¿Dios se quedará atrás? Parte 2 (entrevista de Rob Bell para Jonathan Merritt)

entrevistas_bw

La tesis del libro más reciente de Rob Bell, De qué hablamos cuando hablamos de Dios, es simple:

Dios es con nosotros.

Dios es por nosotros.

Dios es por delante de nosotros

Pero hay más en el pensamiento de Rob que eso. Sus opiniones tienen un matiz y una textura que sin duda influirá en muchos cristianos estadounidenses. Es por eso que quise sentarme con él y discutir su trabajo más reciente. La siguiente es la segunda parte de la entrevista:

 

JM: Tú dices que mucha gente cree en un “Dios tribal”. ¿Qué quieres decir con eso?

 

RB: Hablo de ese sentido entre un montón de gente de que Dios está de nuestro lado y es por nosotros, y por lo tanto está en contra de todos los demás. Hay una fuerte lealtad a la tribu a expensas de un Dios que ama a todos. Creo que mucha gente experimentó este Dios en la iglesia. Visitaron una iglesia, y sintieron como si el Dios de esa iglesia tuviese una lengua, cultura, costumbres, vestido y una terminología interna. Y ellos sintieron que si hay un Creador del universo ―una singular y benevolente fuente de toda esta vida que todos conocemos como vida― debería ser más grande que eso. Creo que un montón de gente ha tenido esa experiencia.

 

JM: Estas percepciones dominantes de Dios, dices en tu libro, no sólo nos están fallando. En muchos casos están causando daño. ¿Cómo nos causan daño?

 

RB: Como pastor, he interactuado con un montón de gente que sabía que algo era cierto, bueno y útil, pero se les dio algún tipo de sistema religioso de etiquetas y categorías. Se les dijo que esta cosa justo en frente de ellos no era “cristiana”. Así que, por lo tanto, se quedaron con los brazos extendidos. Ya se trate de ciencia, literatura, arte, podríamos seguir. Mi experiencia ha sido que a mucha gente se le entregó un marco que simplemente no funciona.

He conocido a personas, por ejemplo, que se les dijo que la consejería era mala porque ellos tienen a la Biblia. No necesitan nada más que la Biblia. Y tienen cuestiones en las que necesitan desesperadamente a un capacitado y profesional consejero para ayudarles a caminar a través de su propia historia, de la lucha y del dolor. Y sacudiendo literalmente todo en su cabeza está este mensaje de que el asesoramiento es malo. Y eso es muy, muy destructivo.

 

JM: Tus críticos afirman que a veces intentas adaptar tu percepción de Dios en base a cómo se sienten ofendidos las personas. ¿Hay un punto en el que Rob Bell dice: “Hasta aquí y no más lejos?” Que de alguna manera hemos llegado al pensamiento correcto.

 

RB: Yo soy un cristiano, así que, en la cruz, la resurrección, y en este explosivo y convincente movimiento de Jesús que se movió a través de las edades es en donde está para mí. Así que estoy interesado en seguir a este Jesús, ver qué se trae entre manos a continuación y ver todas las sorpresas que están a la vuelta de la esquina. Así que cuando alguien habla de “hasta aquí, y no más allá”, para mí el centro siempre ha sido Jesús.

Cuando era joven, tuve una serie de experiencias de gran alcance con el Jesús resucitado que continúan hasta hoy. Esta consciencia de que Dios nos ama, que vamos a estar bien y que podemos confiar en que Dios realmente es así. La gente que conozco lleva todo tipo de dolor y quebrantamiento de lo que el mundo es en realidad. Y he visto una y otra vez lo que sucede cuando las personas se abren y confían en este mensaje de que Jesús es realmente verdadero y confiable. Así que eso es lo que siempre ha sido interesante para mí. Y lo que un crítico diga en alguna parte nunca lo ha sido.

 

JM: En el pasado, fuiste etiquetado ampliamente como “evangélico”, pero algunos se han preguntado si todavía te cabe esa categoría. ¿Te llamas a ti mismo un evangélico, y si no, en qué grupo religioso te ves encajando exactamente?

 

RB: Eso significa “buenas noticias”, ¿verdad? ¿Alguien que tiene que ver con la buena noticia de Jesús? Si eso es lo que significa la palabra, estoy adentro. Si la palabra se trata de todos nosotros agrupándonos juntos para tratar de hacer algo acerca de los problemas del mundo. Si se trata de la gracia y la confianza de que en nuestro quebrantamiento, en nuestro dolor, en todas nuestras relaciones estropeadas, y en nuestras adicciones en realidad podemos encontrar la curación, justo ahí. Entonces estoy dentro.

 

JM: Tu tocas algunos temas candentes en el tráiler de tu libro ―la mujer en el ministerio, los orígenes de la vida y la homosexualidad― pero éstos no se tratan en ninguna parte de tu libro. Si estos son importantes ejemplos de cómo Dios puede estarse convirtiendo en irrelevante, ¿por qué no concentras mucha atención en ellos?

 

RB: Probablemente porque siempre habrá temas del momento. Siempre habrá temas candentes. Y con mi escritura trato de llegar a las más profundas corrientes de lo que fue verdadero, es verdadero y será verdadero. Mi interés en este libro eran todas aquellas personas que sienten la reverencia dentro de ellos, que tienen la sensación de que hay algo más. No pueden hacer eso de la abreviación negativa, y cuando van en busca de las explicaciones estándar de Dios, terminan sintiéndose un Oldsmobile. Para ellos es quien escribo, y eso es en lo que traté de mantenerme muy centrado.

 

JM: Claro. ¿Pero cuál es el tema o los temas del momento que tú piensas que realmente necesitamos abordar y pensar mejor?

 

RB: Hay como quince de ellos. Por ejemplo, yo diría que nuestra relación con la tierra está en modo crisis en este momento. Creo que estamos en problemas, y tenemos que pensar en esto de nuevas maneras. Lo cual creo que está pasando poco a poco, pero se volverá cada vez más importante.

 

JM: Dijiste que siempre tienes cuatro o cinco libros dando vueltas en la cabeza. ¿Alguna idea de lo que se viene para Rob Bell?

 

RB: Sí. Mi esposa y yo estamos trabajando en un libro sobre el matrimonio, y estamos teniendo una explosión. Realmente viene bien. Y luego hay una novela. Y luego hay un libro sobre el proceso creativo y encontrar el coraje para crear en una cultura de crítica que está en proceso. Todos esos vienen en camino.

 

JM: El tema de tu último libro forma una transición a mi última pregunta. Cuando uno mira hacia atrás al infame tuit de John Piper, o a cualquier parte de la controversia que creaste, ¿qué has aprendido sobre el manejo de la crítica en el último par de años?

 

RB: Yo comencé como un pastor, y siempre estuve interesado en tratar de ayudar a la gente a encontrar a Dios. Con el tiempo, empecé a escribir libros, dar sermones, realizar films y hacer giras. Y me di cuenta que me trajo gran alegría crear cosas y experiencias que ayudaran a la gente a encontrar a Jesús, encontrar esperanza, encontrar sanación, encontrar la vida. Al parecer, algunas personas tienen un problema con eso.

Sea lo que sea que hagas, cuando uno actúa en el mundo, tendrá críticos. Todos lo hacemos. Te hará realmente amargado y enojado, o puedes abrirte paso a empujones y encontrar una luminosidad y una alegría que no puede ser explicada. Porque, en serio, ¿qué va a decir alguien de mí ahora? Me refiero, ¿qué? ¿Vas a llamarme un “hereje?” ¿Sabes lo que quiero decir? O sea, “En serio, detente. Estoy tan intimidado”.

Si tú estás dispuesto a caminar hacia el centro del dolor de ello, saldrás por el otro lado como una persona nueva. Se sale lleno de un nuevo tipo de vida. Así que para ser honesto contigo, yo hice una serie de enseñanza en 2002, y cientos y cientos, tal vez miles de personas que yo estaba pastoreando dejaron la iglesia. La crítica siempre ha estado ahí para mí. Incluso había un grupo de personas que se reunieron y trataron de que me revocaran, por lo que no sería capaz de predicar. Al parecer, eso es lo que haces cuando te enojas con un pastor. Por lo que siempre ha estado ahí para mí.

El peor temor de todos es que vayas a ser mal entendido o criticado o que tengas gente que te ataque. Y luego, cuando sucede, te das cuenta de que eso no significa nada. Es totalmente irrelevante.

La cuestión es permanecer centrado en tu vocación, pasión, alegría y misión original. Y eso nunca ha cambiado. Estoy más emocionado que nunca de ser un pastor, y de estar creando cosas, y con las ideas en las que estoy trabajando ahora mismo y que pronto seré capaz de mostrarle a la gente. Sólo tienes que seguir adelante y nunca olvidar el impulso original que te metió en esto. Y si te abres paso, encontrarás una alegría que no puede ser explicada.

 

Fuente original:

http://jonathanmerritt.religionnews.com/2013/03/12/will-god-be-left-behind-an-interview-with-rob-bell-part-two/

Descarga

Facebook Comments