… Con lo que sea, como la oración del pecador o donde sea, decir rápido esa mágica oración antes de morir, o en un estadio lleno de gente donde luego de asustarlas durante un buen tiempo, se las invita a pasar al frente para decir… obvio, la misma oración de conversión de siempre. ¡Y listo, salvación garantizada y no le devolvemos su dinero!

FINALIZANDO A 300KM/H

De una vez por todas: ¿Qué onda con esos miles y miles tratados?

Se publican hacia finales de 1920 y se conocen como “The Fundamentals, A Testimony to the Truth, Los Fundamentos, un testimonio de la verdad. Una serie de 12 folletos agrupados bajo ese título.

Estos tratados –resumiendo- proponían las siguientes verdades incuestionables:

La inspiración verbal y la Inerrancia absoluta de la Biblia, (siendo éste el más importante de todos y del cual dependen los demás), La divinidad de Jesucristo, incluyendo su nacimiento virginal, su resurrección corporal; el valor expiatorio del sacrificio de Cristo; la inminente segunda venida de Jesucristo.

Mediante esta propagación ideológica se comienza a encarnar el miedo en contra de todo lo que ya hemos mencionado más arriba. Pero esto es sólo el inicio, lo que viene en la próxima entrega es como esta “moral” se comienza a institucionalizar y cómo esto da origen a los evangélicos latinoamericanos. Que, si bien somos herederos de la reforma, al tener esta impronta teológica, nos posiciona como un fenómeno religioso casi único.

¡¡¡WOOOOWWWW!!!   ¿No te parece desquiciadamente alocado e irónico cómo el miedo es el gran protagonista de ésta historia?

Miedo que se fue incorporando en aparatos del saber, en instituciones educativas que capacitan miles y miles de misioneros al año. Miedo que se refleja en políticas internacionales, en teorías de conspiración…

Miedo que nos llega incluso en los “Planes de Salvación”, en lo que llamo “Teologías del Terror”… Un mínimo ejemplo, una pregunta que todavía persiste en las diversas ofertas evangélicas es “Si te mueres ahora, ¿dónde irás a pasar tu eternidad? ¿En el cielo o en el infierno?”…

¡Y colorín colorado, ésta historia no ha terminado! ¡Nos vemos en la próxima y última entrega!

 

Yoe De simone

 

(1) Florencio Galindo, CM, El “fenómeno de las sectas” fundamentalistas, la conquista evangélica de América Latina, Editorial Verbo Divino, Navarra, España, 1993, pág. 162.

(2) Ibídem.

Facebook Comments