Peter Enns, acerca de la Biblia (con Brian McLaren), Parte 3

Peter Enns y yo este año publicamos importantes libros sobre la biblia. El Libro de Peter se llama “La Biblia dice así” y el mío “Hacemos el camino al  andar”. Decidimos entrevistarnos uno al otro acerca de nuestros libros y lo que ellos dicen acerca de la Biblia. Esta es la parte 3 de 3.

Brian:  ¿Cuál es tu mayor esperanza para el libro? ¿Qué considerarías exitoso?

Peter:  Además de ser entrevistado por Brian McLaren y que el libro tenga una tapa amarillo canario que pueda ser usada como un velador, mi más grande esperanza  hacia el libro es que ayude a las personas a ver que su fe no descansa en  “aguantar” la clase de Biblia que muy en el fondo saben que es una a la cual  no pueden aferrarse.

Les quiero dar licencia para  desacoplar la viabilidad de su fe de la necesidad de basar su fe en una  Biblia libre de problemas. Espero que mi libro ofrezca un conjunto de  expectativas diferentes acerca de lo que la Biblia es y lo que hay allí por  hacer para nosotros de manera tal que tenga sentido para ellos en su propio  peregrinar cristiano.

Espero que quienes lean el  libro sean desafiados y/o alentados a sentir la libertad de pensar acerca de  Dios y sus vidas en comunión con Él de maneras que no esperaban. Por supuesto  que no puedo definir qué eso.

Para aquellos a quienes la  Biblia se ha convertido en un obstáculo en su fe más que una fuente de fe,  espero que sean capaces de tomar un profundo respiro y sepan que no hay  necesidad de seguir mirando desde el filo del abismo y considerar saltar.  Regresen al sendero y continúen caminando.

Tengo esperanza en que  aquellos que han dejado su fe vean que quizás la fe que dejaron era una fe  falsa, una parodia, una forma de cristianismo donde la Biblia era cargada con  falsas expectativas de exactitud científica o histórica y mandamientos  morales absolutos, y que se alejaron de la fe porque honestamente no podían  reconciliar las expectativas no negociables con su propia razón y  experiencia.

Quiero que las personas honren  y respeten las escrituras como una aprobada compañía de Dios en sus propios  viajes de fe, pero sin pensar en la Biblia como un manual del propietario o  un completo libro de “Cómo hacerlo”. Quiero que vean que honrar y amar la biblia  no significa vivir con la presión constante de “entender la Biblia  correctamente” o sufrir las consecuencias de un quisquilloso, puntilloso  Dios, si no lo hacen.

Más bien, quiero que vean su  fe en Dios como una fuente de gozo, amor, contentamiento, confort y  esperanza, y a la Biblia como un libro que en su propia antigüedad y algunas  veces en sus extravagantes maneras, comunica y modela esa fe para ellos.

Peter: Con  tres de veinti y tantos descendientes, he tenido toda clase de ocasiones para  reflexionar en como “la cultura evangélica dominante” no les ha suministrado  una historia convincente, una que los conecte y los ayude a encontrar sentido  en el mundo en el que viven. En una palabra, el enfoque casi exclusivo en el  mantenimiento de la ortodoxia (“ser fieles al pasado”) ha venido a expensas  de entregarles una fe viable en su viaje de vida (“ser fieles al futuro”).  Estoy seguro que en tus viajes y conversaciones te has encontrado con muchas  personas con percepciones similares. Me encantaría escucharte comentar un  poco acerca de lo que piensas que significa para la iglesia tomar  responsabilidad de ser “fieles al futuro” y no solo al pasado.

Brian: Guau.  Esa es una pregunta realmente importante. Frecuentemente cuento la historia  acerca de una conversación con un padre cuyo hijo “salió del closet” poco  después de que uno de mis hijos adultos lo hiciera. “Si acepto a mi hijo como  un hombre homosexual”, dijo con lágrimas, “siento que estoy rechazando a mi  padre, quien nunca hubiese estado dispuesto a aceptar a mi hijo. Si acepto a  mi hijo como un hombre homosexual, siento que estoy rechazando a mi padre”.  Siendo fieles a nuestros ancestros podemos traicionar a nuestros  descendientes.

Esa es una de las razones por  las que amo tanto a Jesús. Como lo trato de explicar en “Hacemos el Camino  al Andar”, su declaración, “Yo no vine a abolir la ley y los profetas,  sino para cumplirlos” aborda este problema poderosamente. La tradición  antigua fue un camino, una manera de tratar con las realidades en el tiempo y  en el espacio en el que surgieron. Esto coloca a la personas es una  trayectoria que intenta que sus descendientes tengan que discernir. Jesús  entendió que, a veces, volcar la tradición era necesario para cumplir su  propósito.

Entonces, centrarse en tabúes  de comida pudo haber sido esencial en un punto de su historia. Pero ahora, él  dijo, es tiempo de darse cuenta que lo que entra en la persona no es lo que  importa; es lo que sale de ella lo que importa. Similarmente, los sacrificios  y el templo tuvieron su función social y espiritual en el pasado, pero ha  llegado el tiempo de darse cuenta que ni el templo ni los sacrificios  realmente importan. Lo que Dios deseaba era compasión, no sacrificios… y el  Espíritu estaba disponible en cualquier lugar, no solo en este o ese templo o  en esta o esa montaña.

Las religiones y las personas  que no entienden y no cumplen la intención de la tradición se vuelven  frágiles y reaccionarias, retrospectivas y temerosas del presente y el  futuro. Las religiones y las personas que entienden lo que Jesús quiso decir  acerca del cumplimiento de la tradición se vuelven creativas y guías sabios  hacia el futuro. Pienso que eso es lo que personas como tú y yo estamos  tratando de hacer, Peter, entender nuestra tradición, entender su mayor y  mejor intención, buscar vivirla y extender esa intención en nuestro propio presente y futuro.

 

Fuente original:

Peter Enns on the Bible, Part 3

 

Peter Enns, acerca de la Biblia (con Brian McLaren), Parte 2
Peter Enns

Acerca de Peter Enns

Teólogo, Autor.

Ver todas las entradas de Peter Enns →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *