¿Dios se quedará atrás? Parte 1 (entrevista de Rob Bell para Jonathan Merritt)

entrevistas_bw

Según The New York Times, Rob Bell es “uno de los líderes cristianos más influyentes en el país”. Más de 2,5 millones de sus películas NOOMA han sido vendidas, miles acuden a los estadios a oírle hablar, e incluso ganó un codiciado lugar en “TIME 100” de 2011.
Dependiendo de tus inclinaciones teológicas, la influencia de Rob es una ocasión para lamentarte o alegrarte. Aunque algunos afirman que él representa el futuro del cristianismo estadounidense, otros piensan que sus ideas más progresistas se han alejado tanto del cristianismo ortodoxo que en realidad son heréticas. Su libro de 2011, Love Wins: A Book about Heaven, Hell, and the Fate of Every Person Who Ever Lived (El Amor Gana: Un libro acerca del Cielo, el Infierno, y el destino de cada persona que ha vivido), por ejemplo, desafió la noción de que aquellos que no creen en Cristo pasarán la eternidad separados de Dios en el infierno.
Hoy, Rob ha publicado un nuevo libro titulado What We Talk About When We Talk About God (De qué hablamos cuando hablamos de Dios). El texto en la parte posterior del libro se pregunta: “¿Dios se quedará atrás?”. En él, Rob intenta estudiar el lenguaje popular y las ideas aplicadas a Dios por los cristianos a la luz de una cultura que encuentra esas concepciones cada vez más irrelevantes. A diferencia de algunos de sus críticos pasados, leí el nuevo libro de Rob de principio a fin. Disfruté de muchas partes de él, mientras que otras me hicieron retorcerme en mi asiento. Porque me he comprometido a través de “On Faith & Culture” a dialogar con líderes pensadores a través de todo el espectro del cristianismo, me tomé un tiempo para sentarme con Rob y discutir su trabajo más reciente. La siguiente es la primera parte de la entrevista:

 

JM: Siempre hay un montón de presión después de que un autor experimenta el tipo de éxito que experimentaste con “Love Wins”. A veces los autores no saben a dónde ir después. ¿Por qué decidiste que De qué hablamos cuando hablamos de Dios debía ser tu próximo libro?

 

RB: Ya sabes, para mí, siempre ha sido que hay demasiado en mi cabeza y corazón para escribir. El problema nunca ha sido lo que debo escribir. Siempre ha sido a cuál, de todas estas ideas, en realidad debería brindar toda mi energía. Así que, por lo general hay cuatro o cinco libros rondando por ahí, y las ideas que forman la columna vertebral de este nuevo libro han estado goteando por un tiempo. En general, sólo tomo la idea que pareciera ser la más cercana a la superficie y salto sobre ella. Si hay alguna razón en particular, probablemente sean sólo un montón de conversaciones que tuve con la gente donde me quedé pensando en que este libro realmente podría ayudar.

 

JM: Hablas de que Dios se parece un poco a un Oldsmobile, algo para el pasado o para entonces, no ahora. En tu mente, ¿Dios ha cambiado o los humanos simplemente han aprendido más acerca de lo que Dios ha sido siempre?

 

RB: Sí, creo que estamos, como seres humanos, infinitamente aprendiendo y creciendo en nuestra consciencia de Dios, que siempre ha estado ahí. Así que B, en tus dos opciones.

 

JM: Aunque tú crees que La Ilustración fue una cosa buena en cierto modo, dices: “como la razón y la lógica se hicieron más y más prominentes, otras formas de conocimiento se hicieron menos relevantes”. ¿Cuáles otras formas de conocimiento, además del intelecto, crees que se han perdido entre los cristianos y necesitan ser recuperadas?

 

RB: No escribí específicamente acerca de los cristianos allí. Estaba escribiendo sobre aquellos de nosotros en el mundo occidental en su conjunto. Pero podría responder señalando el poder duradero de la música y cómo la gente habla de un álbum que realmente les llego a través de un momento difícil o una canción que realmente les habló y las letras no tienen casi nada que ver con la situación de la vida de esa persona. ¿Sabes lo que quiero decir? Hay un sentido en el que esa música les habló de forma realmente poderosa.
Muchas veces, el conocimiento no pasa por este tipo de agudo y racional análisis al que estamos tan acostumbrados a someter a todo, y habla directo a nuestros corazones. Hay algo hermoso, que nos inspira, y, sin embargo, cuando tratamos de explicar por qué, terminamos hablando de cómo nos gustan los colores, la silueta o la forma de esa escultura. Creo que sería un ejemplo en el que hay verdad, pero no de una manera racional, lógica, o con un desarrollo lineal.

 

JM: Hay una discusión en tu libro acerca de la importancia del lenguaje en la forma en que hablamos de Dios. Tú dices: “Una imagen de Dios no contiene a Dios, de la misma forma que una palabra, una doctrina o un dogma acerca de Dios no es Dios. Sólo te señala a Dios”. Tú mencionas específicamente el género, y creo que la discusión del lenguaje del género será un escollo para algunos porque las concepciones masculinas de Dios están profundamente arraigadas en las Escrituras y en la tradición cristiana. ¿Cómo crees que los cristianos necesitan hablar y pensar de forma diferente cuando se trata de Dios y el lenguaje del género?

 

RB: El lenguaje es sólo eso. Lenguaje. No es la realidad, sino sólo palabras que usamos. Creo que es importante que Jesús use esta frase a menudo: “El reino de Dios es como”. Y la palabra “parábola” significa “poner al lado de”. Así que está tomando el lenguaje y colocándolo junto a algo para lograr un mejor acceso.
Creo que se remonta a esta historia de Jesús siendo justo eso, una poderosa historia arraigada en el espacio, tiempo e historia real. Así que las personas que contaron, interactuando, y anticiparon su venida, y luego participaron en las implicaciones de la cruz y la resurrección, fueron personas reales en lugares y tiempos reales. Pusieron todo esto en un lenguaje que sus oyentes y lectores pudieran entender. Entonces, ¿cómo sería para nosotros ahora poner esto en nuestro propio idioma para el mundo que nos rodea pueda resonar con ello?

 

JM: ¿Así que sería totalmente apropiado orar a una “madre celestial”, así como a un “padre celestial?”.

 

RB: Bueno, ciertamente tienes a Isaías utilizando una imagen materna de Dios, y Jesús habla del anhelo de reunir como una gallina reúne a sus polluelos. Pero esa es una gran pregunta, y una que debemos hacernos.

 

JM: Un punto importante en tu libro es que Dios está por delante de nosotros, nos atrae y nos llama hacia adelante a un futuro mejor. Tú hablas de esto usando el término “fuerza divina”. ¿Qué quieres decir con esto?

 

RB: Cuento una historia acerca de mi amigo que es comediante y se vistió como un sacerdote y fue a un club de comedia. Hizo un falso confesionario con una pared de cartón, y subió al escenario y preguntó si alguien quería hacer una confesión. Y la gente realmente lo hizo. O sea, en un club de comedia en una noche de fin de semana. Ellos no bromeaban. La gente tenía cosas graves que confesar. Simplemente señalo que hay algo dentro de nosotros, algo que nos jala o nos atrae a decir nuestros secretos o a vomitar las cosas oscuras que residen dentro de nosotros. En las Escrituras, esto se llama “Dios”. Dios es el que nos atrae, nos jala, nos llama y nos invita a vivir como seres integrados e integrales.
Mi experiencia como pastor es que a menudo tenemos estos impulsos, ganas de decir la verdad, deseo de dar algo de distancia, necesidad de perdonar. En la tradición cristiana, esto se llama el Espíritu de Dios llamándonos a todos nosotros, invitándonos a ser todo lo que fuimos hechos para ser. Cuando escuchamos a eso, cosas extraordinarias suceden.

 

JM: Algunos de la derecha cristiana dicen que tu último libro te hizo irrelevante, y este libro sólo te hará más. Otros en la otra mano dicen que representas el futuro de la fe cristiana. ¿Dónde te ves a ti mismo y a tu forma de pensar en términos de hacia donde el cristianismo americano se dirige? ¿Crees que eres el futuro de la corriente?

 

RB: No tengo ningún deseo de comentar dónde estoy en todo esto. Alguien más puede hacer eso. Creo que, acerca de las cosas que escribo y hablo, he visto una y otra vez cómo esto representa cómo mucha, mucha gente piensa acerca de la fe. Así que hay estos momentos de la historia donde las cosas cambian y muchas personas dicen: “Lo que nos han estado entregando no funciona para nosotros. Ya no hay vida allí. Pero aquí, con estas comprensiones, es donde hemos encontrando Cristo. Así que vamos a ir por este camino”. Hay mucha gente que está haciendo eso, y estoy encantado de formar parte de ella.

 

 

Fuente original:

http://jonathanmerritt.religionnews.com/2013/03/12/will-god-be-left-behind-an-interview-with-rob-bell-part-one/

Descarga

Facebook Comments