Si aceptas la diversidad sexual, pero tu iglesia no lo hace, vete

*Este artículo pertenece a una serie de publicaciones en 3 partes que Colby Martin fue publicando en su Instagram, para su mejor lectura aquí se han recopilado y traducido todas las partes.

 

PARTE 1

Detenme si has escuchado ESTO antes:

1) Me he convertido en alguien que apoya a las personas LGBTQ, mi teología es abierta e inclusiva.

2) Tengo amigos y familiares que se identifican como LGBTQ.

3) Sin embargo, la iglesia a la que asisto NO es inclusiva.

(Yyyyyyyyyyy, aquí está el movilizador)

4) Creo que voy a quedarme e intentar lograr el cambio.

El otro día estuve hablando con alguien que ha estado trabajando en defensa de la fe LGBTQ por más tiempo que yo. Y le dije: “¿puedes decirme con qué frecuencia oyes a las personas adoptar el enfoque anterior y tener ALGÚN mínimo de éxito?”. Sabía su respuesta antes de que ella me la dijera.

Porque esa ha sido exactamente mi experiencia al interactuar con personas en los últimos seis años. “Ninguno. Ni uno. Nunca funciona como piensan que lo hará”.

Mira, no estoy diciendo que sea imposible.

Mi vida se basa en la creencia de que “cambiar es posible”.

Pero en algún momento debes tener en cuenta la evidencia abrumadora: permanecer en una iglesia no inclusiva solo terminará CONTIGO yéndote o eventualmente siendo expulsado… NO terminará con el cambio de mentalidad del pastor(es) / ancianos.

Y luego, cuando te vayas, mirarás hacia atrás y pensarás: “eh, ¿por qué no lo hice antes?”. Cada vez.

Así que hazte un favor,

hazle un favor a la iglesia en la que estás,

hazle un favor a las personas LGBTQ que amas,

y abandona tu iglesia no inclusiva. (Sé que es difícil. Y doloroso. Y aterrador. Créeme, lo SÉ. Pero es lo correcto).

P.D.: Realmente estoy en busca de excepciones a esto. Por lo tanto, si HAS permanecido en una iglesia no inclusiva y HAS tenido éxito en mover la aguja, y por “mover la aguja” no me refiero a que “el pastor me dejó dirigir un pequeño grupo en el que hablé sobre sexualidad”. Me refiero a “¡la iglesia realmente se volvió inclusiva sexualmente”, entonces, POR FAVOR, ¡házmelo saber! Gracias.

 

PARTE 2

“Espera, ¿¡qué!? ¿Estás diciendo que ni siquiera debería TRATAR de ayudar a cambiar a mi iglesia?”. Bueno, sí y no.

Primero: No, eso no es lo que estoy diciendo.

Si tu teología ha cambiado a una postura inclusiva, entonces comienza a usar tu voz, influencia y privilegio para comenzar a abogar y trabajar (con inteligencia) por el cambio. Habla con tu(s) pastor(es), comparte tu cambio de corazón/mente, pregúntales qué piensan y parte de allí. Mira qué pasa. No estoy sugiriendo que simplemente salgas de tu comunidad de fe sin tratar de mover la aguja.

Segundo: Pero también, sí, eso es más o menos lo que estoy diciendo.

Muchas personas que cambian hacia una teología inclusiva podrían estar en iglesias donde existe una postura clara y firme contra las personas LGBTQ. En otras palabras, tu sabes sin lugar a dudas dónde se encuentra el liderazgo y cómo te responderían, si es que responderían en lo absoluto. En esos casos, debes sentirte absuelto de cualquier “responsabilidad” de hacer otra cosa que no sea IRTE y decirle a la gente por qué. Cambiar las mentes de los líderes obstinados, ignorantes y temerosos NO es tu responsabilidad… ESPECIALMENTE en comparación con la responsabilidad de vivir de manera coherente con tus valores y de tal manera que la prioridad sean los oprimidos.

Entonces, en resumen, cuando digo “VETE” de tu iglesia no inclusiva, es reconociendo los matices y el contexto de cada situación. Si se siente razonable TRATAR y abogar por un cambio, entonces procede. Pero si estás hablándole a la pared, entonces te aconsejo que abandones la nave y utilices esa energía en lugares donde sea más beneficioso (también conocido como: deja de arrojar tus perlas a los cerdos).

 

PARTE 3

“No me iré porque las personas que abandonan las iglesias son parte del problema. Necesitamos aprender a mantenernos en comunidad, respetar las diferencias de los demás y no tratar de dividirnos. Si dejo una iglesia cada vez que esté en desacuerdo con la teología del líder, ¡nunca encontré una iglesia!”.

Aquí hay otro rechazo común a mi insistencia de que los cristianos inclusivos deben DEJAR a sus iglesias no inclusivas.

Y lo entiendo. Realmente lo hago. Pongo un gran valor en la diversidad de pensamiento y la importancia de hacer comunidad con personas que creen de manera diferente que uno. Sí y sí.

Pero compláceme con un experimento de pensamiento rápido, ¿sí?

Imagina que no es 2018 y que no estamos discutiendo la inclusión LGBTQ… imagina que es 1962 y estamos discutiendo la inclusión de personas negras en nuestra iglesia… o 1862 y estamos discutiendo la posición de la iglesia sobre la esclavitud.

Si tú, en tu viaje de fe, cambias tu teología para creer que la esclavitud en realidad es algo incorrecto (1862), o que la segregación es incorrecta (1962), pero el liderazgo de tu iglesia todavía cree que es bueno, correcto y bíblico poseer a los negros, o evitar que los negros adoren contigo… ¿Te quedarías en esa iglesia en nombre de la “unidad” y “estar de acuerdo en no estar de acuerdo?”.

Lo que sugiero es que, negar que las personas LGBTQ son plenamente amados por Dios, excluirlos de los niveles más altos del liderazgo de la iglesia y rehusar a casarlos, sugiero que eso está a la par de la deshumanización de las personas piel hecha por la iglesia de nuestros abuelos y tatarabuelos debido al color de la piel.

Por lo tanto, permanecer en una iglesia no inclusiva no es una decisión de la que te arrepentirás dentro de muchos años. “Es un asunto de justicia”, como insisten continuamente mis amigos Gen y Brandon Hatmaker.

Y no están equivocados.

Entonces, sí, no acepto la proposición de “permanecer en una iglesia no inclusiva por el bien de la unidad” o “por el bien de estar de acuerdo en estar en desacuerdo”. Esto no se trata de diferencias sobre los tiempos finales.

Esto no se trata de diferencias sobre el bautismo.

Esto no se trata de diferencias sobre los dones del Espíritu.

Se trata de la aceptación o negación de la humanidad de una persona.

Vete.

 

Fuente original:

https://www.instagram.com/p/Bl8lMlMgsey/

https://www.instagram.com/p/Bl-_jEXAyVR/

https://www.instagram.com/p/BmBeLSSAYWR/

Le temo a las abejas (alerta de spoiler: son abejas metafóricas)
Colby Martin

Acerca de Colby Martin

Autor, Pastor de Sojourn Grace Collective.

Ver todas las entradas de Colby Martin →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *