Indefinible Dios de Israel

Para los antiguos griegos, la razón humana era la fuente definitiva y el árbitro de la verdad. Los intelectuales modernos apenas pueden imaginar alguna otra base para el debate.

Nos frustramos por el hecho de que la Biblia no hace mucho esfuerzo por responder a nuestras preguntas filosóficas.

En Génesis, ¿dónde está la prueba de la existencia de Dios? ¿Cuáles son sus orígenes? ¿Por qué Dios no es explicado teológicamente?

Lo que encontramos, en cambio, es una vista panorámica y en primera fila de los de actos de Dios en la historia.

Las Escrituras registran momento a momento las emociones viscerales de la tempestuosa relación de Israel con Dios, de la exaltación a la desesperación, y de regreso.

Karl Barth lo pone de esta manera:

En la Biblia no se hace el intento de definir a Dios, es decir, de comprender a Dios en nuestros conceptos… La Biblia cuenta la historia de Dios; narra sus hechos y la historia de este Dios, ya que tiene lugar en la tierra, en la esfera humana…

La Biblia no es un libro filosófico, sino de historia, el libro de los hechos poderosos de Dios, en el que Dios se hace cognoscible para nosotros.

El conocimiento de Dios en las Escrituras viene del encuentro personal, no a través de la razón humana. Israel había tenido un encuentro sin precedentes con un Ser que simplemente era más allá de la explicación humana.

Esto es parte del porqué los hebreos no gastan mucha energía en la disección y el análisis, tratando de sistematizar los pensamientos de su Dios sobre una rejilla lógica.

Abraham Heschel escribe:

La especulación se inicia con conceptos, la religión bíblica comienza con eventos… Para la mente judía, la comprensión de Dios no se logra haciendo referencia de manera griega a las cualidades eternas de un Ser Supremo, a las ideas de la bondad o perfección, sino más bien mediante la detección de las vivas acciones de su cuidado y de su dinámica atención hacia el hombre…

La bondad de Dios no es una fuerza cósmica, sino un acto específico de compasión. No sabemos cómo es, sino cómo sucede.

Seré conocido por lo que hago

A diferencia de los griegos, los hebreos eran muy conscientes de que Dios se negaba a ser reducido a una definición. Incluso mientras Dios se revelaba primero a sí mismo a Moisés, dejó esto muy en claro.

Cuando Moisés preguntó por su nombre en la zarza ardiente, la extraña la respuesta de Dios fue: eyeh asher eyeh, que significa «Yo soy el que soy» o «Yo seré lo que seré» (Éxodo 3:14).

Moisés se debe haber detenido en seco ante esta notable respuesta. Los dioses paganos tenían nombres semejantes a los de los gobernantes humanos, como «rey» (Moloc) o «señor exaltado» (Baal Zebul), o implicaban un papel celestial como «portador de luz» (Lucifer). Sus imágenes a menudo eran las de animales.

El nombre de este Dios era completamente diferente a cualquier otro, porque este Dios era incomprensible e indescriptible. Así como su santuario estaba desprovisto de imágenes o ídolos, su nombre tampoco ofrecía una semejanza para la comparación.

Más bien, a través de su nombre, él estaba proclamando cómo iba a revelarse a sí mismo:

Seré conocido por lo que hago.

Dios no lanzó relámpagos desde una nube de tormenta, o explico sus orígenes y propósitos a Moisés en una discusión filosófica.

En vez de eso, redimió a su pueblo de la esclavitud, los alimento con maná diario, los protegió de los enemigos y les entregó la tierra prometida. Los instruyó con sus leyes y los reprendió por los profetas. Y, por último, se reveló a través de la muerte y resurrección de Cristo en la cruz.

Este es el Dios que es alabado en su trono celestial como el «que era, es, y ha de venir.» (Apocalipsis 4: 8)

 

Fuente original:

http://ourrabbijesus.com/articles/israels-undefinable-god/

Hablar es pintar (por qué ninguna traducción puede ser perfecta)
Shemá: Oír es obedecer
Lois Tverberg

Acerca de Lois Tverberg

Autora.

Ver todas las entradas de Lois Tverberg →

Un comentario sobre “Indefinible Dios de Israel”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *