10 razones por las que la Iglesia es la perfecta cultura para el abuso

A pesar de las protestas que recibo casi todos los días sobre que mi enfoque en el abuso en la iglesia es desequilibrado e innecesario porque «es muy raro» continúo abordándolo porque millones de personas son víctimas de abuso espiritual a manos de sus líderes y sus iglesias. La cantidad de mensajes de agradecimiento que recibo supera con creces a los que no dicen nada, por lo que sigo hablando al respecto y ayudando a los que quieren escapar y sanarse de ello.

Trato este tema con autoridad y credenciales por tres razones:

Realicé abuso espiritual como pastor;

Recibí abuso espiritual;

Me preocupo por las víctimas y quiero ayudar.

Las instituciones de cualquier tipo son terreno de cultivo para el abuso porque la atracción gravitatoria de las organizaciones es hacia el tratamiento inhumano de sus miembros. Debido a que evitar que ocurra esta tendencia es un trabajo duro e implacable, es mucho más fácil simplemente ignorarlo, dejar que suceda, o simplemente usarlo para alcanzar sus objetivos. Las recompensas inmediatas del abuso espiritual para la iglesia a menudo son bien recibidas… recompensas como la obediencia, la complicidad, el control y el orden… no importa que sirvan al placer de los perpetradores.

La iglesia es la cultura perfecta para que el abuso espiritual brote y se engendre.

Entonces, hice una lista explicando por qué la iglesia es la cultura perfecta para el abuso:

  1. La iglesia silencia los abusos para proteger a sus ministros.
  2. Los padres confían sus vidas y la de sus hijos a los líderes sin cuestionamientos.
  3. La iglesia nutre una cultura que culpa a las víctimas.
  4. Los cristianos confían en sus líderes, incluso a su propio riesgo.
  5. Los líderes de la iglesia disfrutan de una increíble falta de rendición de cuentas.
  6. La iglesia se vuelve un gueto y presume inmunidad ante sus críticos.
  7. La iglesia prefiere perdonar y olvidar a restituir y reparar.
  8. Criticar y juzgar es algo explícitamente no cristiano e implícitamente prohibido.
  9. Apelar a los tribunales seculares es categóricamente antibíblico.
  10. Muchos cristianos no pueden creer que sus líderes pudieran ser capaces de hacerles daño.

Sé que esto es sensible y provocativo. Yo mismo reconozco, con gran pesar, que participé en el abuso espiritual que el sistema de la iglesia estimula. Muchas iglesias y líderes desconocen los sistemas malvados inherentes a la iglesia.

También puedo contar historias del abuso espiritual que recibí, y ahora reconozco mi complicidad en ello. No me culpo por el abuso, pero admito que estaba en un lugar tal que pensé que era lo que merecía.

De ahí los diez puntos anteriores. En ese momento, erróneamente lo llamé disciplina espiritual, sumisión a la autoridad, obediencia, lealtad, tutoría, persuasión y otros nombres inapropiados. Ahora me doy cuenta de que era un abuso absoluto.

¿Estás experimentando esto? Puedes escapar, puedes ser libre y puedes ser sanado.

Fuente original: http://bit.ly/perfect-culture

Lo que ocurre cuando desarrollas una mente propia
Consejos sobre hacer amigos luego de dejar la iglesia
David Hayward

Acerca de David Hayward

Ilustrador, Autor.

Ver todas las entradas de David Hayward →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *