Hacemos el camino al andar (entrevista de Brian McLaren para RLC)

entrevistas_bw

Este verano Jericho Libros lanzó el último libro de Brian McLaren, We Make the Road by Walking (Hacemos el Camino al Andar). Llegamos para ponernos al día con Brian durante su gira de promoción, para escuchar más sobre el proyecto y la forma en que ha sido recibido.

 

RLC: No he leído el nuevo libro, pero he oído que es muy ambicioso en su alcance.

 

BM: Realmente sólo trato de hacer una cosa simple en el libro, pero supongo que es una meta bastante ambiciosa: dar a la gente una visión general de la fe cristiana a través de una visión general de toda la Biblia. He tratado de hacer esto a través de un año de lecturas bíblicas semanales, sincronizando con el año eclesiástico de pre-Adviento, Adviento, Epifanía, Cuaresma, Semana Santa, Pascua, Pentecostés y post Pentecostés.

 

RLC: ¿Por qué tomar un proyecto así?

 

BM: Mucha gente se crió como yo lo hice, pensando que recibíamos “una cosmovisión bíblica”, cuando en realidad estábamos recibiendo una ideología basada en versículos de la Biblia. Tristemente, puedes probar casi cualquier cosa sacando versículos bíblicos fuera de su contexto histórico y literario, sobre todo si no eres muy reflexivo o crítico en tu forma de pensar. Así que me decidí a participar con toda la biblioteca bíblica, después de más de 30 años como predicador y maestro de la Biblia. Quise ayudar a la gente a situar su comprensión de ser seguidores de Jesús en el flujo más grande de la narración bíblica.

 

RLC: ¿Cómo difiere tu visión narrativa de la fe cristiana de la versión que viene de citar textos aislados?

 

BM: Ahí es donde el título encaja. Muchos de nosotros ―Protestantes, católicos y otros― fuimos introducidos a la fe cristiana como a un almacén o estacionamiento. Era este sistema doctrinal atemporal o jerarquía institucional atemporal el que sería nuestro bunker hasta que zarpáramos al cielo al morir. Pero cuando sitúas a Jesús y a su mensaje en la narración bíblica más grande, ves a la fe como un camino o carretera, no como un almacén o estacionamiento. Y no somos sólo observadores o espectadores. De hecho, estamos llamados a extender el camino hacia el futuro.

Así que, para responder a tu pregunta, todo cambia cuando lo ponemos en movimiento. Palabras muy conocidas adquieren significados radicalmente diferentes.

 

RLC: ¿Por ejemplo?

 

BM: “La salvación” para muchas personas es la buena noticia de cómo las almas pueden escapar de la maldición del pecado original e ir al cielo después de la muerte. Pero esa definición nunca fluye de las Escrituras Hebreas. Allí, la salvación significa liberación. Su significado viene de Dios salvando ―o liberando― a los esclavos de Egipto.

 

RLC: ¿Otro ejemplo?

 

BM: Decir “Jesús murió por nuestros pecados” en el estático modelo que deriva su significado similarmente de los conceptos de la depravación total y el pecado original, conceptos que tienen una historia en la teología cristiana, pero que no están en ninguna parte en la Biblia. Así que, en el modelo estático, la palabra “por” evoca ideas como la sustitución penal, con Dios castigando a una víctima inocente para aplacar su ira dirigida hacia nosotros.

En el cuadro narrativo más amplio, la palabra “por” en “Jesús murió por nuestros pecados” puede empelarse como “por” en una declaración, “me dieron una multa por exceso de velocidad” o “me tomé una aspirina por el dolor de cabeza”. La muerte de Jesús no es parte de una ecuación para apaciguar a un Dios furioso; es una consecuencia del pecado humano, y es la manera asombrosa en que Dios expone nuestros pecados para que podamos arrepentirnos de ellos y ser sanados.

 

RLC: Algunos dirían que estás manipulando fundamentos de la fe.

 

BM: Yo diría que los fundamentos articulados por Jesús ya han sido manipulados, y yo estoy tratando de ayudarnos a regresar a los fundamentos de Jesús, amar a Dios, amar a los vecinos, la reconciliación con los enemigos buscando primero el reino de Dios y la justicia restaurativa.

 

RLC: ¿Hubo algún gran momento “ajá” para ti en la escritura del libro?

 

BM: Muchos. Puedes imaginar lo que se siente al crear una lista básica de lectura de cincuenta y dos (además de unos cuantos) pasajes de la Biblia, y luego desarrollar los capítulos que pueden ser leídos como sermones en voz alta en unos diez minutos cada uno. En esa lucha por ser breve y conciso, mucho queda claro. Recuerdo que cuando estaba escribiendo el capítulo de Jacob y Esaú, de repente me di cuenta de que la parábola del Hijo Pródigo de Jesús está en conversación con esa historia anterior de los dos hermanos. Y Dios ―esto es realmente escandaloso― aparece más claramente en el “otro hermano”, el que es visto por muchos como rechazado y no seleccionado, odiado en lugar de ser querido, desfavorecido en lugar de favorecido, y maldito lugar de bendito. Es impresionante cuando realmente reflexionas sobre ello.

Otro de esos momentos fue cuando estaba trabajando en el Sermón del Monte, que ocupa todo el tiempo de Cuaresma. El repetido patrón de Jesús, “Oísteis que fue dicho… pero yo os digo”, cobró vida para mí como una expresión de “No he venido a abolir la Ley y los Profetas, sino a cumplirla”. Una vez más, la ley y los profetas no significaban estar en un estacionamiento. Eran simplemente los próximos pasos en un largo camino afuera de la esclavitud, el pecado, el egoísmo y la injusticia social… que conduce a la libertad, la justicia, la alegría y la paz. Cuando extiendes un camino más allá de la dirección a la que se dirigía, no lo estas aboliendo. Estás cumpliendo con su intención, su dirección, su trayectoria.

 

RLC: ¿Cómo ha sido la respuesta del libro hasta ahora?

 

BM: Las iglesias lo están utilizando para tomar un año de distancia del bosquejo tradicional para hacer cierto nivel de ajustes y renovación. Estoy emocionado por eso. Y un montón de pequeños grupos, grupos de jóvenes y clases lo están utilizando en hogares, iglesias, colegios, centros de asistencia, incluso en las prisiones. Las familias están usándolo para volver a encender la vieja tradición de los devocionales familiares. Y por supuesto, un montón de personas lo están leyendo por su cuenta. Puse un montón de recursos en mi sitio web, que incluye enlaces a una comunidad especial de Facebook y un montón de descargas gratuitas y otros recursos (www.brianmclaren.net).

 

RLC: ¿Qué esperas del libro?

 

BM: En la introducción, sugiero que un montón de personas están esperando sentadas a alguien que arregle los problemas de la iglesia, alguien en una sede denominacional en algún lugar, alguien en Roma, Chicago, Nashville, Colorado Springs, Springfield o donde sea. Buscan soluciones de arriba hacia abajo. Pero yo conozco a mucha de las personas en las posiciones de poder en nuestro mundo denominacional, y están haciendo su mejor esfuerzo para tapar, arreglar fugas y evitar que sus barcos se hundan. Lo que ellos más quieren o necesitan es que “el resto de nosotros” ―gente normal, no profesionales de la religión― no nos veamos a nosotros como consumidores o espectadores, sino como socios. Tenemos que dejar de esperar que alguien más arregle las cosas en vez de arremangarnos y asumir la responsabilidad de en lo que la fe se convertirá. Cada uno de nosotros podemos cavar y comenzar a buscar, entender y vivir la fe desde la raíz. La posibilidad de que las personas se reúnan para participar de una manera fresca y creativa con la historia bíblica y las buenas noticias de Jesús… que a su manera podría desatar un montón de cosas buenas. Eso es lo que espero.

 

Fuente original:

http://www.redletterchristians.org/make-road-walking-interview-brian-mclaren/#!prettyPhoto/0/

Descarga

Facebook Comments